×

Novedades

Hacia la nueva carrera espacial: ¿Por qué habrá un antes y un después en la misión de SpaceX?

Diego Bagú, director del Planetario de la UNLP, conversó con Juan Di Natale acerca de la importancia que tiene este lanzamiento que cambiará la relación de la humanidad con el espacio.

Hacia la nueva carrera espacial: ¿Por qué habrá un antes y un después en la misión de SpaceX? - Radio Cantilo

viernes 29 May, 2020

 

El mundo esperaba el lanzamiento del cohete Falcon 9, que llevaría a la Crew Dragon hacia una estación espacial en órbita, aunque por el mal clima debió suspenderse y reprogramarse para el sábado 30 de mayo, pasadas las 16 hora Argentina.

Automáticamente todos aquellos que no están familiarizados con el tema se sorprendieron por la noticia, aunque Diego Bagú aclara que “en el 70% de las veces que se han lanzado misiones tripuladas desde ahí se han aplazado porque están en el trópico y eso hace que las condiciones climáticas pongan en jaque a una misión tripulada, entonces no pueden correr esos riesgos”.

En ese sentido añade que “era la primera vez que se probaba ese cohete con personas y, entonces, todo era una serie de riesgos que no podían correr y por ese motivo fue aplazado. Faltando 10 minutos entró un banco de nubes que en lugar de ir al centro del continente se fue para el lado del mar. Tranquilamente puede volver a pasar, hay veces que suspenden dos o hasta tres veces los lanzamientos”.

Consultado acerca de la significancia de esta misión, el Director del Planetario de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) afirma que “la novedad es que prácticamente el control de la misión está a cargo de una empresa privada, porque la asociación entre lo privado y estatal (NASA), en Estados Unidos siempre existió. Los cohetes que iban a la luna, por ejemplo el Saturno 5, fue una construcción de empresas privadas –principalmente Boeing, la firma de los grandes aviones-. El tema es que ahora la NASA ha relegado la construcción de la nave, sino que esa empresa ha hecho todo: el cohete, la nave, los trajes espaciales. Antes eran varias empresas haciendo cada una de las partes. Ahora lo hizo una compañía con apenas 18 años de antigüedad. Marca un cambio de época”.

“A esto se le suma que hacía nueve años que Estados Unidos no volaba al espacio de manera tripulada, desde su país. La última vez fue en 2011 y, a partir de ahí, los astronautas estadounidenses previo pago de alquiler de un asiento de las naves rusas por 90 millones de dólares cada asiento, volaban en ellas. Cosa impensada hace 15 o 20 años atrás. Eso estuvo pasando durante los últimos años, eso también le da un tinte histórico”, agrega.

Asimismo reflexiona: “ceo que acá se inicia, por esto que están haciendo las empresas privadas –en particular SpaceX-, por la competencia que ya hay y se irá acrecentando con China, esto marca el inicio de una nueva carrera espacial. Que nunca hemos visto, pero ahora se vienen años realmente impresionantes en cuanto a las cosas que veremos en el acceso al espacio”.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...