×

Interés General

Cómo cambió el sonido a través de las décadas

¿Alguna vez te preguntaste cómo cambió el sonido a lo largo de los años? En este (breve) repaso histórico te contamos la multiplicidad de sonidos y movimientos musicales que se sucedieron durante los últimos 60 años.

Cómo cambió el sonido a través de las décadas - Radio Cantilo

miércoles 28 Mar, 2018

 

A lo largo de los años la música fue cambiando. A partir del nacimiento de algunos genios que modificaron las pautas establecidas y experimentaron con nuevos sonidos, la humanidad tuvo la oportunidad de disfrutar de verdaderas obras de arte que marcaron una época.

Hacer un trazado histórico desde el nacimiento de la música y su evolución a través del tiempo nos llevaría días. Sin embargo, les propongo que hagamos un repaso de los últimos 60 años de historia, para entender cómo llegamos aquí y por qué hubo bandas que dejaron su huella para la eternidad.

Comencemos:

“Ese sonido extraño que hacen llamar rock and roll: Los 50”

La mitad de siglo marcó la explosión de un sonido que, si bien irrumpió como resultado de diferentes géneros que confluyeron entre sí, hasta ese momento nadie creyó que escucharía jamás. Por primera vez los bailes eran mucho más que eso: habían pasado de ser movimientos predecibles a transformarse en el símbolo de la nueva generación. Una moderna, fresca, brillante y optimista, que dejaba atrás el drama de las guerras y se concentraba en el futuro que había por delante.

Este nuevo ritmo poco a poco le ganaría el lugar que hasta ese momento ocupaban los grandes cantautores y músicos de orquesta. De a poco los nombres de enormes talentos como Chuck Berry, Jerry Lee Lewis, Elvis Presley, Carl Perkins, Johny Cash, Buddy Holy, Bob Diddley, Chet Atkins, entre otros se hacían cada vez más familiares entre los jóvenes. Además, por supuesto, de Frank Sinatra, Aretha Franklin, Mile Davis y muchos más que habían llegado de la mano de otros géneros.

Ritmos alegres que invitaban a moverse, voces bien marcadas, nuevas vestimentas que dejaban entrever que algo importante estaba comenzando. Movimientos polémicos (quién puede olvidar al gran Elvis, por ejemplo), peinados más atrevidos como el jopo… En fin, señales que hacían saber que la tristeza había que dejarla atrás. Sólo importaba una cosa: bailar el rock and roll.

“¿Estás listo para ser libre? Los 60, la era donde todo es posible”

Libertad. Si hay una palabra que resuma la creencia de la década de los 60 definitivamente sería esa. Los hijos de la generación que vieron nacer al rock and roll veían a sus padres demasiado estructurados, disciplinados, títeres de una sociedad que sólo los engañaba con buenas normas y comportamientos.

La Paz y el amor eran el grito de un movimiento que todavía veía el lado brillante de un mundo en conflicto. A la guerra fría la combatían con música, sexo y drogas. Vietnam era el mayor enemigo de la humanidad y representaba todo lo que estaba mal en el mundo.

La década del 60 fue quizás una de las más prolíficas de todos los tiempos: The Beatles, The Rolling Stones, Cream, David Bowie, The Stoogies, The Doors, Jimmy Hendrix Experience, Janis Joplin, The Zombies, Santana, The Grateful Dead, The Who, Bob Dylan, The Velvet Underground, Pink Floyd, Black Sabbath y muchísimas más.

Las nuevas bandas hablaban de sexo, drogas, paz, guerras, muertes, política. Criticaba a la sociedad con tanta vehemencia como a la vez luchaba por salvarla. Los músicos tenían problemas constantes con la ley, eran criticados ferozmente por los mayores, y en muchas oportunidades sus recitales eran suspendidos por la irrupción de la policía, encargados de castigar a esos “agitadores”.

El grito de toda una generación ahora se hacía escuchar como nunca antes lo había hecho. La fuerza de las guitarras, baterías, bajos y órganos era todo lo que se necesitaba para cambiar al mundo. O al menos, eso se creía.

Casi como si fuera salido del guion de una película, esta década terminó de una forma épica: con el concierto más importante de todos los tiempos. Tres días, cientos de bandas y más de 500 mil personas que asistieron a lo que algunos describieron como “el cielo en la tierra”: Woodstock.

1969 fue el año del “Verano del amor”, un momento mágico, único, donde ser joven era un regalo divino, sólo para los más afortunados.

