Novedades

El film de 1967 que acertó (casi) todos los avances tecnológicos del presente

Si bien el futuro pensado en aquél entonces estaba previsto para 1999, no es muy distinto del que vivimos en el presente. Miralo y sacá tus conclusiones.

Exclusivo web
El film de 1967 que acertó (casi) todos los avances tecnológicos del presente - Radio Cantilo

jueves 14 Nov, 2019

Uno de los grandes interrogantes de la humanidad tiene que ver con el paso del tiempo. Viajar al pasado o predecir el futuro ha sido desde tiempos inmemorables una obsesión por parte de la comunidad científica y –desde la invención de la cámara-, el argumento para cientos de películas de todo el mundo.

“Con el diario del lunes”, suele decir el refrán que da cuenta la imposibilidad de saber lo que está por venir, hasta que ya es una realidad concreta y palpable. Pero, ¿qué tal si alguien tenía la clave para adelantarse mucho antes de su tiempo y realmente dar detalles precisos de lo que pasaría 50 años después?

“1999 House of Tomorrow” se publicó en 1967 por la corporación Philco-Ford, y a diferencia de lo que suele suceder con las películas distópicas de ciencia ficción, lo que se observa en esta producción que mostraba cómo sería el mundo para finales del Siglo XX, es que el 1999 pensado en ese entonces no dista de ser muy distinto a nuestro presente.

Hoy vivimos inmersos en la tecnología hasta el punto tal que la humanidad se ha transformado en rehén de los dispositivos que prometen hacernos la vida mucho más sencilla, cómoda y llena de pantallas.

“Para ese entonces las casas del mañana tendrán una gran computadora central que digitará todo lo que sucede, será secretaria, librería, banquera, maestra, médico, compañera y todo tipo de servicio que se requiera”, explica esta filmación de poco más de 24 minutos de duración.

A pesar de lo descabellado que puede sonar hoy todo eso, era muy común hace varios años atrás creer que nuestra vida en el presente se asemejaría más a la de los Supersónicos que la actual.

Aunque existen algunos errores en cuanto a lo que sus desarrolladores imaginaron para el futuro (que hoy son 20 años en el pasado para nosotros), resulta increíble la precisión con la que detallaron otros inventos como por ejemplo los televisores de pantalla gigante, cada vez más comunes en los hogares, el rol de las computadoras (e internet) para el aprendizaje escolar, la posibilidad de ordenarle a una máquina nuestros platos preferidos, realizar compras sin movernos de una silla o de grabar con nuestros instrumentos la música que queramos en nuestras propias computadoras, además de la predicción más común en aquél entonces como las videollamadas.

Mientras que por el lado de los desaciertos podemos hacer foco en la cantidad de pantallas que muestran los hogares “del futuro”, cada una para desarrollar una actividad puntual, a diferencia de la posibilidad de abarcar múltiples tareas a la vez como podemos hacerlo con nuestros celulares o televisores, por ejemplo.

En conclusión, la película acierta con bastante eficacia y predice el modo en el que los humanos nos relacionamos con la tecnología, aunque falla en el hecho de imaginar que las relaciones humanas estarían limitadas solo al seno interno del hogar. Por supuesto que también está el hecho que la familia “ideal de 1999” estaba organizada por la cuestión de género en el que el esposo es quien lleva las riendas y la esposa la que se queda haciendo quehaceres domésticos, hoy algo completamente impensado.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...