Novedades

Keane en Argentina: vuelta, apuesta y triunfo

El repertorio más largo y bien ejecutado que podíamos imaginar, en la vuelta a ese lugar que solo los fanáticos conocen.

Exclusivo web
Keane en Argentina: vuelta, apuesta y triunfo - Radio Cantilo

sábado 30 Nov, 2019

Ph: Ana Giggly

Pasaron sesenta segundos de la hora pautada y el Movistar Arena se fundió a negro. Como reloj inglés, a las nueve y un minuto la multitud que completó las dos bandejas y el campo comenzaron la cuenta regresiva. La  banda integrada por Tim Rice-Oxley, Tom Chaplin, Richard Hughes y Jesse Quin dio por iniciado el show que los trajo a la Argentina después de más de media década de inactividad, con Cause and effect como disco nuevo y promesas renovadas.

Keane demostró en Buenos Aires (y a lo largo de toda la gira por América), que volvieron a los escenarios con una única y muy noble misión: sonar bien. Tal vez por eso no nos sorprendió encontrar a los ingleses con una oferta de cuatro ejecutores todo terreno, casi nada de guitarras, la voz en el centro, el sonido pop ochentoso de épica y estribillos pegadizos, un piano conmovedor y un machete en el bolsillo del éxito con el cálculo matemático que les de la pócima para renovar los votos con sus fans.

Lejos de toda puesta escénica ambiciosa, casi sin propuesta visual, la banda hizo poco más de dos horas de concierto con un telón de fondo que rezaba KEANE, dándole pleno protagonismo al repertorio y a la voz de su líder. Los Coldplay deben estar horrorizados.

El trabajo de Tom Chaplin dejó miles de pulgares arriba, alcanzando una performance casi impecable y fiel al 120% con las ejecuciones de estudio. El cantante le habló al público varias veces durante la noche y cumplió con todos los guiños típicos: la bandera argentina atada al micrófono, la camiseta argentina de Messi en una silla y un juego de canto con la gente que propuso superar al público chileno. Agradeció la calidez de los que fueron a recibirlos al aeropuerto y los esperaron a la salida de la radio, “Nos sentimos Los Rolling Stones por unos días”, bromeó.

Una compensada mezcla de hits, baladas y temas nuevos equilibró emociones y mantuvo al público cautivo e incluso protagonista en más de un pasaje.

¿Los momentos más altos? los hits: “Somewhere Only We Know”, “Crystal Ball” y “Is it Any Wonder?”. ¿Y las nuevas? “Phases”,”Strange Room” , “The Way a Feel” y “Love Too Much”.

El clima introspectivo y hasta romántico que podemos esperar de Keane llegó con “Love Too Much” y la vieja pero querida “Try again”. Aunque el clima más cálido, de esos que borra por unos minutos a los 15 mil que te rodean, se dio con “Stranger room“, la canción que según contó Chaplin antes de ejecutarla, le mostró Rice-Oxley el día que llegaron a la conclusión más esperada por miles en el mundo: “tenemos que volver a hacer música juntos”.

Las caras de sorpresa del cuarteto frente a la respuesta de la audiencia se sostuvieron hasta el final, y también los agradecimientos. Volvió Keane, con la impronta intacta y la energía reseteada. Una buena noticia para los miles de fanáticos que cosechó y cosechará el grupo inglés.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...