Interés General

“El monstruo era yo”, la nueva obra de humor de Pablo Micozzi

Volvé a escuchar la entrevista completa y enterate todos los detalles de este espectáculo.

“El monstruo era yo”, la nueva obra de humor de Pablo Micozzi - Radio Cantilo

viernes 31 May, 2019

Todos los sábados de junio, desde las 22, el Teatro Multiescena (Av. Corrientes 1764) será la sede del nuevo espectáculo encabezado por Pablo Micozzi, donde el humor ácido es el nexo que une diferentes historias de monstruos que comparten su vida con el público.

La idea es jugar con la sociedad como un monstruo. Cualquier que pueda sobrevivirla, es un monstruo. Detrás de personajes que están cerca se esconden monstruos sociales. Por ejemplo, hay un viejo verde que despierta simpatía o gracia pero cuando empieza a tirar frases –como las que alguna vez hemos escuchado de nuestros abuelos-, termina siendo fuerte”, explica Micozzi acerca de su obra.

Escuchá la nota completa ahora:

 

Sinopsis

El monstruo era yo es un show de monólogos ácidos, una galería de personajes monstruosos que desfilan en una estética apocalíptica que toma como referencia monstruos icónicos como muertos vivos (entre otros) para mostrar la decadencia y el desencanto de una sociedad que ha perdido su rumbo.

Un feto que no quiere nacer, una poeta que se niega a envejecer, un hombre con dos caras, un zombi que solo vive por y para su celular y un tierno abuelito que en realidad es un viejo verde, nos demuestran que los monstruos están más cerca de lo que imaginamos.

Un espectáculo que funciona como espejo deformante que nos devuelve la imagen descarnada del sociópata. No hace falta tener tentáculos, garras ni colmillos para ser un monstruo, basta con ser parte de esta sociedad.

Basado en la técnica del bufón y el stand up, con un texto crítico y mordaz se expone lo monstruoso de la normalidad, llevando al espectador a ver que los monstruos no son seres extraordinarios, sino que, por el contrario, se esconden detrás de gente común como todos nosotros

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...