Cine y TV

Un temblor que puede acabar con tu vida llega de la mano del #RadioCine dedicado a “El aguijón de la muerte”

De las profundidades de los anaqueles mas infectos de nuestro país, llegan audios perdidos y material poco re visionado en esta nueva edición del #RadioCine dedicada a un clásico del cine de horror clase B americano.

Un temblor que puede acabar con tu vida llega de la mano del #RadioCine dedicado a “El aguijón de la muerte” - Radio Cantilo

viernes 10 Nov, 2017

The Tingler (Escalofrío en España y El aguijón de la muerte en Hispanoamérica) es una película de terror de 1959, protagonizada por Vincent Price.

El científico Dr. Warren Chapin: Vincent Price está investigando el efecto de miedo con su asistente David Morris; Darryl Hickman. El Dr. Warren introduce a Ollie Higgins; Philip Coolidge, que es un criminal condenado a la silla eléctrica, luego mientras le hace la autopsia al cadáver, hace un comentario acerca del efecto para él. Ollie pide un ascensor para el Dr. Warner, e introduce a su esposa sordomuda Martha Higgins; Judith Evelyn, como un objeto de su experimento. Cuando Marta se muere de miedo, el Dr. Warner le hace la autopsia y encuentra una criatura que vive dentro de cada ser humano, y que se alimenta de miedo y es controlado por el grito. Una vez que Marta no era capaz de gritar, el Tingler no fue neutralizado y se convirtió en enorme. Cuando el tingler se escapa de ser, el Dr. Warner lo persigue en un cine lleno de gente.

El responsable de la pelicula fue William Castle, quien es conocido sobre todo por ser el creador de sistemas y dispositivos con los que jugaba con el espectador, que contemplaba las películas de Castle totalmente atemorizado.

Dichos trucos se denominan gimmicks y Castle los utilizó de manera variada en muchas de sus películas.

Quizá uno de sus gimmicks más famosos fue el que realizó para ‘El aguijón de la muerte”. Esta película desarrolla una premisa en la que se descubre que el escalofrío que recorre la columna vertebral en el miedo extremo se debe a una criatura que todos los humanos tenemos dentro y que, para poder debilitarla, se debe gritar.

El truco consistió en que Castle diseñó una serie de dispositivos ocultos en las butacas de las salas de cine, por los cuales los espectadores recibían una pequeña descarga. Los sustos y chillidos estaban asegurados en el cine.

Para enterarte de todos los trucos publicitarios y las locuras que enmarcaron el rodaje de “El aguijón de la muerte”, no dejes de escuchar completo el segmento #RadioCine de la mano de Dario Lavia de “Cineficcion”.

 

Fuente: Cineficcion

LEETE TAMBIÉN...