Interés General

“Acá lo hacemos mejor”: La historia de las primeras zapatillas de lona

Nacieron bastardas, para aprovechar el desperdicio y restos de neumáticos. El deporte las acobijó como hijas legítimas y, con el paso del tiempo, la moda las adoptó como una parte esencial.

“Acá lo hacemos mejor”: La historia de las primeras zapatillas de lona - Radio Cantilo

miércoles 13 Nov, 2019

Todo comenzó a partir de la vulcanización del caucho, un proceso inventado por un tal Charles Goodyear en 1839, que logró transformar el caucho natural, crudo, en algo mucho más duro, resistente e impermeable a partir de su mezcla con el azufre. Este descubrimiento, entre otras cosas, permitió que se emplee también para la medicina o la fabricación de lonas para la lluvia. Su utilización se volvió intensiva hacia finales del siglo XIX, con los neumáticos para bicicleta primero y, tiempo después, para automóviles.

Para 1908 un hombre de 47 años originario de Malden, Massachusetts, llamado Marquis Mills Converse había fundado su propia empresa: la Converse Rubber Shoe Company.

Desde ella se enfocó en la producción de un calzado especial dedicado al deporte que vería la luz para 1917, año en que dio a conocer la All-Star, la primera zapatilla de básquet con el que, poco tiempo después, se transformaría en un éxito de ventas gracias a las modificaciones introducidas por Chuck Taylor.

En Argentina la industria local de zapatillas estaba ligada a la empresa Alpargatas, firma que lanzó su primer calzado de goma con suela vulcanizada en 1933 a través de las marcas Grafa y Pampero. Aunque, su gran acierto se produjo en 1962 cuando hizo el lanzamiento de las Flecha, la primera gran zapatilla nacional que se volvió rápidamente parte de la cultura popular.

Las Flecha instauraron el concepto de la zapatilla capellada de lona y suela de PVC, cuando hasta entonces sólo se utilizaba calzado de cuero. Esta moderna producción, para aquél entonces, permitió que los niños y jóvenes tuvieran mayor libertad y comodidad en sus pies, además –claro- un look ajustado a la moda de aquellos años.

Se llegaron a producir un millón de pares mensuales del modelo Flecha ½ Basquet y fue así como se convirtió en el precursor de los calzados deportivos que años más tarde coparían el mercado. Flecha fue creando modelos que se convirtieron en el clásico de todos los argentinos.

Como podemos ver en la publicidad de la época también contaban con un modelo Basquet de caña alta. La frase con la que abre la publicidad, “el que corre vuela con calzado de goma Flecha”, o “Flecha, va en tu mismo sentido”  la siguieron usando muchos años después tanto en la radio como la TV.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...