Musiméride

“A veces por muy alto que pongas la música sólo puedes oírte a ti mismo”

A 25 años del suicidio de Kurt Cobain, rendimos homenaje a esta leyenda que vivirá por siempre a través de sus canciones.

“A veces por muy alto que pongas la música sólo puedes oírte a ti mismo” - Radio Cantilo

viernes 05 Abr, 2019

“A primera hora de la mañana del viernes 8 de abril el electricista Gary Smith llegó al 171 del bulevar Lake Washington. Smith y varios trabajadores más llevaban desde el jueves en la casa, instalando un nuevo sistema de seguridad. La policía se dejó caer por allí en dos ocasiones y dijeron a los trabajadores que avisaran si aparecía Kurt. A las 8.40 del viernes Smith se hallaba cerca del invernadero y decidió echar un vistazo en el interior. ‘Vi aquel cuerpo tendido en el suelo – relataría posteriormente a un periódico-. Pensé que se trataría de un maniquí. Pero entonces vi que tenía sangre en la oreja derecha. Vi una escopeta cruzada sobre su pecho, apuntándole a la barbilla”.

(…) Momentos más tarde, la policía se encargó de confirmar el rumor de que un varón joven había sido encontrado en la casa de los Cobain y la estación de radio KXRX comenzó a difundir la noticia. Aunque la policía no había identificado aún el cadáver, las informaciones iniciales especulaban ya con la idea de que se trataba de Kurt.

(…) Los centenares de perdigones que contenía el cartucho de escopeta le destrozaron la cabeza y lo desfiguraron. La policía tomó las huellas digitales del cuerpo, huellas que concordaron con las que se tenían de él cuando lo arrestaron por violencia doméstica (…) Se determinó el 5 de abril como fecha de la muerte, aunque podría haberse producido veinticuatro horas antes o después. Lo más probable es que Kurt estuviera muerto en el invernadero cuando se llevaron a cabo los diversos registros de la casa principal, algunos días antes.

En la autopsia se encontraron restos de benzodiacepinas (tranquilizantes) y heroína en la sangre. Se halló un nivel tan elevado de esta que ni siquiera Kurt –conocido por las enormes dosis que se inyectaba- podría haber sobrevivido mucho más de lo que tardó el arma en dispararse. Kurt había logrado una proeza extraordinaria (…) había conseguido quitarse la vida dos veces, empleando dos métodos igualmente mortales”.

Este pasaje pertenece al libro “Heavier Than Heaven”, escrito por Charles R. Cross, periodista que pasó horas y horas buceando entre las pertenencias de Cobain y entrevistando a sus personas más cercanas.

Intentar explicar quién fue Kurt Cobain 25 años después de su muerte, todavía resulta un incógnita indescifrable. Se trata de uno de los músicos más importantes en la historia del rock, miembro del Club de los 27, referente del sonido Grunge y, por sobre todas las cosas, un alma absolutamente incomprendida.

Creció en el seno de un hogar que parecía de película. Al menos así fue en sus primeros años donde Cobain vivió -tal vez- los momentos más felices de su vida. Sin embargo, el divorcio de sus padres activó una bomba que detonaría por completo todo lo que él conocía.

Durante su adolescencia, momento en el que terminó de formar su personalidad, convivió con el abandono y el destrato, vivió con sus abuelos, alternó semanas en las casas de sus padres, y cultivó un resentimiento hacia la sociedad que jamás podría dejar de lado.

Trabajó sin parar para lograr alcanzar el éxito. Soportó situaciones que solo aguantan aquellos que realmente están dispuestos a lograr su objetivo. Vivió en la miseria absoluta y alejó a todas las personas que realmente lo quisieron.

Convencido de ser “poca cosa”, nunca creyó realmente que podía ser la figura en la que se transformó. Ni siquiera cuando tuvo al mundo comiendo de su mano. Su relación con la industria musical fue una guerra constante y, ni hablar, de su “compañera espiritual” Curtney Love con quien compartió adicciones y peleas cotidianas, incluso, hasta después de haber nacido su hija Frances Bean.

Fue la voz de toda una generación que encontró en sus letras la manera de expresar sus angustias y frustraciones. Fue un artista que logró llevar el nuevo sonido de Seattle a lo más alto del mundo, fusionando la rebeldía del punk con la fuerza del rock. Fue un artista atormentado por los recuerdos de una infancia y adolescencia más que problemática, que encontró en las drogas la única manera de evadirse. Fue un niño que se rehusó a crecer, intentado volver al instante en el que su vida comenzó a desmoronarse. Fue un joven que en 27 años vivió más vidas que la mayoría de nosotros. Fue el líder de Nirvana. Fue Kurt Donald Cobain.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...