Musiméride

La historia detrás del disco en vivo más vendido de la historia (y su mayor hit)

El 6 de enero de 1976 Peter Frampton publicó “Frampton Comes Alive”, una obra que incluía una canción que –sin saberlo hasta ese momento- se transformaría en un himno de toda una generación y catapultaría las ventas hacia una cantidad impensada.

Exclusivo web
La historia detrás del disco en vivo más vendido de la historia (y su mayor hit) - Radio Cantilo

lunes 06 Ene, 2020

Se formó tocando con David Bowie canciones de Buddy Holly, fue representado por Bill Wyman (bajista de los Rolling Stones), formó junto a Steve Marriot de los Small Faces el supergrupo Humble Pie, colaboró con Ringo Starr, Bee Gees, Aerosmith, Alice Cooper e incluso hasta los Earth, Wind & Fire. Sin embargo, hasta 1976 Peter Frampton no era considerado una estrella global en el mundo del rock, sino más bien un joven británico de perfil bajo.

No fue sino hasta la salida de Frampton Comes Alive (1976) cuando su vida –y su carrera- dieron un vuelco impresionante catapultándolo hacia los primeros puestos de los rankings mundiales y transformándose en un auténtico fenómeno de ventas con una cifra que, a la actualidad, supera los 16 millones de discos vendidos, monto record que lo posiciona en el podio de la industria musical.

Esta recopilación en vivo, publicada originalmente en doble vinilo, contenía canciones de las cuatro producciones previas del músico: Wind of Change (1972), Frampton’s Camel (1973), Somethin’s Happening (1974) y Frampton (1975).

El producto final fue una conclusión de las grabaciones realizadas en el Marin County Civic Center de San Rafael, CA (13 de junio de 1975), el Winterland Ballroom, San Francisco, CA (14 de junio de 1975) y en Long Island Arena, Commack, NY, (24 de agosto de 1975).

Si bien el single con el que se dio a conocer el avance de esta obra en vivo fue “Show Me The Way”, uno de los clásicos más importantes de Frampton, la canción que lo ayudaría a transformarse en el líder absoluto de ventas durante 1976 fue otra que había aparecido el año previo, aunque con la particularidad de ser un medley combinada con otra composición llamada “Nassau”.

El tema en cuestión era “Baby, I Love Your Way”, que fue grabada de forma completa e independiente por primera y única vez dentro de esta serie de conciertos. Se trata de la balada más conocida del músico, que a pesar de tener un gran catálogo de temas que oscilan entre el rock clásico y la psicodelia, quedó grabado en la memoria de toda una generación por haber encontrado las palabras justas para describir un sentimiento tan complejo como el amor.

La clave detrás de su éxito puede pensarse tal vez desde la combinación justa entre la dulzura de su melodía y la ternura de su letra, que a pesar de parecer sencilla en la superficie tiene una profundidad y poesía adorable. El resultado de esto fue el perfil global que alcanzó la figura de Frampton, siendo al día de hoy uno de los íconos que tuvo la década del ’70.

A pesar de haber alcanzado el cielo durante la segunda parte de la década, este músico no volvió a lograr posicionar una canción del mismo modo que lo había hecho con su disco en vivo. Sin embargo, será recordado por siempre como el autor de una de las baladas más hermosas de toda la historia.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...