Interés General

Morcheeba en Buenos Aires: entre lo analógico y lo bailable

La banda liderada por el dúo Skye Edwards - Paul Godfrey brindó un show centrado en sus hits y en canciones de Blaze Away, su último disco

Exclusivo web
Morcheeba en Buenos Aires: entre lo analógico y lo bailable - Radio Cantilo

lunes 21 Oct, 2019

La histórica tarjeta de presentación de Morcheeba sostiene que junto a bandas como Portishead y Massive Attack, irrumpió en la escena como la cara visible del trip hop, género que según sus más férreos adeptos fusiona la música electrónica con la urbana, con influencias del funk. Sin embargo, su versión 2019 va mucho más lejos: psicodelia, reggae y R&B son algunas de las puntas en las que sumergieron anoche al público del Teatro Coliseo de Buenos Aires.

Teniendo en cuenta que el dúo conformado por el multinstrumentista Ross Godfrey y la cantante Skye Edwards visita por quinta vez el país –su último show en Argentina fue nada más y nada menos que hace un año– se esperaba que recorran canciones de su carrera y no hagan tanto hincapié en la presentación de Blaze Away, disco del 2018. Pero en este trabajo está la clave para entender el sonido actual de Morcheeba. A lo largo de 17 canciones mezclaron influencias de la vieja escuela con ritmos modernos, y sobre todas las cosas con tintes pop y funky.

 

Sólo pasaron los cuatro minutos de “Never Undo”, canción que abre el último disco, para que la gente deje sus butacas y se acerque a metros de los músicos. Morcheeba plantó una bandera desde el minuto cero: fusionar la sensualidad y sensibilidad de su cantante con la iluminación que hizo del Teatro Coliseo una nave espacial que viajó por toda su discografía, centrando sus puntos fuertes en “Big Calm”, el disco de los hits.

“Qué bonito es estar aquí, ayer estuvimos en Santiago y no pudimos tocar por todo lo que está sucediendo en ese lugar”. Las primeras palabras de Skye Edwardsposteriormente hizo un posteo en las redes sociales de la banda en relación al conflicto en Chile– marcaron lo que se repitió a lo largo de la noche. Su interacción con el público fue fundamental para que durante más de hora y media la atención esté puesta en el escenario y la performance merece mención aparte; desde el vestuario, que consistió en un entero animal print negro, blanco y verde con flecos que se interiorizaban con las luces, hasta la delicadeza de su voz.

 

El setlist contó con dos covers muy diferentes entre sí. Al primero lo tocaron durante el tour y se relaciona con la propuesta sonora que presentó Morcheeba en Buenos Aires y otras ciudades de Sudamérica: “Let’s Dance” de David Bowie levantó a los presentes y terminó en bailes y gritos. Ya en los bises, el tecladista interpretó junto a la voz de Edwards, que brilló tanto que parecía una interpretación a capella, “Summertime” de George Gershwin, del compositor y pianista estadounidense que se hizo famoso en la década del 30′. Acá la demostración de la apertura musical de Morcheeba.

 

El show de Morcheeba en Buenos Aires finalizó con el clásico infaltable. “Rome Wasn’t Built in a Day” coronó una noche que será difícil de olvidar para los fans de la banda británica que salió de la etiqueta del trip hop para representar sonidos más modernos, generando una presentación ecléctica que salvo excepciones sonó mal y brindó una experiencia envolvente.

¡Reviví la Playlist del show acá!

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...