Interés General

“Acá lo hacemos mejor”: el secreto detrás del gran logro de Manaos

En apenas una década y media esta bebida bien argentina logró transformarse en una de las principales competidoras de Coca-Cola, y día a día acapara mayor producción dentro del mercado interno.

“Acá lo hacemos mejor”: el secreto detrás del gran logro de Manaos - Radio Cantilo

miércoles 27 Nov, 2019

El 2 de septiembre de 2004 salió por primera veza al mercado la gaseosa conocida como Manaos. Claro, que al margen de su sabor que parece ser el elegido por una gran parte de los argentinos por sobre el de la empresa estadounidense, hay algo más que distingue a esta firma y que ha logrado conquistar nuestros corazones: el grio “¡VAMOS MANAOS!”.

Orlando Canido, dueño y creador de la empresa, tenía una fábrica de soda y distribuía distintas marcas de gaseosas. Para el año 2000 decidió meterse de lleno en el mercado y compró la distribución así como la producción de la bebida “Sao”, la cual muchos creían que era importada por su extraño nombre.

Pero poco tiempo después Canido decidió que era tiempo de comenzar a fabricar una gaseosa propia, que fuera digna de su orgullo. Así nació Manaos, una bebida cuyo nombre fue impuesto con el solo fin de parecer importada y así poder competir también con aquella que distribuía.

“Yo tenía que competir con la misma marca que había impuesto. Entonces le puse ‘Manaos’, porque también parecía brasilera. Maldigo la hora en que se me ocurrió Manaos. Le hubiera puesto ‘El Pampero’ o ‘Las Cataratas’, qué sé yo, pero no había ninguna intención de internacionalizar la marca”, diría el dueño de la firma tiempo después.

Desde la fábrica emplazada en Virrey del Pino, Manaos logró sacudir las góndolas de todos los supermercados y almacenes del país gracias a una gran e ingeniosa campaña de marketing creada por el propio Canido.

Yo inventé todo. La marca, los guiones de las publicidades, todo ¿Vieron el ‘¡Vamos, Manaos!’? Yo dije cómo tenían que hacerlo. Porque no es un ‘Vamos Manaos’ tímido ¡No! Es un ‘¡VAMOS MANAOS!’”, explica.

Sus comerciales se han transformado en una marca registrada gracias a las destacadas personalidades que participaron de los mismos como por ejemplo “El Chaqueño” Palavecino, Martín Palermo, Enzo Francescoli, Juan María Traverso, entre otras.

Con apenas 15 años, hoy Manaos es una de las bebidas más vendidas de nuestro país, algo que las grandes empresas no pueden comprender y buscan eliminar de cualquier forma. Según dijo Canido en una entrevista, las multinacionales “jamás tuvieron una competencia de igual a igual como estamos peleando nosotros. Y no saben qué hacer para pararnos. Hoy nuestro precio está un 50 por ciento más barato que una botella, del mismo tamaño, de Coca-Cola”.

Y asegura que “le competimos por precio y calidad; y por todo lo demás que es el esmero del equipo de ventas, porque una cosa es que alguien vaya a vender y te atiendan desde la puerta, y otra distinta somos nosotros, que decimos: ‘Buen día, cómo te va, cómo anda tu hija que tenía tos’. Eso nos hizo ser los número uno”.

Aunque reconoce que con el crecimiento llegan los problemas: “hemos tenido toda clase de sabotaje. Incluso nos han puesto tornillos de acero inoxidable para que descompusiera la solución de la gaseosa. En un año tuve 18 denuncias, una cada 20 días, sin poder dedicarme a pleno a mi fábrica porque tuve que ocuparme de esas denuncias que me hacían para cerrarme. Encima yo jamás había fabricado nada, ni un clavo. Una vez me dijeron: ‘Tenés que hacer planta de tratamiento de afluentes, que requiere una pileta de 60 metros de ancho por 100 de largo y 4 metros de profundidad’. Hacerla llevaba tres meses y me dijeron: ‘Tenés 72 horas’. Por suerte logré conseguir una prórroga”.

Acerca de la posibilidad de implementar una franquicia, Canido dice que “es una posibilidad. Pero nosotros a medida que crecemos en producción crecemos en extensión y todavía hay mucho para hacer en la Argentina, y me gustaría posicionarme como hizo Pagani, que es el líder de golosinas en el mundo. Pero primero él estuvo 70 años vendiendo sólo acá en la Argentina, yo recién llevo 10 años. Y hay muchos segmentos que por falta de capital no podemos llegar. Nosotros no podemos competir, por ejemplo, con el sector refrigerados. Porque cuando vas a venderle a un restaurante, un bar o un boliche te dicen: “El producto la gente lo quiere, pero traeme dos heladeras”. Y una heladera cuesta $ 10 mil, y tendríamos que comprar 100 mil heladeras, que es lo que cuesta esta fábrica. Entonces no puedo competir con las líderes por problemas económicos”.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...