Interés General

The Raconteurs en Buenos Aires: el arte de la improvisación

La banda de Jack White debutó en el país con un show cargado de riffs demenciales y psicodelia pesada.

Exclusivo web
The Raconteurs en Buenos Aires: el arte de la improvisación - Radio Cantilo

miércoles 13 Nov, 2019

Cuando Jack White declaró que desconfía de todas las personas a las que no les gusta la música de Led Zeppelin, también explicó qué fue lo que más lo nutrió del supergrupo londinense. La improvisación, tan bien utilizada por Jimmy Page en vivo, es una de las aristas que lo tocan de cerca y anoche tomó protagonismo en el Teatro Gran Rex. Pero eso no significa que sólo se circunscribió al caudal de sus solos de guitarra: junto a su amigo Brendan Benson, decidieron sobre la marcha qué canciones tocarían en su primera presentación en Argentina con The Racounteurs.

Esta distinción no fue la única que premió durante las casi dos horas de rock salvaje y aplasta cráneos del grupo que completan Patrick Keeler, Jack Lawrence y Dean Fertita, este último aclamado por tocar los teclados en Queens of the Stone Age. Con el anuncio del debut en el país, la organización afirmó que iba a estar prohibido el uso de dispositivos de grabación por parte del público, algo que White pregona desde la explosión y el uso de las redes sociales. Al final no fue tan así, pero los fanáticos fueron fieles a los ideales del músico: casi no se vieron pantallas encendidas.

 

Quizás te interese

Volvió The Racounters

Antes de viajar a Buenos Aires, Keeler le comentó a Billboard Argentina que pese al largo break sentía que “ni siquiera había pasado el tiempo, fue como si nunca hubiéramos dejado de tocar”. Y es de las afirmaciones más acertadas de un músico antes de girar por el mundo con su banda de amigos, casi sin parates ni intervenciones en el micrófono, The Racounteurs dejó todo en una exhibición física y ensordecedora, llevando a su público a “rifflandia”, algo que no abunda en tiempos de beats y autotune.

La figura de Jack White estuvo envuelta en una energía interminable que desembocó en, primero, su viaje a 200km por hora en ruta interpretando el hard rock moderno, más específicamente posterior a los 2000, y después en la psicodelia poderosa, que incluyó descargas eléctricas, ganas de saltar y una premisa: no te bajes de la montaña rusa hasta que termine la última canción.

 

Desde el primer acorde, los riffs y la solidez de la banda, que parece haber tocado en secreto desde su separación, demostraron que el espíritu colectivista da mucho más que pagar una entrada para ver cómo tu ídolo gira arriba del escenario y hace un poco de ruido. The Racounteurs recorrió en 110 minutos canciones de Help Us Stranger, su último y aclamado trabajo discográfico, y lo mejor de sus clásicos Consolers for the Lonely y Broken Boy Soldiers.

Si se tiene en cuenta la improvisación del setlist -después de cada canción, White y Benson cruzaban miradas o una simple frase- es interesante encontrarle explicación a cómo se posicionaron los climas durante el show. Después de tres temas invadidos por el power chord, se encaminaron al country psicodélico de raíz con reminiscencias a Nashville, para después marcharse con pasajes que fueron desde el blues hasta el rock menos hospitalario, pero más conmovedor del Siglo XXI. Jack White te da la solución a la incógnita que instala la industria musical del momento: si buscás rock, es por acá.

 

Reviví la lista de temas del primer show de The Racounteurs en esta Playlist:

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...