Interés General

Cuando la ciencia y la ética se enfrentan: ¿Es posible realizar un trasplante de cabeza?

Lucas Martí nos explica detalladamente las cuestiones técnicas, morales y sociales que intervienen en un proceso de este estilo. Además repasa los avances que hubo hasta este presente en el que cada vez es más real.

Cuando la ciencia y la ética se enfrentan: ¿Es posible realizar un trasplante de cabeza? - Radio Cantilo

viernes 21 Jun, 2019

¿No será mucho? Es lo que muchos de nosotros podemos llegar a preguntarnos al momento de pensar en la posibilidad de unir una cabeza a otro cuerpo que no sea el propio. ¿Cuáles serían las consecuencias en caso de lograrse? ¿Podría tener una vida plena el sujeto trasplantado o se vería afectado por el hecho de no reconocer el nuevo cuerpo que habita?

¿Sabías que un médico italiano creó un protocolo llamado HEAVEN (Head Anasotmosis Venture), que nos acerca a la posibilidad de llevar adelante una intervención quirúrgica de estas características?

Son muchos los interrogantes que surgen al respecto de esto, por eso no te pierdas esta columna especial de nuestro “Almacén de Ciencia” donde evacuamos todas las dudas que tengas:

 

Algunos hitos para tener en cuenta:

1908 Los doctores Carrel y Guthrie realizaron un trasplante de cabeza de perro con un cerebro que estuvo 20 minutos sin irrigación. El perro mostro ciertos reflejos visuales, auditivos y cutáneos, pero al poco tiempo el perro se deterioro y murió.

1954 el doctor Vladmir Demikhov (ruso también, realizo un trasplante de cabeza en perro con un mayor éxito ya que éste mostro reflejos, tomo agua, demostró poder ver y además se movió. De los distintos trasplantes, fue el que más vivió: lo hizo por 29 días aunque por problemáticas de inmunidad rechazó el trasplante.

1965 El doctor Robert White comenzó a trabajar con perros pero se propuso solo trasplantar el cerebro. Con una técnica nueva logro hacerlo haciendo que los perros vivieran hasta dos días, mientras analizaba la actividad del cerebro trasplantado para asegurarse que estaba funcionando.

1970 el mismo Dr. White tomó 4 cabezas de monos y los unió a 4 cuerpos sin cabeza: logró que masticaran, tragaran y siguieran objetos visualmente, a la vez que demostró con monitoreo del cerebro un buen funcionamiento del mismo. Los monos vivieron entre 6 y 36 horas, pero el problema fue que no había un buen retorno venoso debido a las suturas, así como problemas farmacológicos asociados a esto.

2015 el médico chino XiaoPing Ren logró solucionar el problema de White y trasplantó cabezas en ratones que llegaron a vivir ente 24 horas y 6 meses. Hasta ese momento para cada trasplante de cabeza se necesitaba de una respiración asistida, pero Pen cambio eso cortando la medula espinal más arriba y dejando el tronco encefálico (una parte del cerebro encargada del relevo/conducción del cerebro e hipotálamo).

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...