Novedades

Iron Maiden: el mejor show de tu vida

Gallo Bluguermann estuvo en el histórico recital de la banda en Estados Unidos y te cuenta todo en esta nota.

Exclusivo web
Iron Maiden: el mejor show de tu vida - Radio Cantilo

jueves 26 Sep, 2019

El mejor show de Maiden que vas a ver en tu vida. Punto. Porque más que un concierto casi es una obra dividida en tres actos. Guerra. Dios. Infierno. Y casi como si hubieran sido compuestas para un musical de Broadway, las 16 canciones del setlist arman un rompecabezas que encajan con precisión quirúrgica.

Maiden deja en la era digital el juego Legacy of The Beast para que el público más joven tenga una puerta de entrada a la banda y de paso algo con que entretenerse en este siglo 21 que nos tiene esclavizados a las pantallas. Pero arriba del escenario todo es tracción a sangre sudor y gloria. Con una puesta en escena tan analógica como increíble, no hay artilugio que quede por usar. ¿Fuego? Como para quemar una aldea entera. ¿Telones alegóricos? Con todos los Eddie que te puedas imaginar. ¿Dickinson con algún disfraz? Casi uno por canción. ¡Si hasta anda con un lanzallamas portátil durante todo “Flight of Icarus”!

Pero a no engañarse, el fuerte de Maiden siguen siendo las canciones. Versiones imponentes como las de “The Clansman”, “For The Greater Good of God” y “The Sign of The Cross” (con el AT&T center convertido en una Catedral en la que el Monje Dickinson bautiza a todos con una cruz luminosa), la mencionada “Flight of Icarus” desempolvada después de 33 años; “Aces High” con el Spitfire volando sobre la banda y las eternas “The Number of The Beast” y “Hallowed Be Thy Name” (¿cuántos metaleros alrededor del mundo habrán tenido su bautismo en el fuego de estas dos joyas?). Y son solo algunas.

Ahí está el legado de esa Bestia llamada Iron Maiden. “Creo que es por ahí. En las grandes canciones, en los grandes shows pero sobre todo en la pasión que le ponemos desde hace casi 40 años”, me dijo Nicko McBrain durante la nota que dentro de poco van a poder ver en esta página.

Tanto Nicko como Rod Smallwood (el histórico e histriónico manager de la banda) comentaron que lo bueno de la gira empieza ahora. “A medida que empezamos a ir al Sur la cosa se pone más caliente”, reconoció el baterista. “Este estadio es muy lindo y suena muy bien, pero no me quiero imaginar lo que va a ser Argentina y México. El público allá es otra cosa, tiene otra pasión. Lo único que espero es que les ganemos al rugby”, tiró sonrisa socarrona de por medio el viejo Rod, acérrimo fan del rugby y el gran cerebro detrás del éxito sostenido de la banda durante tantos años.

 

Revisar el pasado tiene sus riesgos, uno puede quedar aferrado a la idea de que todo tiempo anterior fue mejor. Pero si ese pasado se lo trae al presente, se lo reinventa y sigue sonando genuino, épico y poderoso, no hay dudas de que la satisfacción de la superación llega sola.

Este estadio que ha vivido tantas noches de gloria tuvo una más. Cuelguen una camiseta más en el techo del AT&T center, ahí al lado de la de Manu Ginobili. Que el nombre diga EDDIE, y el número…, claro: 666.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...