×

Interés General

Anécdotas imprecisas del rock: formas raras de grabar

En esta ocasión, el Gallo Bluguermann se metió de lleno en algunos mitos que incluyen a varios artistas. Revivilos acá.

Anécdotas imprecisas del rock: formas raras de grabar - Radio Cantilo

martes 03 Dic, 2019

Son miles los mitos e historias que rodean a músicos, productores y las grabaciones de discos en las que se involucraron grandes figuras del rock. Por eso, en Hagan Correr La Voz repasaron algunas de esas anécdotas que rozan los bizarro e increíble.

David Gilmour

A mediados de los 80, el guitarrista ya se había hartado de los estudios de grabación tradicionales. No le gustaba para nada estar encerrado en un lugar sin ventanas, en el que no podía tener noción de lo que sucedía afuera ni de qué hora era. En medio de esos sentimientos, el cantante se encontró con un aviso que llamó la atención: se había puesto a la venta un barco que había pertenecido a un músico a comienzos del siglo XX. Y David vio allí la oportunidad de transformar su manera de trabajar. Lo compró, lo equipó y desde entonces es el estudio en el que grabó gran parte de su material solista e incluso algunas piezas junto a Pink Floyd.

 

Peter Gabriel 

Para la grabación de So, el ex Genesis había contratado a Daniel Lenois, productor de U2 que le dio forma a The Joshua Tree, entre otros grandes discos de los irlandeses. Y mientras le daba forma a su trabajo, el bueno de Peter se tomaba demasiado tiempo para terminar de componer las canciones. Por lo que un día, cuenta la leyenda, Lenois lo encerró en una habitación, le puso clavos a la puerta y lo amenazó con no dejarlo salir hasta que le pusiera punto final a sus temas.

 

Corey Taylor

El cantante de Slipknot contó en una ocasión que no era muy adepto al consumo de drogas a la hora de inspirarse para componer, porque nunca salía bien para él. “Solía subir al escenario con una buena dosis de Jack and coke, pero el alcohol y los químicos solamente me anulaban un poco la cabeza a la hora de crear y terminaron dañando mi voz”, dijo en aquel entonces. Sin embargo, relató que Shawn Crahan había decidido adoptar un ritual de inspiración bastante peculiar: había metido en un frasco un pájaro muerto, que llevaban a todos lados. Incluso, cada tanto, antes de subir al escenario lo destapaban y lo olían para conocer el sabor de la muerte.

 

Mark Hollis

El líder de Talk Talk para algunos discos en los que incluyó músicos invitados, el cantante los hacía grabar hasta 50 tomas de lo mismo, porque sostenía que la magia podía suceder en cualquier momento. Lo loco del asunto es que no les ponía ninguna pista de referencia, simplemente les pedía que grabaran lo que se les ocurriera. Después se llevaba todo el material y tomaba partes que luego incluía en las canciones.

 

Brian Eno

Cuando Coldplay lo llamó para la grabación de Viva la vida, Chris Martin le dijo a Eno que quería que lo sacara de su zona de confort. El productor le dijo, entonces, que tenía que dejar de cantar como lo venía haciendo y que era el momento de buscar otros horizontes. Uno de los trucos que siempre tuvo Brian era vendarle los ojos a los músicos, para desorientarlos para que perdieran la noción de espacio-tiempo y se focalizaran en las ideas que surgían en su cabeza. Y también aplicó allí un concepto que había desarrollado hacía un tiempo: el de estrategias oblicuas, que consistía en tratar de que los artistas utilizaran el pensamiento lateral.

Big thief

Cuando grabaron U.F.O.F, decidieron hacer un rito pagano. Se metieron en un establo y del techo colgaron una guitarra, un círculo de amplificadores y después le empezaron a pegar al instrumento para ver qué sonido podían sacarle hasta que dieran con el exacto.

 

Brian Wilson

La cabeza de los Beach Boys había hecho del verano un culto. Pero decidió llevar eso más allá, porque quería sentir la playa todo el tiempo en él. Corría el año 1966, tenía un gran piano en su living y, para alcanzar ese sentimiento, decidió convertir el piso en un arenero. Y allí, entre ocho toneladas de arena, compuso el disco Smile.

 

Korn

Al grabar Follow the leader, el disco que los catapultó a la fama mundial, el productor de sus trabajos previos decidió bajarse. Pero el líder de la banda le pidió que se quedara, al menos a acompañarlo y a ayudarlo con las voces. Y una de las técnicas que utilizó para eso fue darle piñas en la espalda para enfurecerlo.

 

Lou Reed

El músico venía de grabar un disco con David Bowie y para su siguiente álbum terminó confundiendo a todo el mundo, desde la crítica hasta sus propios fans. En ese trabajo exorcizó muchos demonios y traumas que acarreaba. Para una de las canciones, en las que se escucha el llanto de unos niños, el productor que había contratado Reed decidió llevar a sus hijos al estudio, donde les dijo que su mamá había muerto y grabó inmediatamente sus reacciones.

 

Guns ‘N’ Roses

Uno de los implicados en la grabación de Chinese democracy fue Bucket Head. Como la producción se llevó adelante en diferentes estudios, durante un largo tiempo, el guitarrista le pidió a Axl permiso para instalarse a vivir en uno de esos estudios. Con la autorización del cantante, armó adentró del lugar un gallinero de tamaño real.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...