Interés General

¿Quién es esa chica? Nina Simone

Flavia Pittella indagó en la vida de la enorme cantante. Entrá a la nota y escuchá toda la historia completa.

¿Quién es esa chica? Nina Simone - Radio Cantilo

jueves 18 Abr, 2019

Eunice Kathleen Waymon nació el 21 de febrero de 1933 en el seno de una familia muy pobre de Carolina del Norte. Cuando era una niña, su mamá solía llevarla a la iglesia a tocar el piano. Su talento conmovía a todos los fieles de la congregación y un día dos mujeres blancas que asistían a misa la escucharon y decidieron becarla. Ambas eran profesoras de música y le prometieron a su madre que no le cobrarían por las clases. “Superó la primera ruptura, el primer quiebre de la imposibilidad de los negros y fue a aprender piano y resultó que era realmente brillante”, contó Flavia.

Sin embargo, el racismo fue una constante que la persiguió a lo largo de toda de su vida. En uno de sus primeros conciertos, cuando rondaba los 10 años, a la hora del show se dio cuenta de que sus padres habían sido apartados y estaban en el fondo, lejos del escenario, porque los habían obligado a cederles sus asientos a los asistentes blancos. Y se negó a tocar hasta que no les dieran el lugar que les correspondía.

Años después logró ingresar a la prestigiosa Escuela de Julliard, en Nueva York. Pero ella quería estudiar en Filadelfia, así que se trasladó hasta allí para probar suerte en el Instituto Curtis. Su sueño era convertirse en concertista y dedicarse a tocar música clásica. Su familia, con los pocos recursos que tenía, se mudó con ella para ayudarla a llevar adelante su carrera. Sin embargo, nada salió como esperaba: en la institución le negaron el ingreso por su color de piel. Como no quería decepcionar a su familia, contó Flavia, tomó la decisión de ocultarles ese hecho y empezó a tocar en bares durante la noche para poder colaborar económicamente en su hogar. Para que nadie supiera que se trataba de Eunice, optó por ponerse un nombre artístico: Nina Simone.

No le llevó mucho tiempo alcanzar el reconocimiento porque su talento era innegable. Dejó de lado sus aspiraciones de ser pianista clásica y empezó a tocar blues, soul, R&B. Mientras más gente enloquecía con su arte, más difícil era trabajar a su lado. “No soportaba que el público le gritara o la aplaudiera fuera de lugar. Se enojaba con los músicos, se enojaba con el acomodador. Era muy difícil convivir con Nina Simone”, explicó Flavia.

De a poco, fue transformando esa ira en arte y en militancia por los derechos civiles. Su enojo con el mundo y con las injusticias, de cualquier manera, a esa altura ya era casi imposible de manejar. Para mediados de los 70 su vínculo con el status quo norteamericano no tenía retorno, lo que la llevó a abandonar su tierra natal. Desde ese momento vivió en diferentes puntos del planeta, hasta que la muerte la alcanzó en Francia, mientras dormía, en 2003.

“Fue incomprendida y fue amada”, dijo Flavia antes de finalizar contando que “dos días antes de morir, el Instituto Curtis de Filadelfia, que le había negado el ingreso, le dio el título honorífico de pianista clásica”.

¿Querés escuchar todos los detalles de esta chica convertida en hito? Poné play y no te pierdas la historia en la voz de Flavia Pittella.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...