Entrevistas

Boanerges, más de 25 años de Fe puestos en el Metal

BB Sanzo conversó con Gabriela Sepúlveda, cantante de la banda, acerca de la trayectoria de uno de los grupos más prestigiosos de la escena metalera cuyas letras se basan en la cristiandad.

Boanerges, más de 25 años de Fe puestos en el Metal - Radio Cantilo

lunes 22 Abr, 2019

 

Boanerges es una banda de power metal formada en al año 1990, que a lo largo de todo este tiempo ha tenido diferentes modificaciones en su formación. Actualmente está conformada por Gabriela Sepúlveda en voz, Damián Guzman y Jony Ayala en guitarras, Marcelo Rodríguez en bajo y Esteban Castellano en batería.

Durante toda su carrera, el grupo se dedicó a hacer llegar su mensaje cristiano de fe, sin limitarse a ser una banda de iglesias.

Al respecto, Sepúlveda, aclara que “la música es música, los cristianos somos nosotros. Eso es lo que lo hace diferente. En mi caso particular mi trabajo es a través de la música y no exclusivamente se habla de religión en mis letras”. Y agrega: “nos determinan nuestros temas, en su mayoría propios, que hablan acerca de nuestra fe. Compartimos nuestra experiencia y lo que nos ha pasado en la vida; testimonios de amigos y gente que conocemos. Así como cualquier otro artista que vuelca en sus canciones lo que le pasa por la mente y su corazón”.

Muy por el contrario de lo que pueda pensarse acerca de una banda de metal con letras cristianas, el grupo no se define como una banda completamente religiosa. “En nuestro caso no estuvimos nunca interesados en movernos en el circuito de iglesias. Al contrario, hemos compartido escenario con bandas locales independientemente de su fe, así como internacionales. Tocamos con Stratovarius, con quienes pudimos compartir género pero no lírica, por ejemplo. Imaginate que para nosotros eso fue increíble. Llegamos a estar en la revista Epopeya y a partir de ahí pudimos empezar a ser más conocidos”.

Luego de 25 años de trayectoria, Boanerges logró superar todos los obstáculos que se le presentaron en el camino. Para una banda que toca metal, un género que está asociado a lo satánico y la resistencia de todo lo que está mal, llevar un mensaje positivo no fue tarea sencilla. Menos aún, si se tiene en cuenta que su cantante es una mujer, algo que algunas décadas atrás no era muy común.

Quizás al principio, nos pudimos sentir un poco fuera de la escena, más allá de lo que era nuestra manera de pensar y las líricas. Desde el principio no había muchas bandas que tuvieran a una mujer cantando, y eso también sumaba al combo del desafío que representaba poder el interés del público y que nos escuchen. Pero lo vivimos como el pase de fe, cruzar la barrera y ver qué pasaba. Nos sorprendió que el público nos aceptara”, dice Sepúlveda.

“Dentro del metal, cada uno desde su lugar, intentamos tirar una verdad. Es algo muy característico del género. De repente, en la lírica que se venía escuchando, que se escuche ‘no bajen los brazos’, ‘hay esperanza’, ‘vamos que se puede’, de repente era raro, pero a su vez era algo que nos salía del corazón”, concluye.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...