Cine y TV

#FrecuenciaKoch: cuando lo ridículo puede llevarte preso

Como todos los jueves, Guada Koch brinda un ranking con tintes dentro del espectáculo. Si alguna vez fuiste arrestado de una manera ridícula no te lo pierdas.

#FrecuenciaKoch: cuando lo ridículo puede llevarte preso - Radio Cantilo

viernes 10 May, 2019

 

Transcurrió la Met Gala 2019, un evento que se realiza todos los años para el beneficio de las restauraciones y el mantenimiento del famoso museo de Nueva York, y la temática seleccionada tuvo que ver con CAMP, una corriente estética donde se hace culto a lo bizarro, lo lúdico poco estructurado y lo extravagante.

 

Con esta excusa, Guada Koch acercó a El Perro Bipolar cuatro casos de famosos que fueron arrestados de manera ridícula. Mirá:

 

Matthew McConaughey

 

 

En 1999, el actor fue preso por resistencia a la autoridad. ¿Qué sucedió? Lo llamaron a las tres de la mañana por una denuncia relacionada a ruidos molestos. Llegó la policía y lo encontraron desnudo, drogado y tocando el bongó, cantando en otro idioma. Cuando abrieron la puerta, salió corriendo y lo terminan arrestando en la esquina.

Justin Bieber

 

 

En 2013, el músico fue arrestado en el sector de Migraciones del Aeropuerto de Alemania por culpa de su mascota: un mono. Lo confiscaron y lo detuvieron por tráfico de animales. Más tarde fue librado, pero para llevarse al animal tenía que pagar ocho mil dólares y decidió dólares. Sin embargo, lo abandonó, pero más tarde el gobierno de Alemania lo obligó a pagar los gastos de la reserva natural que lo recibió.

Martin Sheen

 

 

En 1991, Sheen fue preso por trespassing, es decir, ingresar a una propiedad privada. Lo hizo junto a 33 activistas que entraron a una planta de incineramiento de basura. Cuando lo soltaron, tenía 67 cargos más por cuestiones relacionadas.

Russell Crowe

 

 

En 2005 fue detenido por agresión de segundo grado. Se encontraba en un hotel y como no se podía comunicar con su esposa, agarró el teléfono, bajó al lobby y se lo tiró por la cara al conserje.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...