×

Interés General

#DiscosEnCuarentena: “Insoportablemente vivo”, La Renga

El inolvidable registro del concierto que la banda brindó en el estadio del club Huracán, en 2001, nos regala dos horas y medias de rock and roll al palo. Lo necesario para el fin de semana.

Exclusivo web
#DiscosEnCuarentena: “Insoportablemente vivo”, La Renga - Radio Cantilo

viernes 15 May, 2020

No vamos a descubrir nada si decimos que La Renga es uno de los mayores exponentes del rock argentino. Mucho menos si nos quisiéramos poner en filósofos analistas de lo que significa la carrera de este grupo para la historia de la música nacional. Pero, sí me parece correcto, volver a darle importancia a este terrible disco en vivo con las grandes canciones de su repertorio (hasta ese entonces), que al escucharlas levantan hasta un cementerio completo.

Rock, rock y más rock. No es necesario nada más para ser feliz en momentos como estos e Insoportablemente Vivo te aporta eso. No es un disco para hacernos los intelectuales ni ponernos críticos, nada de eso. Es de esas obras que uno solo debe limitarse a ponerle play y dejar que los parlantes exploten, literalmente. Porque un disco así no puede escucharse a volumen moderado, por más que vivas en un departamento y compartas edificio con algún vecino mala leche que se queja siempre de todo.

La Renga y en especial este disco doble demandan “polenta”, nada a medias tintas. Si sus miembros dejan todo en cada presentación en vivo para que vos saques todo eso que tenés dentro tuyo en esa ceremonia que significa ir a un recital (algo que en estos tiempos se extraña muchísimo), al escucharlos no podés hacer menos que rendirles homenaje poniéndolos “al taco”.

Habiendo hecho estas aclaraciones, no hace falta más que repasar la lista de canciones para comprender que esta producción en vivo tiene de todo para invitarnos a saltar, movernos, cantar o hacer mímica de los instrumentos.

“Panic Show”, “Motoralmaisangre”, “En el baldío”, “Lo frágil de la locura”, “Un tiempo fuera de casa”, “El hombre de la estrella”, “El circo romano”, “Cuando estés acá”, “Balada del diablo y la Muerte”, “El final es donde partí”, “El Rebelde”, “Hablando de la libertad”, y muchísimo más en este recorrido de 31 canciones que se traducen en dos horas y media de rock and roll bestial.

Si estuviste ahí, es un gran momento para recordarlo. Y si no, es ideal para cerrar los ojos y hacer de cuenta que la banda está tocando delante tuyo mientras te acompaña una gigantesca marea humana que se prepara para hacer pogo sin parar.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...