Novedades

Wos en La Plata: pa` delante y sin mirar

El rapero puso a vibrar el Teatro Opera y anunció la buena nueva: el cierre de año será en el Luna Park el 17 de diciembre. Crónica de una noche de cálida furia.

Exclusivo web
Wos en La Plata: pa` delante y sin mirar - Radio Cantilo

viernes 08 Nov, 2019

PH: Julián Sancholuz

 

Esta noche toca Wos”, canta una piba de no más de 15 simulando la canción de Pier, en la esquina del Teatro Opera, mientras una de sus amigas le pone glitter verde en los párpados antes de entrar.

El rapero llegó a la ciudad La Plata con un Sold out esperable para uno de los artistas de música urbana más importantes del momento. Cerca de las 21 se pone todo oscuro y resuenan algunos acordes perdidos para que el público empiece a calentarse. Alguien grita más alto que el resto: “Te amo Wos. Salí por favooor” , y los demás se ríen. Hay un mestizaje generacional digno de cualquier festival. Padres con nenes de nueve, grupos de teenagers o rockeros sub 35. Todos mancomunados en una idea: sería un grave error dejar pasar a Wos.

Se abre el telón para que entre la banda: Fran Azorai en teclados, a Guille Salort en batería y a Natasha Iurcovich en bajo. Un flaco, alto y enigmático guitarrista se roba los aplausos, que resulta ser Catriel juegando de co-protagonista otra vez, dejándole el primer puesto al líder de la noche, que entra al escenario caminando, en silencio y serio. Pantalón corto y remera verde con blanco. A su derecha se ubica Natasha, bajista con pañuelo a favor del aborto y no más de veinte. El triángulo de piernas empiezan a volar en saltos de energía. Suena “LUZ DELITO”, canción del primer disco de Wos: Caravana.

 

¿Qué tal?” dijo el hombre rutinario, mirala a la muchacha cómo besa su rosario. Pide al cielo y suspira con su rezo diario, pero se ve que Dios no escucha a los de su barrio” rapea el músico con furia. Los celulares y el público se intentan acercar al escenario y estallan. Saltan alto, arriba de la nube donde estuvimos un buen tiempo esperando rap de rock con letra cruda y armonía. Wos busca el beat mirando al cielo y juega con sus brazos. Canta “fluyo, pensando sin tapujos, muevo las manos como si fuese un brujo”, y pasa a cuarta un show que empezó con la fuerza de un final. “¿Qué tal La Plata?” pregunta, en la primera de varias intervenciones y diálogos con la gente.

Tras tocar “Terraza”, acompañado por unanimidad en coros, aparece el primer cántico en contra del Presidente saliente, Mauricio Macri. El rapero contesta con una base de beatbox y compara ese momento con los videos de YouTube que putean a Macri en loop. De a poco se empieza a divertir. Valentín Oliva sabe que hace canciones para más de tres millones de orejas en Spotify y otras miles que lo van a ver en vivo. Sabe también, que es uno de los máximos responsables de que el rap y el hip hop sean mainstream en la Argentina. Se para en el escenario a la altura de ese dato aturdidor. Por momentos deja andar a la timidez y se queda callado. El resto de los momentos, se embandera con canciones que se escriben con enrosque y con insomnio, para llevarse puesto todo lo que estableció como natural la generación de sus viejos. Habla de responsabilidad afectiva, de meritocracia, busca miradas entre el público y reparte agua. Habla de cuidarse entre todes y agradece el apoyo improvisando: “Gracias por esta energía, palmas en el aire que están haciendo una orgia. Odio pensar en que me voy a poner viejo. Me transfiero en hielo, con la gente de La Plata que levanten las manos que al gatito lo mandaron a pasear”.

 

Hasta con la luz del sol me siento ciego, sé que hay amor en todas partes, aunque me lo robe el miedo”. Suena “Pantano” y le pide una seca a Catriel, que hasta entonces no fue presentado. Tras quitarse el gorro y develar el rostro, canta con Wos la siguiente canción y adquiere más protagonismo. Wos crece y se calma según la canción, pero no se olvida de nada. Manda energía al pueblo chileno y nos invita a los presentes a no aflojar y empezar a hacer las cosas bien. La fuerza discursiva en su música y en sus ideas se pone en línea con la generación que grita sus verdades sin pose ni divismo: “¿Plata? obvio que quiero, pero la vida es un flash como para pensar sólo en el dinero. Si estoy solo, ¿pa’ qué quiero estar primero?, me deprime imaginarme dormir solo con mi ego“.

El anuncio que entusiasma llega cuando se va acercando el final: el rapero cierra el año en Luna Park el 17 de diciembre. Los presentes ovacionan ese nuevo desafío y terminan de explotar con “Canguro”, “Melon Vino”, “Púrpura” entre otros. Minutos después del cierre, la marea desagota el Teatro cantando la marcha peronista. Nadie deja de sonreír. Parece que la escena tiene nombre y apellido, y no es solo el de Wos. Es el de les pibes de la nueva generación.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...