×

Musiméride

A 19 años de “All that you can’t leave behind”

El décimo disco de U2 se publicó el 30 de octubre del 2000.

Exclusivo web
A 19 años de “All that you can’t leave behind” - Radio Cantilo

miércoles 30 Oct, 2019

Cuando el nuevo siglo estaba viendo la luz, U2 decidió que era momento de regresar a las bases. El clásico rock británico que había marcado los inicios de la carrera de los irlandeses en los 80, había mutado a un sonido más cercano al pop y lo alternativo en la década del 90. Por eso, The Edge estaba convencido de que su décimo disco tendría que dar un volantazo nuevamente para volver a ser los de antes luego de las críticas que había recibido Pop en 1997.

Para lograr su cometido, Bono y The Edge llamaron a dos viejos conocidos: Daniel Lanois y Brian Eno, los hombres detrás de The Joshua Tree. Y comenzaron a darle forma a un trabajo que los mantuvo encerrados más tiempo del que la empresa discográfica hubiese querido, pero que finalmente se transformó en un disco visagra para el cuarteto.

Mientras Bono se dedicaba a escribir y The Edge a componer, Brian Eno les dio una serie de sonidos que cambiarían el rumbo no solo de la grabación sino también de la carrera de la banda: la secuencia que puede escucharse al comienzo de “Beautiful day”, el gran hit del álbum. Con esa base, el cantante, inspirado por su experiencia en Jubilee 3000, plasmó en el papel una de las letras más esperanzadoras del grupo, que luego sería utilizada por Barack Obama en la campaña que lo llevó a la presidencia en 2008.

La participación de Eno, sin embargo, no terminó allí. Brian, además de la producción, se encargó de los coros, los arreglos de cuerdas y, por supuesto, los sintetizadores que podemos escuchar en el disco. Lanois, por su parte, no se quedó atrás: también le puso voz a los coros y ofició de guitarrista cuando The Edge así lo requería.

La mano de los productores, sumado a la incesante búsqueda de Bono y The Edge por encontrar el camino que los regresara a sus bases tradicionales, no solo se tradujo en un éxito de ventas sino también en incontables reconocimientos de la crítica especializada que tan solo tres años antes los había destrozado a causa de Pop. Así, All that you can’t leave behind alcanzó el podio del ránking de la Billboard y se alzó con siete premios Grammys en 2001 y 2002.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...