×

Interés General

#DiscosEnCuarentena: “Morrison Hotel”, The Doors

Fue el anteúltimo de la banda en un momento en el que su cantante estaba excedido de problemas con la justicia y las drogas, sin emabargo fue el material que le devolvió la alegría a sus fans luego del mal trago que había significado su antecesor.

Exclusivo web
#DiscosEnCuarentena: “Morrison Hotel”, The Doors - Radio Cantilo

jueves 14 May, 2020

Con un Jim Morrison más “chamánico” y fuera de sí el quinto disco de The Doors, lanzado en febrero de 1970 tiene de todo para ser un discazo: rock, blues, letras profundas acerca de conflictos sociales, el amor y viajes místicos, instrumentos al frente que acompañan la gastada voz de su cantante y una portada inolvidable.

Luego de la salida de The Soft Parade (1969) el grupo fue abiertamente criticado por su cambio de sonido y  la inclusión de elementos de otros géneros que a sus fans no les gustaron. Por eso este Morrison Hotel fue la reivindicación de todo ello, con canciones clásicas interpretadas por los grandiosos músicos del grupo como Ray Manzarek en teclados, Robby Krieger en guitarar y John Densmore en batería.

Tardaron casi cuatro meses en terminar la grabación ya que durante aquél periodo Morrison tuvo varios encontronazos con la ley. Ni hablar de su estado físico que ya mostraba deterioros importantes producto del abuso del alcohol y las drogas. De hecho, se dice que en este disco el registro de su voz está en un volumen menor por lo que debieron aumentarle el sonido al resto de los instrumentos, para disimular este hecho.

El disco incluye clásicos como “Roadhouse Blues”, “Waiting for the Sun”, “Indian Summer” o “Maggie M’Gill”, aunque también se destacan piezas rockeras como “Peace Frog”, “Ship of Fools” o las canciones de amor dedicadas a Pamela Courson (el gran amor de Morrison que lo acompañó hasta el final de sus días), como “Blue Sunday” o “Queen Of The Highway”.

En una época en la que cada vez menos personas dedican su tiempo a escuchar un disco entero, esta obra representan una pausa obligada de 37 minutos para explorar la profundidad del sonido de una de las bandas más importantes de todos los tiempos.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...