×

Interés General

#DiscosEnCuarentena: “There is Nothing Left To Lose”, Foo Fighters

Revisitamos el tercer disco de la banda de Dave Grohl y compañía, grabado en el sótano de una casa que el músico adquirió para la ocasión, el cual significó un punto de inflexión en la carrera del grupo.

Exclusivo web
#DiscosEnCuarentena: “There is Nothing Left To Lose”, Foo Fighters - Radio Cantilo

lunes 27 Abr, 2020

Ese exacto momento en el que te das cuenta que la cosa realmente va en serio. Así podría describirse la sensación que provocó There Is Nothing Left to Lose (1999) cuando llegó al mercado para finales de la década del ’90. Para ese entonces Dave Grohl había publicado dos discos con su nueva banda, aunque no había tenido el reconocimiento total por parte de la industria musical.

Su tercera producción de estudio fue grabada en el sótano de una casa en Alexandría (Virgina), que el propio Grohl compró y transformó en el Studio 606. “Ganamos tres premios Grammy con ese disco. Recuerdo hacer el discurso sobre el escenario, mirar a toda esa gente con esmoquin, diamantes y todo eso y pensar ‘Seguro que es el único disco hecho en un sótano que va a ganar un Grammy este año’. Y estaba muy orgulloso”, diría el músico tiempo después acerca de lo que significó el proceso de grabación.

¿Por qué vale la pena volver a prestarle atención a este disco? Básicamente porque se trata del que transformó a la banda en un grupo de consumo mainstream, obteniendo el respeto de todos aquellos que los miraban de costado creyendo que “el baterista de Nirvana” no hacía más que divertirse pensando que en algún momento podía aburrirse.

Si con Foo Fighters (1995) y The Colour and the Shape (1997) el grupo construyó las bases para crear sólido puente hacia aquellos fanáticos del grunge y el rock, con su tercera producción demostraron que esa estructura estaba mucho más firme de lo que algunos pensaban.

Además títulos como “Breakout” (banda sonora de “Irene, Yo y mi otro Yo”), “Learn To Fly”, “Gimme Stitches”, “Generator”, “Aurora” y “Next Year”, son fundamentos más que aceptables para justificar su escucha. A su vez, estas canciones demuestran la versatilidad del grupo para ir desde el rock más duro hasta las baladas melódicas, sin hacer agua. Algo por lo que –a partir de disco en adelante- comenzarían a distinguirse.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...