×

Cine y TV

Las 10 polémicas reglas que Disney les impone a sus actores

El conglomerado mundial del ratón más famoso realmente se adueña de la vida de sus jóvenes talentos, y si no lo creés, chequeá estos datos que te van a dejar con la boca abierta.

Las 10 polémicas reglas que Disney les impone a sus actores - Radio Cantilo

lunes 22 Jun, 2020

Publicaciones en Redes

Cada uno de los posteos que los artistas hacen necesita tener la aprobación de la empresa. Partiendo de la base que en su mayoría son púberes o adolescentes, es obvio que van a querer ser muy activos en redes y, parece que eso al ratoncito no le gusta.

Se fomenta la competencia entre sus figuras

El mundo del espectáculo está plagado de tensiones entre los actores, sobre todo cuando trabajan dentro de una misma compañía tan exitosa como Disney. Pero, la cosa se vuelve aun peor si es la misma empresa la que fomenta el malestar en el equipo de trabajo. En “Shake It Up”, por ejemplo, Bella Thorme dijo que se veía constantemente presionada a competir contra Zendaya. “Constantemente nos ponían en contra, nos decían a ver quién es mejor en esto o aquello”, diría tiempo después. Si esta situación puede ser un problema para los adultos, imaginemos lo que representa en la cabeza de un adolescente que puede llegar a sentirse empujado hacia un gran número de inseguridades.

 

Mantener la Apariencia

¿Alguna vez te preguntaste por qué es que los actores se parecen bastante al personaje que interpretan? Básicamente porque les ordenan a sus actores interpretarlos en su vida real. Mientras estás fuera del set deberás mantener la misma imagen y estilo que el personaje que encarnás, eso significa nada de cambios de color de pelo, engordar, hacerse un tatuaje o algo parecido.

Mantener tu voz Juvenil

Disney controla no solo las palabras sino también el tono y la forma de pronunciarlas. Bella Thorme de “Shake It Up”, fue entrenada para lograr un tono mucho más agudo de la ronquedad con que la madre natura la había provisto, eso según el señor Disney “la hacía ver más chica buena”. Si bien la edad puede cambiarlo todo, la empresa se empeña en tratar de mantener las apariencias lo más posible.

 

Disney escoge el vestuario de sus estrellas

Suena a obviedad absoluta que los vestuaristas elijen detalladamente el vestuario que usarán sus estrellas encarnando a sus personajes, el tema es que esta elección no solo se limita al set, los párvulos vestirán fuera del mismo según Disney lo mande. Quizás por esto es que se produce un quiebre tan marcado en la personalidad de los jóvenes actores cuando dejan de pertenecer a la casa del ratoncito más famoso del mundo.

 

Sin vello facial

¿Alguna vez viste a una estrella de Disney con barba? Probablemente la respuesta tengas que pensarla bien, aunque lo más probable es que coincidamos en que no. Es que la barba está absolutamente prohibida para sus actores tanto en el set como en el afuera y, de dejarse, debe estar estrictamente cuidada y apenas perceptible.

Entrenamiento para autógrafos

Sí, además de todo lo anterior, Disney controla la caligrafía de sus actores. Si uno de ellos no tiene una escritura fácilmente legible, la compañía lo enviará a realizar un curso de escritura para que firme como si se tratase de Miguel Ángel pintando la Capilla Sixtina.

Tu nombre ya no te pertenece

A Disney le encanta usar el nombre de los actores en los personajes que interpretan, por ejemplo cuando Miley Cyrus interpretaba a “Hannah Montana”, se llamaba Miley Stewart. Aunque eso no es lo anecdótico, sino que en realidad lo que sucede es que Disney es dueño de todo lo que aparezca en la pantalla, por lo que también tenía derecho sobre el nombre Miley, por consiguiente la actriz tuvo varios conflictos cuando inició su carrera musical con su nombre y apellido. Por suerte para ella, su madre Tish intervino metiendo un buffet entero de abogados para que su hija logre recuperar los derechos para usar ¡su propio nombre!

Ni se te ocurra romper una oreja

En el pasado, cuando existía el club de Mickey, la compañía dotaba de las icónicas orejas para sus “Mousequetiers”, aunque los pequeños que las utilizaban eran advertidos que de romper una de ellas, debían pagar un costo de 50 dólares. Hoy su costo superaría 10 veces ese valor.

Cláusula de moralidad

Claramente nadie quiere verse envuelto en un escándalo. Mucho menos la compañía, que tampoco se ve interesada en quedar pegada en los problemas que puedan generarle sus actores. Es por esto que en sus contratos los hacen firmar una cláusula en la que se aclara a los actores que podrán ser despedidos de inmediato en caso de verse involucrados en un evento “moralmente cuestionable”.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...