Novedades

Disco recomendado: “Asking for Flowers”, de Kathleen Edwards

Te traemos a esta cantante canadiense que te va a conquistar con la dulzura de su voz y la profundidad de sus letras. Expandí tus límites musicales de la mano de Lucas Martí.

Exclusivo web
Disco recomendado: “Asking for Flowers”, de Kathleen Edwards - Radio Cantilo

martes 02 Jul, 2019

Kathleen Edwards nació en Canadá en julio de 1978. Hija de padres de carrera diplomática, vivió fuera de Canadá por varios años y allí fue donde empezó a estudiar violín. Sin embargo a lo largo de su vida se mantuvo lejos del sonido clásico ya que fue el folk el camino que eligió como artista.

Con tan solo cuatro discos en su carrera, Asking for Flowers (2008) -el tercero de su obra-, es el puerto de amarre para navegar por las profundidades de su música. En él se condensa su esencia, simpleza y toda la dulzura de su voz, así como su amable estilo de composición.

Si trazamos un paralelismo, podemos mencionar que este barco musical zarpa con un cargamento de once canciones para disfrutar en un viaje ideal para hacerlo en solitario o acompañado. Suelta las amarras y elije navegar en los acordes de un piano eléctrico y la voz limpia de Kathleen para luego pasar a los beat de la percusión y guitarras que llevarán a “Bufallo”.

En “Asking for Flowers” apela a desplegar las velas mientras todos en cubierta disfrutan al sol de una buena canción. Luego, en “Alicia Ross”, trata la temática del asesinato de una joven e invita al contrapunto del country-folk en “I Make the Dough You Take the Glory”, con una divertida letra.

“Sure as Shit” perfila a la capitana de este navío sola en su camarote, entre cartas náuticas y momentos de reflexión, donde no hay otra manera de estar que solo. El disco surca los mares interiores del artista y, entre accidentes musicales y nuevos lares, en el horizonte se vislumbra la cansina cadencia de “Run” y la fuerza de “Oh Canada”.

El viaje encuentra un aliciente en esta bahía protectora de los vientos que es “Scared at Night”. La derrota llega a su final y cierra la bitácora de este viaje musical en la repetitiva e introspectiva “Goodnight, California”.

En un mundo de tantas voces recurrentes, he aquí una singular y sincera.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...