Musiméride

Un día cargado de emociones en el mundo de la música

Un 4 de octubre nos dejaban Janis Joplin y Mercedes Sosa, aunque también en esta fecha Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota lanzaban “Oktubre” y “Lobo Suelto, Cordero Atado”.

Exclusivo web
Un día cargado de emociones en el mundo de la música - Radio Cantilo

viernes 04 Oct, 2019

1970

Fallece Janis Joplin en Los Ángeles, producto de una sobredosis accidental. Referente del rock y el blues, se caracterizada por poseer una voz poderosa de espíritu rebelde. Su nombre va unido a la generación del amor del San Francisco de la segunda mitad de los años sesenta. Con su voz profunda y blusera y la intensidad de sus interpretaciones, fue un icono tanto al frente de Big Brother and The Holding Company como en solitario. Pasó por los míticos festivales de Monterry y Woodstock. Su vida dura, su adicción al alcohol y la heroína acabó con ella cuando solo tenía 27 años.

1986

Oktubre veía la luz y la historia de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota cambiaría para siempre. El disco atraviesa un concepto guiado por las revoluciones sociales históricas y el contexto bélico internacional de la Guerra fría, así como también del escenario político argentino en el período de la vuelta a la democracia. El arte de tapa, diseñado por el artista plástico Rocambole, está inspirado en la Revolución rusa de 1917.

El sonido de la banda dio un cambio total con respecto al trabajo anterior. El resultado fue un estilo frío y crítico, utilizando un bajo eléctrico con influencia pop y una combinación muy creativa de sonidos y tonos menores, además de la colaboración de Daniel Melero (por entonces miembro de Los Encargados) en teclados y Claudio Fernández (del grupo Don Cornelio y la Zona) en percusión.

 

1993

Lobo Suelto, Cordero Atado es un álbum doble que fue publicado el mismo día en dos discos por separado. Ambos abordan la historia de Lupus el Lobo y Rulo el Cordero, con distintas canciones y portadas totalmente opuestas.

En el principio fue la compasión y el principio es la mitad de todo. A partir de entonces ciertas mentiras dieron vergüenza. Sucedió así: una gloria mucosa cayó del cielo y allí donde cayó se alzaron la carne del lobo y la del gemelo enrulado con hechuras de cosa humana. Sobre esta tierra mansa reinó entonces el germen verdadero de la muerte con la dulce sangre en sus fauces. Desde ese momento el nuevo diablo fue seductor sólo para la inocencia y vistió la piel de lobo diciendo:

“Corderito, soy el miedo que te muerde cuando la muerte baila sobre tus cuadriles perfumados. Cuando olfatea tu carne tibia de fetiche, de ídolo adorado que no besó la cola del primer Satán, porque nunca dejo de recordar que el sufrido viejo también fue un ángel. Corderito… no es bueno mantener al lobo hambriento (terminas con el corazón en la boca te lo digo yo, ji-ji). Vos, corderito, multiplicaste la crueldad durante milenios. No tuviste compasión. No hiciste uso del movimiento del alma que nos hace sensibles al mal que padecen los demás. Querido corderito… a partir de ahora perderás tu inocencia, pero no temas, la pérdida de la inocencia traerá belleza a tus ojos. Recién ahora podrás mirar la naturaleza con melancolía. Este lobo hechicero que soy, subirá al cielo consumido por tus palabras. Te dejaré las sobras, y aunque es verdad que hay un mundo en ellas, ascenderé con la esperanza de que no te pruebes la piel que yo gasté. Porque… corderito… ¡Aquí es el mas allá!”

Siempre tuyo, Lupus El Lobo.

PD: El próximo diluvio te vuelvo a ver.

 

Lupus, viejo amigo…

¡Ay! Si todo ese amor hubiera sido cierto… todas esas visiones… ¡Cómo nos gustaban esas naves! ¡Cómo nos gustaban! Auguraste que mi estrella se volvería un lugar inhabitable. Hiciste de todo por desengañarme, pero tu lengua es una vieja amiga mía. Me dijo más. Recuerdo una noche en el Gran Restaurant de la Naturaleza. Una noche de tierra llena en la luna. Aquella cuando mi cuerpo para vos cruzo la línea y murió a carcajada limpia. Una noche más donde mi Padre en los Cielos se merendó a tu Padre en los Cielos y el Cordero fue lobo del lobo.

Querido Lupus, caballero magistral, no es que vos me gustes, no me gusta tu trabajo ¡Un coloso goloso cometiendo brujerías de bebito! La violencia que añoras regresará en cuanto el nuevo Satán encuentre pareja… y será, quizá, la última pulsión de esta vida. Es fácil reconocer en vos los cromosomas del éxito, pero conmigo se da una rara paradoja: Pienso para mí. ¡Bah! Total el oficio de dios es perdonar. Y me coloco mi virgo de descarne. O sea, si sobrevivo ya no soy ni un cordero. Y así me veo, más de una vez, amargado como el culo de un pepino, envidiando el quilombete que vos estelarizás. No quisiera que sufrieras mi pasión ni por una sola noche.

Hasta pronto, querido amigo… perdido por perdido

Rulo, El Cordero

PD: Dame pan y dime tonto.

 

 

2009

Fallece Mercedes Sosa, un ícono nacional y referencia absoluta del folklore argentino. Tenía una problema hepático que le afectaba los riñones y los pulmones, lo que le provocó una disfunción renal progresiva complicada con una afección cardiopulmonar. Tenía 74 años.

Conocida cariñosamente como “la negra”, fue la gran voz de nuestra música, aunque jamás estuvo encasillada por el género folklore sino que también hizo aportes claves para la historia del rock nacional.

Su obra, logros personales y la significancia que tiene su nombre para nuestra cultura no pueden ser resumidos o ajustados para una breve reseña.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...