×

Bajo el Radar

Nuevas bandas: conocé el sonido post-apocalíptico de Superficción

Hablamos con Leandro Troglio, guitarra y voz, que nos cuenta los orígenes y secretos del grupo.

Exclusivo web
Nuevas bandas: conocé el sonido post-apocalíptico de Superficción - Radio Cantilo

martes 23 Jun, 2020

Superficción nació en 2019 de la mano de Vanina Casals (bajo y voz), Martín Génova (batería) y Leandro Troglio (guitarra y voz), que si bien venían de tocar juntos en otra banda, se reunieron para crear un sonido mucho más directo y austero, tomando viejas influencias de principios de los ‘90, y proponiendo una lírica centrada en lo narrativo o los monólogos de personajes.

A lo largo del año pasado le dieron vida a las canciones que forman parte de su primer EP llamado Pueblo Nuevo, donde se destacan canciones como “La Peste”, “Ciudad Muerta” o “Tribulaciones”. El arte de tapa fue realizado por el dibujante Salvador Sanz.

 

Radio Cantilo: ¿De dónde nace la inspiración para sus letras? Se nota cierta oscuridad en las mismas así como en la estética del sonido. ¿A qué se debe?

Leandro Troglio: Cuando empezamos a escribir las letras, que en nuestro caso siempre aparecen después de la música, nos imaginamos un escenario postapocalíptico, quizá porque nos gusta mucho la ciencia ficción. A partir de esa premisa empezamos a imaginar situaciones y personajes que podrían ser parte de ese escenario un poco desolador y violento, de ahí quizá el tono lúgubre de las letras, aunque creemos que hay espacio para la ironía también. Eso no quiere decir que buscamos algo conceptual, todas las canciones se pueden escuchar por separado y se les puede hacer otra lectura. Por ejemplo, la canción “Escuadrón suicida”, si la escuchás en el contexto del EP puede ser una banda de fanáticos que está por inmolarse, pero también puede ser un homenaje a los héroes trágicos del rock. La idea es que cada uno arme con esas piezas la historia que quiera, más que un rompecabezas es como un tangram, el juego chino que con las mismas figuras podés armar muchas imágenes diferentes.

Con respecto a la estética del sonido, en nuestro caso es lo primero que aparece en la composición: secuencias de acordes, riffs, efectos, climas y eso marca el tono de lo que va a venir. A partir de ahí empezamos a vislumbrar todo lo demás y después viene la parte más trabajosa de pulir un poco, sacar, agregar, escribir las letras.

 

RC: ¿Cómo describen el sonido de la banda?

LT: Al ser un trío de bajo, guitarra y batería estamos un poco obligados a ser directos, a hacer rendir al máximo todo lo que tocamos. Esta buena esta formación porque no sobra nada y cuando entra un instrumento tiene que pasar algo, si bien en el disco hicimos algunas sobregrabaciones, todo suena bastante a trío. Por ahora nos gustaría seguir explorando esta formación que tienen una larga tradición en el rock.

 

RC: “Pueblo nuevo” expresa mucho de todos esos sentimientos y situaciones que nos tocan atravesar en esta cuarentena. ¿Cómo se sienten al respecto? ¿El aislamiento preventivo los está ayudando a componer más o limita su capacidad creativa?

LT: El disco lo terminamos de grabar en diciembre del 2019 y en ese momento casi no se hablaba del Covid 19. Antes de esto, de la pandemia, igual ya se respiraba un clima de época bastante apocalíptico y paranoico, y la ficción, sobre todo la ciencia ficción, hacía tiempo había empezado a revisitar estos tópicos. Pensemos en “Black Mirror” que tuvo tanto éxito, están todas las variantes posibles de mundos distópicos. Nosotros a eso le sumamos también “El Eternauta”, “Akira”, “Mad Max”, “El día de los Trífidos”, “Ballard”, “Dick”. Una novela que nos influyó mucho fue “Plop” de Rafael Pinedo, una novela argentina sin igual. No nos animamos a decir que fue premonitorio porque las canciones siempre son premonitorias, le hablan al futuro, aunque sea a un futuro que todo el tiempo está llegando. ¿Por qué si no seguimos escuchando canciones que se escribieron hace 40 o 50 años y nos parecen actuales?

El aislamiento nos ayudó a terminar ciertas cosas que ya estaban empezadas, pero quizá nos hace enfrentar a un futuro tan incierto y con tan poco contacto con amigos, familia que no llega a ser inspirador. La vieja fantasía de la isla desierta o de la torre de cristal del artista no era lo que creíamos, hasta para el artista más aislado esto es demasiado. Si el mundo se terminara, una máquina puede seguir funcionando, pero si quedara un hombre solo no tendría a quien contarle sus historias. La completa virtualidad es una especie de fin del mundo también.

 

 

RC: ¿Tienen proyectado lanzar un disco o prefieren sacar singles? ¿Por qué?

LT: Nosotros crecimos escuchando y viendo video clips que de alguna manera eran una especie de singles y también escuchando discos. Para nosotros el video era el gancho para ir al disco y me imagino que para los que escuchaban singles también era lo mismo. Me parece que el single fue una estrategia para no invertir demasiado en un artista y si le iba bien después sacaban el disco. Ahora quizá se da más por el poco tiempo que tenemos para escuchar discos enteros. En nuestro caso, además de que nos gusta la idea del disco, donde las canciones se complementan unas con otras, si entramos a un estudio necesitamos hacer rendir el día, no podemos alquilar el estudio para grabar una sola canción. A veces lo que más tiempo lleva es el armado, después grabar, salvo que hagas muchas tomas, puede ser bastante rápido.

 

RC: Se nota cierto coqueteo con el rock sónico de principios de los ’90 y el tradicional sonido de rock más puro, ¿Quiénes son sus inspiraciones?

LT: En ese momento estaba eso del rock barrial y del rock sónico, nosotros quizá éramos más del rock barrial, en mi caso iba a ver a La Renga o a los Redonditos de Ricota, por ejemplo, sin embargo, también escuchábamos otras cosas. Me acuerdo de escuchar bastante Dynamo de Soda Stereo, con esas guitarras llenas de efectos por ejemplo o de ir a ver a Los Peligrosos Gorriones o a las Brujos. Siendo adolescente uno siempre toma parte por algo como una cuestión medio ética, pero con el tiempo lo que queda es la música y creemos que esas dos vertientes fueron importantes para lo que hacemos ahora. Esto no quiere decir que toda mezcla es buena, las tensiones tienen que aparecer y convivir, no nos interesa lo ecuménico.

Por otro lado, también para el disco volvimos a escuchar grunge, aunque algunos dicen que no existió tal cosa. Así que repasamos discos de Soundgarden, Nirvana, Alice in Chains, Pearl Jam, Stone Temple Pilots, que creemos en muchos casos se escucharon o se copiaron mal, se hizo énfasis en las guitarras anabolizadas, los gritos, cierto existencialismo. Pero es mucho más rico lo que dejaron esas bandas, si escuchás bien a su vez estas bandas tenían muchas influencias: punk, heavy metal, hardcore, hard rock, pop, hasta blues, que hacían sus canciones un poco inclasificables.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...