Pero el amor y la paz no fueron suficientemente fuertes para enfrentar la violencia de un mundo que estaba dividido en dos.

“El niño creció, el sueño se acabó. Los 70 no son para cualquiera”

Rock and roll. Disco. Punk. Ska. Progresiva. Reggae. Nacían géneros y otros volvían más fuertes que antes. El fiel reflejo del mundo en aquél entonces. Muchas voces, distintos discursos.

Excesos. Protestas. Violencia”. Proclamas de quienes llevaban la bandera de la juventud en aquél entonces, que ya no se quedarían de brazos cruzados ante las injusticias del mundo, sino que ahora las combatirían.

El desarrollo industrial y el crecimiento de las ciudades a costa de la ilegalidad. Revueltas sociales. Conflictos políticos. Países bajo regímenes dictatoriales. Muerte de las grandes estrellas del espectáculo. Avance del narcotráfico en las grandes urbes.

Muchos problemas para una generación que no terminaba de comprender dónde había quedado el espíritu pacífico de los 60.

Por ese entonces la música acompañó la vorágine de la década. El rock era más agresivo y violento. El punk había nacido bajo el grito de “anarquía”. La progresiva intentaba, con ayuda de los alucinógenos, hacerlos olvidarse de todo por unas horas. El disco era la forma divertida de abstraerse del contexto gris que los rodeaba.

Los 70 nos dieron artistas como Led Zeppelin, Rod Stewart y The Faces, Cheap Trick, Kiss, Ramones, Sex Pistols, Bruce Springteen, Elton John, Kansas, Aerosmith, Blondie, Bee Gees, Michael Jackson y los Jackson Five, Bob Marley y The Wailers, Queen, Prince, INXS, The Cure.

Fue una década agitada por muchas voces, muchas ideas, y mucha música.

“La imagen lo es todo, los 80 también”

En esta década fuimos testigos de todo: nuevas y atrevidas modas, peinados batidos, casettes, Volver al Futuro, el Cubo Rubrik, nuevas tecnologías, el sida, nuevas crisis sociales, la explosión del challenger, el fin de la Unión Soviética, Un actor presidente de uno de los países más importantes del mundo, fin de las dictaduras, épicas deportivas, la tv por cable, Alf, el Walkman, ritmos bailables, optimismos, asesinato de Lennon, llegada de MTV, el teléfono celular, ET, videocaseteras, y muchísimo más.

Todo eso confluyó para formar a verdaderos íconos de la cultura del consumo y la moda, pero también del optimismo que tenía el mundo.

Esta década, sin dudas redefinió el futuro de la humanidad. Y la música no estuvo ajena a ese cambio.

En los 80 brillaron bandas y solistas como Madonna, Michael Jackson, Duran Duran, Bon Jovi, George Michael, Run DMC, Aerosmith, INXS, Whitney Houston, Scorpions, Culture Club, Metallica, Genesis U2, Depeche Mode, Bruce Springsteen, Cyndi Lauper, Billy Joel, REM, Guns And Roses, Van Halen, ZZ Top, Pet Shop Boys, Prince, Dire Straits, The Police, AC-DC, A-Ha, Tina Turner, entre otros.

Todos los días aparecía algo nuevo, algo más moderno. Algo que nos llamaba la atención, aunque no supiésemos porqué. Bailes, luces, colores, nuevos inventos, de todo. La gran oferta era para un gran público. La ciencia evolucionaba a un ritmo vertiginoso, lo que dio pie a sonidos nuevos, sintéticos, que dominarían el ritmo de la década.

¿Cuántas cosas de los 80 marcaron nuestras vidas para siempre? Golosinas, ritmos, lugares, rostros, modas. Para muchos de nosotros tal vez sea la época donde todo comenzó a ser distinto. Quizás la mejor forma para revivirla sea a través de la música. ¿No les parece?

“Fin del Milenio, Generación X, Internet: No hay más tiempo que perder, los 90 están acá”

El Cd llegó para quedarse. Y con él grandes bandas aparecieron. En su mayoría formadas por jóvenes que comenzaban a dejar la adolescencia atrás y buscaban manifestarse a través de la música. Nirvana le abrió la puerta al mundo del Grunge, del que también salieron bandas de la talla de Pearl Jam, Sound Garden, Stone Temple Pilots, entre otras.

