×

Interés General

#DiscosEnCuarentena: “Eat at Whitey’s”, Everlast

Se trata del tercer disco de estudio de Erik Francis Schrody (ex House of Pain), que a 20 años de su lanzamiento, es un clásico de este complejo sonido mezcla de hip-hop, rock, blues y folk.

Exclusivo web
#DiscosEnCuarentena: “Eat at Whitey’s”, Everlast - Radio Cantilo

jueves 04 Jun, 2020

Es muy complejo definir el sonido que caracteriza a Everlast. ¿Es hip-hop? Ciertamente ¿Tiene cosas del rock? Pues claro ¿Hay algo de folk en sus melodías? Obvio ¿Y de blues? Podemos decir que sí. Esta enorme conjunción de elementos puede llegar a resultar extraña y descabellada para alguno que jamás se haya topado con la música de Schrody, aunque en realidad él las hace encajar de forma perfecta.

Si bien Eat at Whitey’s es su tercer disco, su sonido no deja de mantener la frescura y originalidad de alguien que se atrevió a dejar de lado por un momento el núcleo duro del sonido hip-hop como lo era House of Pain, para imprimirle sentimientos mucho más profundos y empáticos con el oyente que no está familiarizado con este género musical.

Justamente por este motivo es que el disco se volvió un éxito comercial y recibió numerosas críticas positivas por parte de toda la industria. Podemos decir que es el mejor trabajo que ha hecho Everlast, ya que se trata de una producción compacta, amigable al oído, sin fisuras en el sonido ni la lírica y con cambios de ritmos que sorprenden a quien lo escucha.

Cuenta con la participación de artistas invitados como Carlos Santana (a quien le devolvió gentilezas luego de haber participado en la canción “Put Your Lights On”, del disco Supernatural), B-Real y Cee-Loo Green, entre otros.

“Black Jesus” fue sin dudas la canción más importante entre las 13 que lo componen, siendo inclusive la abanderada en la llegada de Everlast a los principales charts del mundo. Aunque, si se me permite, recomiendo también prestarle atención a “I Can’t Move”, “Black Coffee”,          “One and the Same”, “Love for Real”, “We’re All Gonna Die” o el gran final de “Graves To Dig”. Aunque, en realidad, lo mejor sería darle play al disco y disfrutarlo entero.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...