Interés General

¡Esa canción me suena de algún lado!

Después del cierre de listas y con los candidatos confirmados para las próximas elecciones primarias, analizamos el fenómeno de la música popular en las campañas políticas.

Exclusivo web
¡Esa canción me suena de algún lado! - Radio Cantilo

miércoles 26 Jun, 2019

Existen estudios psicológicos que sostienen que la música despierta nuestras emociones más profundas. También, su capacidad para desencadenar la producción de dopamina –el neurotransmisor más importante para la función motora del organismo-  en el cerebro fue motivo de interminables análisis. Desde el punto de vista científico “no hay nada comprobado al respecto” y “lo único que puede llegar a lograr es relajar, ayudar a pensar o concentrar”, refuta Gabriel Russo, neurólogo egresado de la Universidad Nacional de La Plata

 

Aunque las sensaciones producidas por esas melodías que de alguna manera u otra marcaron nuestra vida se establecen en los vínculos afectivos, es importante entender cómo la comunicación juega un rol determinante. Y así lo confirma la psicóloga por la Universidad de Buenos Aires Nadia Matti: “Cuando escuchamos algo queda grabado y eso nos genera, en términos de memoria, una emoción. Cuando volvemos a escuchar una canción esa emoción se reaviva”.

Si trasladamos la noción música/emoción a la política Argentina, la historia marca que las  campañas electorales dejaron de lado la estrategia de marketing que señala la creación o composición de un jingle publicitario. “Está comprobado que los componentes emocionales van ganando terreno sobre las dimensiones racionales a la hora de decidir un voto, y para generar un vínculo emocional, se utilizan canciones que ya han probado su impacto en el público. Por eso la política apela menos a generar sus propios jingles”, cuenta el sociólogo graduado de la Universidad de Buenos Aires Javier Gasparian sobre el tema.

 

Además de su carrera universitaria, Gasparian dirige la Consultora QUID, una empresa de investigación de mercado donde se analizan encuestas. Y agrega que “el factor fundamental de las canciones es que aportan a la arquitectura comunicacional de los candidatos con un contenido estético que brindan cuestiones que el discurso netamente político tiene dificultades en generar: descontracturar, generar emocionalidad, esperanza y/o mística”.

 

Con el cierre de listas del sábado 22 de junio, se confirmaron los precandidatos de todos los partidos políticos que competirán, una vez más, por un lugar en la Casa Rosada. El próximo 11 de agosto se votará en las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias. ¿Cuáles fueron las canciones elegidas por las campañas en las últimas P.A.S.O?

Cristina Fernández de Kirchner – “Antes y Después” de Ciro y los Persas

 

 

En su precandidatura a Senadora Nacional de Unidad Ciudadana para la Provincia de Buenos Aires en 2017, los asesores utilizaron el hit del ex Los Piojos, Andrés Ciro Martínez, en videos y aperturas de actos. En la actualidad cuenta con 10.042.389 reproducciones en Spotify y más de ocho millones en Youtube. Antes, Cristina salía con “Avanti Morocha” de Los Caballeros de la Quema. Ahí la cifra sube en casi un millón de clicks.

 

Florencio Randazzo – “Money for Nothing” de Dire Straits

 

 

El ex Ministro de Transporte de la Nación, en ese momento precandidato por el Espacio Cumplir, bailó y cantó la canción de la banda liderada por Mark Knopfler. Más de 133 millones de reproducciones sólo en el gigante verde.

 Sergio Massa – “Somos Uno” de Axel

 

 

El diputado fue precandidato a las elecciones primarias de 2017 y utilizó la canción que el músico publicó junto a Abel Pintos en 2014 y lleva más de ocho millones de clicks. ¿Habrá tenido que ver el género musical con el resultado?

 

Esteban Bullrich – “Te Imaginé” de Benjamín Amadeo

 

 

En ese momento, el actual diputado por Cambiemos se encontraba en campaña junto a la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, cuando cerraban sus actos con este tema del músico y actor. ¿Sus reproducciones en plataformas? Casi llegan a los dos millones.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...