Musiméride

Quince años sin Ray Charles

El músico falleció un día como hoy pero de 2004. Entrá a la nota y repasá junto a nosotros su historia.

Exclusivo web
Quince años sin Ray Charles - Radio Cantilo

lunes 10 Jun, 2019

La década del 30 estaba llegando a su fin cuando un pequeño Ray Charles perdió la vista a causa de un glaucoma. A los cinco años había empezado a experimentar los primeros problemas para ver y a los siete ya no recuperó más ese sentido. Sin embargo, a esa edad también se produjo un cambio radical en su vida que marcaría el resto de su existencia: su familia se mudó desde su Albany natal hacia Florida y allí Ray ingresó a la Escuela de Sordos y Ciegos, donde descubrió su pasión y su talento musical.

Aunque en la escuela Ray se vinculaba con la música clásica, eran otros los ritmos que lo conmovían: el jazz y el soul que solía escuchar en la radio. Fue en esos estilos en los que decidió sumergirse principalmente, aunque en su larga carrera también incursionó por géneros como el country, el blues, el pop y el R&B.

Ray permaneció en la Escuela de Sordos y Ciegos hasta 1945, cuando la vida dio otro giro inesperado para el entonces adolescente de 15 años: su madre, que era su sostén y la persona en la que Charles más confiaba, falleció. Solo en el mundo, empezó a vagar por bares pidiendo que lo dejaran tocar, pero su ceguera, su pobreza y su color de piel lo hacían blanco permanente de abusos. En ese momento oscuro de su vida se acercó a una adicción que lo acompañó gran parte de su carrera y que le valió un puñado de arrestos: la heroína.

Férreo seguidor de Nat King Cole, Charles tenía apenas 17 años cuando logró grabar su primera pieza musical y publicarla, aunque no fue hasta un tiempo después que llegó a editar su álbum debut. Desde ese momento todo fue en ascenso para el pianista. A comienzos de los 50 se coló en los rankings de la Billboard, integró a su banda a The Raelettes y empezó a dejar atrás sus clásicas canciones góspel para meterse de lleno en el mundo del jazz. “Nunca me consideré parte del rock. Lo mío era más adulto. Mi estilo requería cantar de corazón”, explicó Charles en una ocasión.

Sus años de explosión y crecimiento estuvieron directamente relacionados con un hombre clave en la música del siglo XX: el productor Quincy Jones, reconocido mundialmente por haber trabajado, entre otros, con Michael Jackson. Para finales de los 50, Ray ya se había ganado un lugar en la escena estadounidense y en los 60 ya era una estrella de alcance mundial. En menos de 20 años había pasado de la miseria y la soledad absoluta a tener acceso a todo lo que deseara. Unos años antes de morir, en una entrevista con una periodista francesa, el pianista dijo que no le había quedado ningún sueño por cumplir en su vida.

“Debí nacer con la música dentro de mí. Siempre la he necesitado, como a la comida o al agua”, expresó una vez. Aclamado por todos como el rey del soul, Charles editó más de 50 discos de estudio, participó en un puñado de películas y su vida fue llevada a la pantalla grande en 2004, el mismo año en el que falleció. Ganador de 18 premios Grammy (incluído el reconocimiento a su carrera artística) y dueño de un estilo y de una voz que marcaron una era, su legado sigue intacto y la corona sigue siendo su propiedad. A quince años de su partida física, hoy recordamos a uno de los mejores cantantes de todos los tiempos y a uno de los compositores más talentosos de la historia. Gracias por la música, Ray.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...