El punk recuperó fuerzas gracias a Green Day que durante estos años explotó gracias a la inconformidad de los jóvenes del momento, y las boys bands regresaban al mercado con nuevas y más fuertes apuestas. El BritPop puso de pie a toda una generación, que era testigo de una feroz pelea entre bandas que dejaría como resultado una música extraordinaria. El rap cobró sentido, tuvo protagonismos y –lógicamente- escándalos. Bandas como Marilyn Manson eran culpadas por masacres y la tecno dominaba las pistas de baile. Mientras tanto, Lenny Kravitz reivindicaba a Hendrix con su guitarra y un sinfín de baladas melosas.

De a poco, comenzábamos a despedir el milenio.

Para el final de la década la preocupación por el Y2K, o el apocalipsis de los 2000, era cada vez mayor. La tecnología, que hasta ese momento era celebrada por haber avanzado de forma tan veloz, ahora parecía ser la que condenaría a la humanidad a su perdición.

Mientras tanto, el mundo de la música veía a las nuevas estrellas adolescentes aparecer en un mercado voraz, transformándolas en juguetes de la industria dedicadas a entretener y vender: los ejemplos más claros quizás como bien recordaran fueron Britney Spears y Christina Aguilera.

A su vez, el sonido punk de la costa oeste -que  recordemos estaba viviendo su segunda luna de miel-, sonaba en todas las radios de la mano de The Offspring, o Blink 182, por mencionar algunas.

También hubo otro tipo de género musical que a fines de los 90 comenzó a transitar un proceso de masificación a nivel global: la electrónica y los dj, que hicieron que la figura del hombre detrás de las máquinas se hiciera cada vez más habitual, dando pie a lo que vendría algunos años después.

Brevemente podemos decir que esto es algo de las muchas cosas que pasamos. Los 2000 estaban a la vuelta de la esquina.

“Los 2000: Internet nos acerca a la música”

Llegamos al nuevo milenio. Somos modernos, Internet ya no es una sorpresa y el boom de la piratería discográfica tampoco.

Internet nos dio la chance de poder compartir música de forma inmediata. De pronto, teníamos la posibilidad de obtener miles y miles de discos, y lo único que necesitábamos era tener conexión a internet.

En estos años algunas bandas que habían tenido éxito en el pasado volvían con más fuerza que antes: U2, AC-DC, Bon Jovi, Aerosmith, Kylie Minogue, entre otros, disfrutaban de una nueva oleada de popularidad. Mientras tanto, nuevos grupos irrumpían en la escena marcando el quiebre entre el viejo y el nuevo milenio.

Si hablamos de los 2000 no podemos dejar de hacer mención al original proyecto que Damon Albarn decidió llamar Gorillaz. Esta banda llevó a su máxima expresión la idea de un grupo virtual, lo que significó la creación de un concepto totalmente revolucionario en la industria.

Por supuesto no nos olvidamos del dúo francés Daft Punk, que si bien habían dado muestras de su potencial a finales de la década anterior, fue en el nuevo milenio cuando supimos que habían llegado para quedarse.

En esos años vimos el crecimiento de las estrellas adolescentes, cada vez más chicos quizás, que comenzaban a tomar protagonismo fuertemente en el mundo de la música. Bandas y artistas jóvenes como Arctic Monkeys, The Kooks, Jonas Brothers, y Joss Stone, eran los favoritos del público.

Los dj también protagonizaron un nuevo rol. Ahora eran estrellas de Hollywood y todos los querían en las fiestas más importantes del mundo. Los festivales de música electrónica comenzaron a masificarse en las distintas ciudades del planeta. De pronto, se transformó en algo más que música bailable.

Mientras tanto, el Indie rock se volvió lo “cool” entre la juventud, dando pie al nacimiento de una gran cantidad de bandas que resultarían exitosas de forma inmediata.

Las nuevas generaciones dijeron presente.

“Hoy”

Gracias queridos amigos por acompañarnos a lo largo de este recorrido histórico. Somos producto de la música, porque ella se mantiene perpetua y nos ayuda a revivir el pasado de un modo más alegre. Nos da todo, sin importar cómo ni cuándo.

Quizás en estos momentos no estemos prestándole la suficiente atención. Tal vez estemos siendo partícipes de algo que cambiará para siempre la historia de la música y no nos estamos dando cuenta. O quizás no, tal vez todo lo que teníamos que escuchar y descubrir ya lo hicimos. Cada uno sacará sus propias conclusiones.

LEETE TAMBIÉN...