Musiméride

A 24 años del álbum debut de Foo Fighters

Después de la muerte de Kurt Cobain, Dave Grohl se encerró a componer y publicó un disco donde toca todos los instrumentos. Conocé la historia detrás de cómo nació la banda más querida de la escena.

Exclusivo web
A 24 años del álbum debut de Foo Fighters - Radio Cantilo

jueves 04 Jul, 2019

“Tras la muerte de Kurt no quería tocar la batería ni hacer música, pero en algún momento me volvió la inspiración, elegí canciones que había escrito en los últimos cuatro o cinco años y las grabé en un estudio de 24 canales en mi casa”. 25 años tenía Dave Grohl cuando encaró el primer disco de Foo Fighters. Y este fragmento, se extrae del documental Back and Forth, donde cuenta desde su costado más íntimo cómo salió de la depresión post suicidio de Cobain y disolución de Nirvana. 

 

Si bien Grohl formó una banda después de la grabación del álbum, tocó prácticamente todos los instrumentos y en el tracklist, hay canciones que compuso incluso en el tiempo que estuvo en Nirvana. A lo largo de 1994, se metió en el estudio Robert Lang de Seattle bajo la producción de Barrett Jones, el mismo lugar donde Nirvana había grabado las sesiones de You Know You’re Right. 

 

Con las canciones bajo el brazo, Dave fundó su propio sello discográfico, Roswell, y lanzó el disco sin nombres ni fotos el 4 de julio de 1995, atribuyéndoselo a Foo Fighters. Según algunas declaraciones del músico, el nombre proviene del modo en que los pilotos aliados llamaban a los objetos voladores no identificados en la Segunda Guerra Mundial. 

 

Más tarde convocó a Nate Mendel, William Goldsmith y Pat Smear para terminar de ultimar los detalles de la obra. No existen dudas de que la banda que formó desemboca de la experiencia en Nirvana, sobre todo teniendo 25 años. Muchas de las canciones surgieron durante el proceso que vivió junto a Kurt Cobain y Krist Novoselic. Foo Fighters vendió un millón de copias y alcanzó el puesto número tres en Reino Unio y el número 23 en Estados Unidos. 

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...