Entrevistas

Andrea Álvarez: “Ser mujer es un plus para estar fuera de la industria musical”

La baterista pasó por el aire de “Media Hora Más” para reflexionar sobre el rol de la mujer en el rock, la continua invisibilización por parte de los medios y mucho más. Todo, en esta imperdible entrevista.

Andrea Álvarez: “Ser mujer es un plus para estar fuera de la industria musical” - Radio Cantilo

miércoles 14 Nov, 2018

 

El pasado mes de octubre se presentó ante el Congreso de la Nación un proyecto para elevar el cupo femenino en los festivales musicales a un 20% del total del personal. La noticia fue tomada con mucha felicidad entre la mayoría de las mujeres, sin embargo de fondo se trasluce un problema mucho mayor, que se viene sucediendo desde los inicios del rock nacional: el rol de la mujer.

Andrea Álvarez, está considerada una de las músicas más importantes en la historia de nuestra música. Baterista, pionera en la relación femenina con el rock ya que formó parte de la mítica banda Rouge junto a María Gabriela Epumer, considera que este proyecto de ley es un avance importante en la lucha por la visibilización de la mujer, aunque también cree que es necesario seguir enfrentándose a lo establecido o hegemónico, para lograr de una vez por todas acabar con el machismo en la música.

“Está el feminismo, el rock y un montón de movimientos. Cuestiono muchísimo a los dos, pero no dejo que me los cuestione alguien que no es del palo. Tengo mis reparos con esta ley, porque vengo hace rato diciendo que no hay bandas de mujeres, no solo en las grillas o los headlines de los festivales, hablo de bandas que no sean las que ya sabemos que van a estar”, dice Álvarez, aunque aclara: “está comprobado que la mujer ocupa un porcentaje muy pequeño en el ámbito de la música”.

Acerca de los motivos por los que el cupo femenino en festivales o la rotación mediática de los grupos formados por mujeres son escasos, sostiene que radica en el hecho que “se dice que no hay bandas de mujeres porque no son tan buenas como los hombres o que la gente en general no ‘compra’ mujeres. El gusto, se hace. Si yo pongo un tema de La Beriso unas 200 veces por día, por los intereses que haya en el mecanismo de imponer un artista a la gente, o si mientras mi vieja plancha escucha cinco veces una canción y la termina cantando, la gente piensa que está buena. Entonces, si yo no escucho voces de mujeres o durante años solo suena Fabiana Cantilo cantando ‘Mi Enfermedad’, no voy a tener ganas y no me va a gustar escuchar mujeres. Es imposible que me guste escuchar al cantante de La Beriso y no a una mujer. No se registra en ningún sistema neurológico eso”.

“Es cierto que ser mujer no es solo el problema, ya que también es estar fuera del circuito monopólico, lo que visibiliza lo que va a ser la cultura del momento. Entonces, estás afuera y no figurás. Pero la realidad es que ser mujer es un plus para estar afuera, y tener carácter mucho más. La gente te nombra tres artistas de Sony, de tres estilos totalmente diferentes, que están siempre en todos lados. Así funciona la sociedad y los sellos discográficos. Me pasó a mí en el sello, ellos decían ‘ya está, la tenemos a Andrea, tenemos cubierto el cupo femenino’. Ni siquiera se fijan en qué estilo musical es o en si es que les gusta”, remarca.

Está comprobado que la mujer ocupa un porcentaje muy pequeño en el ámbito de la música
 

Desde hace mucho tiempo que la baterista lucha para hacer visible este problema, sin embargo le pone un manto de calma a la situación debido a que es consciente que aún se trata de un Proyecto de Ley, es decir que debe aprobarse. Pero esto tampoco sería una garantía absoluta si tenemos en cuenta que existe una ley, que obliga a las radios a pasar cierta cantidad de canciones de bandas independientes, que tampoco se cumple.

“Lo vengo diciendo hace muchos años, promoviendo desde mi lugar y a nadie le importa. Esta pareciera que es la única forma de romper los moldes y lograr que se hable del tema. Ahí me doy cuenta que a nadie le importa abrir la cabeza ante algo que existe, porque nadie es inocente ante el estilo de cultura que se fomenta, que también define la sensibilidad e intelectualidad de la gente. Es inevitable”, manifiesta.

Asimismo dice que “existe siempre el entretenimiento y la cultura, pero estamos en un momento en el que se mezclan las dos cosas. Cultura tiene que ser entretenimiento, ahí es donde está la falla. Además, hay otra cosa que sucede y tiene que ver con la forma de consumir música en la actualidad: los directivos de las discográficas que quedan y sus socios, no saben qué carajo hacer para conservar su escritorio, las vacaciones, el auto que cambian y las tetas de la jermu que se va a hacer. Entonces, quieren conservar eso y tironean y tironean. Eso atrasa la música y la escena, cuando podría ser algo mucho más integral, con más vuelo y, aun así seguir generando más negocio”.

Uno de los últimos proyectos en los que Andrea Álvarez trabaja guarda relación con el tema, es decir la visibilización femenina y su rol en la música. Bajo el lema Las Chicas Están Bien, prepara un documental cargado de historias y canciones. “En estos momentos estamos terminando el guion para buscar financiamiento, porque sin plata no se puede hacer nada. Hicimos un montón, pero en la película es muy poquito, por eso preparamos un teaser para sentarnos a negociar, ahora estoy trabajando con una guionista para que antes de fin de año podamos tener algo más armado”, adelanta con entusiasmo.

La idea de este film surgió luego que uno de sus amigos de toda la vida, Augusto Monk, le reiterara sus intenciones de realizar un documental acerca de su vida. “Él siempre quiso mostrar mi historia y anécdotas, pero a mí no me interesa eso, me aburre. Por eso, en un momento se me ocurrió contar, desde mi experiencia, como disparador y punto de encuentro la historia de la mujer en el rock, es decir la historia no contada. Siempre nos cuentan lo mismo: Fabi Cantilo, Claudia Puyó, y dos o tres hablando que el rock es machista y demás. Tengo 53 años y todavía me siguen preguntando por qué elegí la batería, es ridículo. A un hombre no le preguntarían por qué eligió la guitarra; menos a alguien que ya hizo una carrera, que está armado. Dudo que le pregunten ‘cómo empezaste, tus papás eran artistas’. Pareciera que las mujeres tenemos que estar justificando todo el tiempo que estamos ahí, que nos invitaron porque tenemos una historia detrás”, reflexiona.

Al tiempo que añade “viene Usted Señalemeló y no le dicen nada. No me parece mal, pero si yo teloneo a Mötley Crüe, a mi prensa la llaman cinco o seis medios para ver qué hago con ellos, cuando la historia sería otra de haber sido con Richard Coleman”.

Pareciera que las mujeres tenemos que estar justificando todo el tiempo el por qué estamos ahí
 

Esto que sucede ahora con la discriminación y los abusos no es un debate, te lo estamos contando. Entonces es momento de sentarse a escuchar lo que le está pasando a alguien que siempre fue minimizado. Y ese alguien naturalizó eso y se adaptó tanto que se olvidó de lo que tenía que hacer”, explica acerca del contenido de Las Chicas Están Bien. Según contó, la película llegará al presente, al despertar de las chicas en la música y recorrerá distintos estilos, situaciones y temáticas que rondan en tópicos como “¿te sentiste discriminada?”’ o lo que significa ser música. “No es un catálogo, pero sí es lo que a mí me gustaría conocer si tuviera 15 años y me sentara a ver una peli que me cuente qué pasó”, concluye Álvarez.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...