Novedades

En la Argentina: ¿qué tan diversos somos?

En el marco del Día Internacional del Orgullo LGTBIQ, Bien Warrior hizo un repaso sobre cómo vivimos en nuestro país la diversidad. Si te lo perdiste, dale play ahora.

En la Argentina: ¿qué tan diversos somos? - Radio Cantilo

martes 02 Jul, 2019

El matrimonio igualitario ya es legal en 30 países, una lista a la que se suman una docena de estados que permiten las uniones civiles de personas del mismo sexo, con derechos iguales o similares a los del matrimonio, pero sin esa denominación.

El último país en reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo ha sido Ecuador. Lo hizo por vía judicial después de que la Corte Constitucional emitiera un fallo histórico a favor de estas uniones y exigiera a la Asamblea Nacional que comenzara el proceso de adecuación de la norma. De este modo, son ya diez los países americanos que reconocen este derecho. Canadá fue el primero en 2005, cinco años después lo hizo Argentina; en 2013 fue aprobado en Uruguay y, por la vía judicial, en Brasil. Estados Unidos, Puerto Rico y México -aunque no en todos sus estados- admitieron este derecho en 2015 y Colombia al año siguiente.

En Costa Rica, la Sala Constitucional declaró en 2018 que la prohibición de las uniones homosexuales no era constitucional, pero no será efectiva hasta el 26 de mayo de 2020, a no ser que la Asamblea Legislativa apruebe una ley antes.

Europa es el continente con el mayor número de países que permiten el matrimonio homosexual, con un total de 16: Holanda, Bélgica, España, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia, Dinamarca, Francia, Irlanda, Luxemburgo, Finlandia, Reino Unido, Alemania, Malta y Austria. De ellos, en Suecia, Austria y Dinamarca, también está reconocido el matrimonio religioso entre parejas del mismo sexo.

Taiwán es el primer, y por ahora único, territorio asiático en permitir estas uniones.

En Oceanía, Nueva Zelanda fue el primer país en legalizarlo en 2013 mientras que Australia se le sumó en 2017.

En cuanto a África, sólo Sudáfrica reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo, el continente trabaja aún en la despenalización de las relaciones homosexuales y ya son 21 los países que no las criminalizan.

En Botswana se despenalizó la relación entre personas del mismo sexo.

Actualmente hay varios países en los que el debate sobre la regularización del matrimonio homosexual está abierto como en Bulgaria, Honduras o Perú y otros como en Chile, República Checa y Estonia en los que las uniones civiles están reconocidas y se plantean abrirse al matrimonio.

En 2019 hubo en nuestro país al menos 10 ataques de odio y tres travesticidios, o sea crímenes contra travestis y mujeres trans, caracterizados por una brutalidad y ensañamiento extremo. Mientras que en 2018 fueron, al menos, 94 los crímenes de odio, producto del rechazo a la orientación sexual, la identidad o expresión de género de las víctimas. Esto significó un asesinato o ataque cada 77 horas, según reveló la agencia Presentes.

De acuerdo a datos de la Federación de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgéneros, de los ataques de odio ocurridos entre el 1 de enero y el 31 de octubre de ese año, 23 fueron asesinatos. Por la falta de información respecto al tema, los números varían. De acuerdo al registro que lleva el Archivo de Memoria Trans, ese año fueron asesinadas 11 mujeres trans en la Argentina, mientras que para el Observatorio de Femicidios de la Defensoría del Pueblo de la Nación hubo seis homicidios de este tipo, lo que representa un 2,4% de las víctimas de femicidios de todo el país. 

En 2017, un informe de la Federación Argentina LGBT reveló que unas 103 personas fueron víctimas de crímenes por su orientación sexual o identidad de género. La mayoría de ellas eran mujeres trans. Ese año hubo por los 13 asesinatos a miembros de la comunidad y un aumento en 500% en casos de violencia física.

Un proyecto de ley nacional de cupo laboral travesti-trans duerme en el Congreso de la Nación Argentina desde julio de 2018, y ya había sido sido presentado en 2016 (pero perdió estado parlamentario). Propone que el 1% de los empleos de la administración pública nacional sea ocupado por personas travestis, transexuales, transgéneros y masculinidades trans, pero desde el activismo temen que el año electoral ponga en jaque su tratamiento. Mientras tanto, en todo el país sólo cuatro provincias (de las 23 + Ciudad de Buenos Aires) aprobaron legislaciones para incluirlo, pero ninguna lo cumple todavía.

Según un informe de ATTTA (Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de la Argentina) y Fundación Huésped de 2014 (el último disponible), sólo el 18% de las personas travestis y trans han tenido acceso a trabajos formales. Aprobada por unanimidad el 17 de septiembre de 2015 en la legislatura bonaerense, la ley 14.783 “Amancay Diana Sacayán” de cupo laboral trans de la provincia de Buenos Aires, no está reglamentada ni se aplica.

La ley establece para el Estado “la obligatoriedad de ocupar en una proporción no inferior al 1% de su personal a personas travestis, transexuales y transgénero que reúnan las condiciones de idoneidad para el cargo y establecer reservas de puestos de trabajo a ser exclusivamente ocupados por ellas, con el fin de promover la igualdad real de oportunidades en el empleo público”.

 

Dale play y reviví el programa completo de Bien Warrior.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...