Interés General

A day in the life

Sir Paul llega a la Argentina y es un buen momento para recordar algunos de los hechos que marcaron su existencia.

A day in the life - Radio Cantilo

jueves 21 Mar, 2019

Cuando Macca alcanzó la fama mundial con la irrupción de The Beatles en la escena musical tenía apenas 20 años. Ya pasó más de medio siglo de eso y el bajista de los cuatro de Liverpool sigue siendo una de las estrellas más poderosas y convocantes del rock. Por lo que su vida y sus vicisitudes siempre son tema de interés. Aquí haremos un repaso de algunos de los momentos que fueron tapa.

I do care too much for money

La revista Forbes, dedicada al mundo de las finanzas, posicionó en más de una ocasión a Paul como una de las celebridades con más ganancias anuales y también como una de las mentes más brillantes de los negocios. Pero hubo una época en la que no todo fue cosechas para el beatle. Entre principios de los 70 y 2017, los derechos por las canciones que había compuesto junto a John Lennon quedaron en manos de ATV Music.

¿Cómo sucedió eso? La historia es larga, pero vamos a resumirla: pecaron de inocentes. Tras la publicación de Please please me, el manager, Brian Epstein, les propuso crear una compañía para poder tener control sobre todo lo que estaban produciendo y vendiendo. Una parte de las acciones quedaron para John y Paul; otra, mayor, para Epstein y Dick James. Pero la relación se tensó tanto que Dick decidió vender su parte a ATV. Así, se quedaron sin los derechos sobre las canciones que ellos habían hecho y que generaban millones en ventas cada año.

Más de 40 años tuvieron que pasar, con una traición de Michael Jackson mediante, para que Paul pudiera hacerse nuevamente con esos derechos. Sí, durante todo ese tiempo tuvo que pagar para interpretar las canciones que él mismo había creado. Pero tras varios cambios de dueño de la compañía y otras tantas idas y vueltas judiciales, en 2017 Macca logró recuperar el control –y las ganancias- sobre su obra. Durante 2018, se estima que facturó más de 50 millones de dólares. Qué buen negocio ser un beatle, Paul.

Paul y el 11S

La mañana en la que dos aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001, Paul estaba en el John F. Kennedy, el aeropuerto de New York. Esperaba en su butaca por el despegue de su vuelo, pero el momento nunca llegó: desde la ventanilla del avión, vio el impacto contra los edificios del World Trade Center. Pensó, en un principio, que se trataba de un simple incendio. Pero cuando un asistente del vuelo le avisó que tenían que sacarlo de allí, se dio cuenta de que la situación era grave. Pero seguía sin conocer lo que realmente sucedía en la gran manzana.

Como no podía volar, se trasladó a un hotel en Long Island. Ahí se enteró de todo. Inquieto, pensó en qué podía hacer para ayudar. Y organizó una serie de conciertos, junto a estrellas como David Bowie y Mick Jagger, entre otros, con el fin de recaudar fondos para las víctimas del atentado. Esto le valió un reconocimiento por parte de la Policía de New York, que le otorgó el reconocimiento como miembro honorario de la fuerza. Desde 2002, Paul se convirtió en uno de ellos.

Sir récords

Entre las cosas que ostenta Paul McCartney se encuentran varios récords publicados en el Libro Guiness. Uno de ellos se lo debe a “Yesterday”. La canción, incluída en Help! (1965), es la más versionada de la historia y la que más veces se reprodujo tanto en radio como en televisión.

Otro de los récords de Paul está en sus ventas: es el músico popular que más vendió en la historia. Lo llamativo de este logro es que lo tiene desde ¡1979!

Artista todo terreno

El bajo no es la única pasión de Paul, por supuesto. Durante los primeros años de la década del 80 comenzó a incursionar en la pintura. Pero fue recién en 1999 cuando se animó a realizar una muestra con algunos de sus trabajos, en Alemania. Un año después, expuso en la ciudad británica de Bristol 500 pinturas. A partir de ese momento, dejó de ser reacio a mostrar su trabajo e inauguró en diferentes puntos del mundo diversas exposiciones con sus obras artísticas.

Macca in the sky with diamonds

Si algo le faltaba a Paul era que su nombre invadiera el espacio exterior. Y lo logró. El 11 de julio de 1983, el astrónomo estadounidense Edward Bowell descubrió un cinturón de asteroides. Siete años después, le puso a uno de esos asteroides el apellido de Paul. Desde entonces, orbita alrededor del sol el (4148) McCartney.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...