×

Entrevistas

Walter Lezcano: “A Calamaro le interesa lo clandestino, lo contracultural”

Llegó a las librerías “Días distintos: La trilogía del fin de siglo de Andrés Calamaro”. Una investigación que nos invita a recorrer las arterias de uno de los íconos de la música nacional en épocas de caos y destrucción. Su escritor pasó por el aire de El Beat de la Cuestión. Revivila acá:

Walter Lezcano: “A Calamaro le interesa lo clandestino, lo contracultural” - Radio Cantilo

martes 31 Jul, 2018

Walter Lezcano es escritor y periodista de rock.Tras su libro dedicado al recorrido de El Mató a un Policía Motorizado, sacó a la luz una investigación sobre el tránsito de Andrés Calamaro hasta la formación del disco El Salmón (2000).

Cuchi: No leí muchas entrevistas sobre “Días nuestros” pero sí muchas sobre tu oficio de escritor, y me llamó la atención que has dicho más de una vez que hay pocos periodistas de rock yendo al lugar de los hechos, a donde el nervio está latente. Vos, ¿seguís haciendo eso?

Walter: Digamos que todavía no saqué el carnet de adulto. Aquellos que no tenemos hijos, horror esclavizante, o trabajos que te lo impiden, sigue siendo posible descubrir la noche.

Cuchi: ¿Cuál fue el último recital de Andrés al que asististe?

Walter: Fue el último que hizo en el Gran Rex, el año pasado. Un Calamaro distinto, que está con otra búsqueda. Se pueden ver matices en sus canciones, está en una etapa más interpretativa. Es otro Calamaro al que pueden ver en “Días Distintos”.

Cuchi: ¿Qué hubo allí, días explosivos?

Walter: Si, me gusta eso que decís. Son los años peligrosos de Calamaro. Hubo un proceso de “autodestrucción”, relacionado con lo corporal, con romper los límites de la canción pop-rock, y el país también estaba en destrucción, ahí por 2000, 2001. Creo que Calamaro hablaba de ese país que se estaba rompiendo. Mientras él había logrado un éxito tremendo con “Alta suciedad”, llegó a hacer “El Salmón” en la pieza de un hotel. Ese proceso de precarización y despojamiento lo estaba viviendo el país.

Cuchi: Le sumo la necesidad que veo de Calamaro a volver a lo “Indoor”. Hacer puertas adentro. ¿Puede ser?

Walter: Sí, totalmente. Hubo varios factores que sumo. Primero, el tema de las drogas. El segundo es que Calamaro es hijo de los 70´s y le estaba pegando fuerte el milenio. Para nosotros no era nada, pero para él fue mucho. Y el tercero, un poco fue ir en contra del estatuto del rock e y ponerse en función de lo que estaba pasando en el país en ese momento. El corte de difusión, que fue “El Salmón”, habla del paco, de Yabrán, de “una montaña de horror”. Ese fue el corte. Y era la punta del iceberg.

Es impensado para un artista pop después de “Alta suciedad” ir a “El Salmón”. En ese proceso de desborde, inconciencia, violencia y autodestrucción, Calamaro encontró una obra de arte. En cierta manera, demuestra que el arte necesita esos caminos de excesos.

Facundo: En el proceso, ¿encontraste algo nuevo, algo que no sabías?

Walter: Un libro de estas características se empieza por amor, y termina como una obsesión.  En principio, Calamaro es mucho más que un letrista. Sabe grabar, tiene un oído increíble y tiene un conocimiento técnico impresionante para todo lo que implica el proceso de grabación de un disco. Después, el conocimiento que tiene de otras artes por fuera de la música; la psicología, las artes plásticas, la pintura. Y tercero, cómo utilizó las drogas en un proceso creativo, en términos de cómo se puede expandir nuestra conciencia. Todo eso lo fue poniendo a Calamaro en otro lugar. Y un poco es acercarse al fuego, a ver qué pasó, cómo hizo ese proceso de creación.

Cuchi: Calamaro parece que ahora tiene capacidad para entrar y salir de La Matrix. Aparece en Twitter y tira conocimiento de todo tipo. Se mete en alguna polémica y sale. Encontró ahí un lugar. ¿Ese Calamaro estaba en esos discos o apareció ahora?

Walter: Sinceramente, sin ponerlo en un lugar de fantasma, anticipó el desborde de internet. Hizo su aporte a lo que sería el streaming con la cantidad de grabaciones que entregó a Soundcloud. A él le gusta tener esos dos pies. Ahora está de DJ, en FM “La Patriada”, y lo hace gratis. Le interesa lo clandestino, lo ilegal, lo contracultural y todo aquello que se usaba en los 70´s. Todo eso suma para que exceda ampliamente la etiqueta de músico.

Hacé click en el reproductor y disfrutá la entrevista completa:

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...