Interés General

“The Slim Shady LP” 20 años después: una obra esencial en la historia del Hip-Hop

El disco que catapultó a la fama a Eminem sigue siendo, dos décadas más tarde, un eslabón fundamental de la exitosa cadena de raperos que existen en la actualidad. Conocé los motivos.

Exclusivo web
“The Slim Shady LP” 20 años después: una obra esencial en la historia del Hip-Hop - Radio Cantilo

miércoles 27 Nov, 2019

Aftermath/Interscope Records anunció una reedición de lujo del disco que marcó un quiebre en la carrera de Eminem. Si bien la versión digital ya puede escucharse a través de todas las plataformas, el 13 de diciembre se publicarán ediciones físicas que incluyen un triple vinilo y un cd doble en el que además de las 20 pistas que incluyen el disco original se suman otras 10 más con curiosidades y tomas inéditas hasta el momento.

Entre ellas se incluyen versiones a capella, instrumentales o radio edit, además de la canción “Bad Guys Always Die”, interpretada por el rapero y productor Dr. Dre para la banda sonora de la película Wild Wild West.

Muchos consideran a este como el disco debut de Eminem, aunque en realidad vale aclarar que se trata del debut de Slim Shady, su alter ego capaz de arremeter contra todo lo que se posiciona delante suyo sin importar edad, raza, color, religión o lo que fuere.

Marshall Mathers III alcanzó la fama mundial en 1999 tras un primer disco fallido, Infinite (1996) que pasó sin pena ni gloria y solo fue rescatado una vez que Eminem se transformó en uno de los artistas más importantes del nuevo milenio con ayuda del anteriormente mencionado Dr. Dre.

Hoy, dos décadas más tarde, podemos entender con mayor precisión cómo fue que un rapero blanco de la costa Este posicionó a la ciudad de Detroit como una de las mecas del Hip Hop, volviendo mainstream un género que se había popularizado en los ’80 con bandas de la talla de Public Enemy o Run-DMC y, posteriormente, explotado en los ’90 de la mano de Wu-Tang Clan, 2Pac, Notorious B.I.G., Snoop Dogg, Jay-Z, entre otros.

The Slim Shady LP es una obra conceptual que explica quién o qué es Eminem, una persona dividida en dos, con una lucha constante en su interior (que muchas veces pierde) por no caer hacia lo más profundo del infierno. Con la dualidad de quien sabe que está haciendo algo malo pero a la vez disfruta realmente de incomodar y lastimar a los demás, con el solo fin de hacerlos pagar por todo el sufrimiento que debió soportar en su vida personal durante los años previos.

Su irrupción a nivel mundial llegó acompañada de la polémica como alimento principal, Slim Shady era un personaje a quien las críticas lo fortalecían y las adulaciones lo molestaban. Este disco es una gran oda al caos absoluto. Engaños, mentiras, robos o asesinatos forman parte de la temática explícita de la obra, siendo desmenuzados y reproducidos a lo largo de los 20 tracks que componen el disco, que desde el inicio nos alerta a través de un “anuncio público de servicio” en la voz de Jeff Bass que “Slim Shady no es responsable de sus actos”.

Los tres cortes de difusión con los que logró una alta rotación en las cadenas de tv y radios del mundo fueron “My Name Is”, “Guilty Coinscience” y “Role Model”, canciones que nos presentan al personaje, cuentan su pasado y relatan lo que está dispuesto a hacer, al tiempo que nos aclaran que es la parte malvada de nuestras conciencias y sugiere que todos los niños lo tomaran como “modelo a seguir”.

La escucha de este disco inauguró un patrón que luego se repetiría a lo largo de las producciones posteriores y es la idea de una obra conectada entre sí, con skits –como aparecen nombrados en la lista de canciones- que sirven como puentes que dan a conocer a través de efectos de sonidos qué es lo que está sucediendo o como preludio de lo que está por venir. Entre ellos se destacan un mensaje de Paul Rosemberg, manager de Eminem; un canto a coro con los hermanos Jeff y Mark Bass en el que dicen “jamás quise traerte a mi mundo y ahora estás en la esquina llorando”; o el llamado de Ken Kaniff, un fan psicópata que acosa al cantante.

El resto de las canciones que forman parte de este disco también mezclan desde el humor o la ironía, por momentos, y la arrogancia, en otros, los momentos que debió atravesar Eminem hasta alcanzar la fama y convertirse en su alter ego.

Pasando por una dura infancia, con criticas despiadadas hacia su madre Deborah Mathers-Briggs (“My Name Is”), golpizas en su escuela a mano de bravucones que casi lo matan (“Brain Damage”), la caótica relación con Kim Mathers –su ex esposa- y el deseo de acabar con ella (’97 Bonnie & Clyde”), la relación con las drogas (“My Fault”), el tocar fondo en la vida (“Rock Bottom”) o simplemente el hecho de dejarnos en claro que le importa un carajo lo que opines de él (“Just Don’t Give a Fuck”).

En una época en la que no existía internet como lo conocemos hoy y las imágenes sugestivas todavía trataban de ocultarse un poco más, este artista dio a conocer su mensaje de la forma más clara posible con un arte de tapa tampoco pasó desapercibido.

Desde la foto de portada en la que aparece Eminem con su hija Hailie mirando al mar mientras en primer plano vemos el baúl de un auto con un cadáver, hasta el dibujo que recubre al disco en el que una pastilla de Vicodin muestra una cara endemoniada, o incluso el booklet interno en el que además de dibujos de múltiples drogas está el propio Slim Shady con su icónica remera blanca manchada de sangre, adornan el combo visual que impactó a niños, adolescentes y –hasta- adultos de aquellos años.

Veinte años después de publicado sabemos que esta producción fue el puntapié para una extensa y exitosa carrera de Eminem, en la que Slim Shady dominó por muchos años hasta que el propio cantante logró encerrarlo en lo más profundo de su interior, aunque no sepamos por cuanto. Pero lo más destacado de este disco es entender que fue la presentación de un artista que desde su crítica así como sus letras filosas y sagaces, revolucionó la forma de hacer hip hop al tiempo que rompió con las barreras raciales que limitaban el género a los afroamericanos.

A dos décadas de su publicación, The Slim Shady LP sigue siendo un disco fundamental para comprender por qué el hip-hop llegó a tener la trascendencia que alcanzó a nivel mundial en el presente.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...