Musiméride

A 36 años de “Thriller”, el videoclip que cambió la manera de hacer música

Una producción que demandó casi un millón de dólares y 13 minutos que se transformaron en leyenda. ¿Cómo fue que Michael Jackson estableció un nuevo paradigma en la industria de las canciones?

Exclusivo web
A 36 años de “Thriller”, el videoclip que cambió la manera de hacer música - Radio Cantilo

lunes 02 Dic, 2019

“Debido a mis convicciones personales, me gustaría dejar en claro que este video no se vincula con ninguna creencia en lo oculto”, Michael Jackson.

 

 

El 2 de diciembre de 1983 nuestro mayor miedo se hacía realidad, aunque de una manera poco convencional. Los zombies copaban las calles de la ciudad con un ritmo frenético y un paso de baile hipnótico, comandados por un Michael Jackson en el punto más alto de su carrera artística.

La cadena MTV presentaba oficialmente el videoclip de “Thriller”, canción homónima del disco que Jackson lanzaría semanas después y que transformaría su carrera para siempre, luego de haberlo anunciado durante días. Claro, para el recientemente fundado canal de televisión no se trataba de un corto difusión más, sino que sus autoridades podían vislumbrar en esta producción un antes y un después para la industria de la música.

A diferencia de esos viejos videos donde los miembros de la banda hacían mímica con colores psicodélicos y efectos luminosos de bajo presupuesto, el propio Jackson y el gurú de la industria musical llamado Quincy Jones, tuvieron una magnífica y costosa idea que cambiaría todo lo conocido.

El videoclip, que en realidad tiene las características de un corto cinematográfico, fue dirigido y producido por John Landis quien se encargó de romper con lo establecido para enfocarse en la historia de la canción y no tanto en el rol del cantante como el foco más destacado de la pantalla.

 

“Thriller” es una parodia al género de terror, con zombies terroríficos bailando por doquier y un maquillaje espeluznante cortesía de Rick Baker (conocido por su trabajo en “Un hombre lobo americano en Londres”). Ostenta el record de ser el primer videoclip en ser incluido en el Registro de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos por su significancia cultural, histórica y estética.

Para poder personificar al hombre lobo y –posteriormente- el zombie, el cantante tuvo que soportar hasta más de cinco horas de maquillaje ya que se había negado rotundamente a tener un doble a cargo de esas funciones. El capricho de contar la historia musical con un anclaje audiovisual debía cumplirse de forma completa o no se realizaría.

Como toda buena historia de éxito, existió una parte en la que hubo que superar un gran obstáculo y ese fue justamente la dura negociación con la discográfica Sony Music, quienes se negaban a desembolsar los más de 500 mil dólares iniciales que costaba la producción del video ya que a priori eran pocos los réditos que una compañía podía sacarle a un videoclip de 13:42 minutos por una canción que no llegaba a los seis. En total el monto ascendería a 900.000 dólares contando partidas para el rodaje, los efectos especiales en posproducción y los diez días de ensayos previos.

Luego de su estreno MTV adquirió los derechos en exclusiva y llegó a emitirlo hasta dos veces por hora, por lo que casi la mitad de su programación estaba dedicada exclusivamente a este exitoso experimento pionero en su género. De esta forma la cadena de tv logró transformarse en un gran aparato dentro de la industria musical que monopolizó y determinó el lugar que ocuparían los artistas dentro del mercado, ya que desde ese momento entendieron que para lograr más ventas había que contar una historia en la pantalla.

Gracias a la iniciativa de Michael Jackson la forma de consumir y vender música cambió por completo, las discográficas ya no apelaban a las radios como medios de difusión masivos, sino que transformaron a los músicos en actores para tener mayor rotación en la tv y así captar la atención del público joven.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...