×

Interés General

Viernes de Vinilo: Pink Floyd “The Wall”

El vinilo de este viernes no necesita mucha presentación. Cerramos la semana haciendo girar uno de los mejores álbumes de todos los tiempos;

Viernes de Vinilo: Pink Floyd “The Wall” - Radio Cantilo

viernes 11 May, 2018

En la gira “In the Flesh Tour”  Pink Floyd tocó en un estadio grande por primera vez.  Años después, Roger Waters recordaba: “No me gustó demasiado porque se convirtió en un evento social en lugar de una relación más controlada y normal entre los músicos y el público “. Algunos miembros de la audiencia lanzaron fuegos artificiales, lo que llevó a Waters a dejar de jugar y a retarlos.

En julio de 1977, en la fecha final en el Estadio Olímpico de Montreal, un grupo de fanáticos ruidosos y emocionados cerca del escenario irritaron tanto a Waters que escupió a uno de ellos. El guitarrista David Gilmour se negó a realizar un bis final y se sentó en la caja de resonancia, dejando a la banda con el guitarrista de respaldo Snowy White, para improvisar un  triste blues de doce compases. Esa noche, Waters habló con el productor musical Bob Ezrin y con el amigo psiquiatra de Ezrin sobre la alienación que estaba experimentando. Expresó su deseo de aislarse construyendo una pared en el escenario entre los artistas y el público: “Seguí diciéndole a la gente en esa gira, ‘realmente no estoy disfrutando esto … hay algo muy malo en esto´”. 

De cara a un nuevo inicio de proceso creativo, la banda se reunió en el Britannia Row Studios donde Waters presentó dos nuevas ideas para álbumes conceptuales: un Demo de 90 minutos con el título tentativo de “Bricks in the Wall” , y la segunda llamada “Los sueños de un hombre en una noche”, donde hablaba sobre el matrimonio, el sexo,  los pros y contras de la monogamia, y la vida familiar o vivir en la promiscuidad. La banda eligió la primera opción; (el segundo se convirtió en el primer álbum en solitario de Waters, “The Pros and Cons of Hitch Hiking” algunos años después).

El relato en The Wall:

El álbum es una ópera rock que explora el abandono y el aislamiento simbolizados por un muro. Las canciones crean una historia aproximada de los acontecimientos en la vida del protagonista:  Pink (que se presenta en las canciones “In the Flesh?” Y “The Thin Ice”), es un personaje basado en Syd Barrett y Roger Waters, cuyo padre fue asesinado durante la Segunda Guerra Mundial, cosa que creó el paralelismo con el padre de Pink, que también muere en una guerra (“Another Brick in the Wall”)(Parte 1)”, en esa canción Pink comienza a construir una “pared” metafórica a su alrededor. Es oprimido por su madre sobre protectora (“Madre”) y atormentado en la escuela por maestros tiránicos y abusivos (“The Happiest Days of Our Lives”). Todos estos traumas se convierten en “ladrillos en la pared” metafóricos (“Another Brick in the Wall (Parte 2)”).

El protagonista finalmente se convierte en una estrella de rock: sus relaciones se ven afectadas por la infidelidad, el consumo y los estallidos de violencia. Cuando se casa, pareciera completar su “pared” (“Empty Spaces”). Pero mientras está de gira en Estados Unidos, trae a casa a una groupie después de enterarse de la infidelidad de su esposa. Rumiando sobre su matrimonio fallido, destroza su habitación y asusta a la groupie en un ataque violento de ira (“One of my Turns”). A medida que su matrimonio se desmorona (“Do not Leave Me Now”), rechaza a todos los conocidos como “solo ladrillos en la pared” (“Another Brick in the Wall” (Parte 3)) y termina de construir su muro (“Goodbye Crue World “), completando su aislamiento, lejos de todo contacto humano.

Oculto detrás de su pared, Pink se deprime gravemente (“Hey You”) y comienza a perder toda la fe (“Vera”). Para lograr que se desempeñe, un doctor lo medica (“Comfortably Numb”). Esto resulta en una actuación alucinante en el escenario donde él cree que él es un dictador fascista actuando en conciertos similares a los mítines Neonazis (“The Show Must Go On”), en el que pone a los camisas marrones a los fanáticos que considera indignos (“In The Flesh”). Al darse cuenta del horror de lo que ha hecho (“Waiting for the Worms”), Pink se siente abrumado y empieza a desear que todo lo que le rodea simplemente frene (“Stop”).

Mostrando emoción, es atormentado por la culpa y se pone a prueba (“The Trial”): su juez interno le ordena que “derribe la pared”, abriendo a Pink al mundo exterior (“Outside the Wall”).

El álbum da vuelta al círculo con sus palabras de cierre “Is not this where …”, las primeras palabras de la frase que comienza el álbum, “… we in?”, Con una continuación de la melodía de la última canción que insinúa la naturaleza cíclica del tema de Waters.

El álbum incluye varias referencias al ex miembro de la banda Syd Barrett, incluyendo “Nobody Home”, que hace alusión a su estado durante la fallida gira estadounidense de Pink Floyd en 1967, con letras como “ojos salvajes y deslumbrantes”, “la obligatoria permanente Hendrix” y “bandas elásticas manteniendo mis zapatos”. “Comfortably Numb” se inspiró en la inyección de Waters con un relajante muscular para combatir los efectos de la hepatitis durante el Tour In the Flesh por Filadelfia.

El disco fue concebido en un mar de problemas internos: fuertes conflictos entre Waters y el resto de la banda, rupturas matrimoniales, tensiones con el productor Bob Ezrin, quiebres financieros hasta el paso al costado dado por el tecladista Rick Wrigth cuya tarea fue completada por sesionistas. Nunca mejor dicho que “a pesar de todo”, los más de 11 millones y medio de copias lo ubican entre los discos más vendidos de la historia, ubicado en el nº 87 de los mejores de todos los tiempos.

Dale Play al reproductor, y escuchalo a Marcelo Villano con Viernes de Vinilo en Amanece Ferpecto.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...