Entrevistas

LA FILOSOFÍA PUEDE SER POPULAR: ENTREVISTA EXCLUSIVA CON “MERLÍ”

Juan Di Natale, BB Sanzo y Hernán Moyano dialogaron en exclusiva con Francesc Orella, el protagonista de "Merlí", una de las series suceso del momento. Hablaron del éxito de la propuesta a nivel mundial, del rol de la mujer en el mundo, de política y por supuesto, de filosofía. No te pierdas esta nota.

LA FILOSOFÍA PUEDE SER POPULAR: ENTREVISTA EXCLUSIVA CON “MERLÍ” - Radio Cantilo

lunes 12 Mar, 2018

¿Para qué sirve la filosofía? ¿Qué es la verdad? ¿Lo moral, la justicia, los valores, quién los determina? ¿Si amar no es poseer, como se ama lo que no es mío? ¿Para qué estoy acá? ¿Soy mejor que el otro? ¿Merezco lo que me pasa? ¿Lo puedo cambiar?. La filosofía pregunta, irrumpe y cuestiona. Pone tu universo patas arriba. Lo da vuelta, lo complejiza.

Un grupo de adolescentes desencontrados y un tanto perdidos, se chocan como un tren contra la pared de la filosofía, y se desarman. Encuentran en su paso por la secundaria catalana a un un particular docente que no entiende de tratos políticamente correctos, más bien anárquico y contestatario, fuertemente definido desde sus más insuperables miserias y contradicciones. Un profesor profundamente humano que los bautiza “los peripatéticos del siglo XXI”, e invita a enfrentar la vida y a cuestionarse. Se encuentran con Merlí Bergeron.

Juan Di Natale, BB Sanzo y Hernán Moyano dialogaron con Fancesc Orella (60), el actor catalán que encarna a ese exquisito profesor de filosofía, sobre el final de una tercera temporada que llegó a Netflix el 15 de febrero, convirtiéndose en una seria admirada no solo en España, sino en toda América Latina. El impacto de Merlí generó fuertes instancias de reflexión pedagógica en las aulas, entre docentes, y en jóvenes /adultos de todo el globo.

 

¿De qué trata Merlí?

A grandes rasgos, los protagonistas de la serie, los alumnos de un  curso de secundarios de Instituto Àngel Guimerà a los 15, 16 y 17 años, atraviesan la adolescencia y experimentan procesos bien disímiles pero representativos de los dolores y dudas existenciales de la edad. Cada personaje si bien cumple con ciertos estereotipos definibles, se construye muy sólidamente en su humanidad, y en su relación personal con Merlí. Bruno, Tanya, Pol, Joan, Marc,  Berta, Gerard, Iván, Oxsana, Oliver y Mónica, encarnan al hombre encerrado en su sexualidad, a la chica insegura por tener kilos de más, a una hija menospreciada por su madre, a un hijo sobre exigido por su padre, al “feliz compulsivo” que esconde dramas y penas no resueltas, al chico “perdido” sin rumbo y problemas de autoestima, al apático social que es hostilmente discriminado por el entorno, a la adolescente que experimenta su sexualidad y es juzgada por los demás. Representan, en suma, los avances y retrocesos del ser humano en ese rato de la vida, cruzados todos por las normas y libertades sociales de la época, alterados de cabo a rabo por la llegada de ese profesor que complejiza y visibiliza esos tránsitos. Merlí, aunque tenga un sinfín de contradicciones en lo personal e incluso cometa muchas torpezas en sus vínculos, se desarrolla como un referente para ese grupo de jóvenes que desde la filosofía, capítulo tras capítulo, se van chocando con las verdades, mentiras y condicionamientos sociales en los que viven.

La serie tiene una estructura sólida y nunca descuidada: cada año lectivo es una temporada, y cada capítulo es el desarrollo de un filósofo en clase, que abre la puerta al “tema” en cuestión a lo largo de ese episodio.

De la mano de Hegel, Nietzche, Platón, Schopenhauer, Maquiavelo, Aristóteles, Focault, Hannah Arendt, los sofistas o los escépticos, la serie pone sobre la mesa el concepto de relación amo y esclavo, la muerte de dios, los antiguos valores, la idea del amor, el hombre y capacidad para dañar, el concepto de poder, la búsqueda de la felicidad, y la lista continúa.

 

El actor que se convirtió en profesor

En la entrevista, Francesc Orellano no escatimó en ninguna reflexión y opinó entre otras cosas, sobre la polémica construcción de su personaje: “Merli tiene varios defectos. Es manipulador, inseguro, con las mujeres bastante Peter Pan, pero en cambio tiene una vocación real de enseñante, empatiza con sus estudiantes en sus vidas personal, a veces demasiado, y el cree que la mejor manera de ayudarlos personalmente es teniendo esa relación personal con cada estudiante. Pero también hay enseñanzas y muchos momentos de aprendizaje colectivo”.

En relación al trabajo de creación y dirección de Héctor Lozano  y sus guionistas, Orellano reflexionó: “El material de los guiones era muy bueno, éramos conscientes de que teníamos que hacerlo muy bien. El mundo de los problemas de los jóvenes, algunos graves, y el mundo de la enseñanza, esa combinación más la fortuna del casting de actores y los guiones, han hecho en esa suma de cosas que haya sido tan interesante para los espectadores”.

En el marco del 8M y la movilización de mujeres en todo el planeta, Francesc reflexionó: “Hoy es un día de movilización y con toda la razón del mundo. Y la verdad es que las mujeres son muy superiores en muchas cosas. Lo creo firmemente. Creo que el mundo es de las mujeres, y la revolución feminista va a llevar consigo otros cambios sociales y polícitos que hacen falta ya”.

El consagrado actor opinó también sobre la lucha independentista en Cataluña, los impactos de la filosofía en la vida, y nos contó más sobre su basto trabajo de actor. No te pierdas la entrevista.

LEETE TAMBIÉN...