Interés General

Un robo con gen argentino y en pantalla grande

Ariel Winograd, el realizador y director de cine, llevará a la pantalla grande lo que muchos –incluso él mismo- llamaron "El Robo del Siglo": el asalto al Banco Río de Acasusso craneado por Vitette Sellanes, Araujo y compañía.

Un robo con gen argentino y en pantalla grande - Radio Cantilo

jueves 11 Jul, 2019

El 13 de enero de 2006 cinco ladrones entraron a la sucursal del Banco Río de Acasusso, en San Isidro, con un plan perfecto. Uno vestía un traje gris, otro parecía un médico y un tercero se animó incluso a una peluca rubia.

El grupo arrancó con una supuesta toma de rehenes que mantuvo en vilo a medio país toda esa tarde, y a unos 200 policías y al Grupo Halcón apostados afuera. En el tiempo que llevó el “atraco”, con negociación y amenazas histriónicas de violencia (que no iban a concretarse ni remotamente), todo fue muy confuso y con un final improbable: por los desagües subterráneos, en dos gomones, huiría la banda con su suculento botín y el plan consumado.

No es exagerado decir que fue un robo cinematográfico. Algunos incluso lo calificaron como uno de los atracos más inteligentemente planeados en el mundo. Ariel Winograd estaba convencido de eso, y más aún cuando se encontró con Sin armas ni rencores, de Rodolfo Palacios, el libro que cuenta la historia de cada uno de los personajes que se involucró en el robo.

El realizador y director de cine decidió encarar su proyecto: llevar al cine lo que muchos –incluso él mismo- llamaron “el Robo del Siglo”. “Mi involucramiento llega a partir del libro, y de la motivación de los productores de la película, Alex Zito, Juan Pablo García, entre otros, que somos amigos hace mucho años. Lo más interesante fue el embarrarse a conocer mejor la historia, que es justamente el desafío de la película: todo el mundo conoce la historia y el final, pero no conoce los detalles”, cuenta Winograd.

De ahí que “el desafío narrativo cinematográfico es contar el cómo se hizo, que es absurdo, inverosímil, creíble e increíble a la vez”, detalla. El director, reconocido en el mundo de la comedia, asegura que El Robo del Siglo es comedia con una trama de mucha tensión, con personajes que tienen mucha humanidad cada uno, pero que no fue su objetivo mostrarlos “como héroes”, sino “tratar de entender el por qué de cada uno”.

Tal fue el desafío de Guillermo Francella, Diego Peretti y Rafael Ferro, entre otros, que de alguna manera también formaron una “banda” de actores con una profunda búsqueda de su respectivo personaje, que fue riquísima. “Esto implicó reunirnos con Fernando Araujo, que fue el cerebro de la banda y escribió guiones para la película. Implicó también ir al túnel, como se metieron ellos, filmar en ese túnel, investigar. Hubo un trabajo muy fuerte periodístico antes de poder llevarlo a la realización, y fue muy divertido como proceso”.

“Después, hubo que recrear un banco totalmente de cero. El Banco Río no existe más. Además, ¿quién te va a dejar robar un banco? Buscamos una concesionaria de autos con una gran similitud, y después, ¿cómo hacer la escapada por el túnel? ¡Había que construir un túnel! Fue una producción enorme para lo que son los parámetros de este cine. Los desafíos en este sentido fueron muy altos y riesgosos, y salieron muy bien por suerte. Pero honestamente fue una bomba hacer esta película“, sintetiza al final.

Winograd reconoce que este film le posibilitó ensamblar comedia, con toques de suspenso, de thriller, y también del género policial. Para ser estrictos, El Robo del Siglo se rotula como caper movie (“película de atraco”) y Buddy movie (“película de amigos”).

Sin dudas, a medio año del estreno, las expectativas ya son altas y hasta el propio Luis Mario Vitette Sellanes, la cara y la voz visible del robo, declaró sentirse “mimado y halagado” cuando supo de la realización del film. Producido por AZ Films, MarVista y Viacom-Telefé, será estrenado por Warner en enero de 2020.

El realizador, visiblemente cautivado por la historia, habla de la concreción de un gran sueño. Y le gusta decir que su obra tiene el gen argentino, “en el buen sentido y el mal sentido”. “Cuando conocés la historia, te enterás que algunos eran más ladrones que otros en la banda, pero es un robo a lo argentino. Nosotros elegimos estos actores, y ellos eligieron cómo contar esta historia y pusieron la vida en esto. Es una película que tiene todo para ser muy atractiva para el público. Si bien nunca se sabe y no hay fórmulas en esto, sí puedo decir que dimos todo”, asegura Ariel, quien seguramente después de la charla vuelque otra vez su energía en la etapa que le sigue al rodaje: la de montaje.

“Este no es un momento de relax, sino de cambio de energías. En el rodaje trabajás con 200 personas y con los desafíos del trabajo diario de cómo mejorar las escenas y construirlas mientras están sucediendo. Ahora, en la etapa de montaje, volvés a escribir la historia a partir de lo filmado, a cortarla, a armarla, ver qué cosas funcionan, o qué cosas que creías que funcionaban no son tan necesarias. Es un trabajo ya no tan adrenalínico, pero sí más cerebral: volvés a disfrutar de la película, la odiás, la amás. Es espectacular también este proceso”, define. Los resultados estarán en pantalla grande el 14 de enero de 2020.

Será 14 años y un día después de aquel “plan perfecto”: armas de juguete, disfraces, 60 millones de dólares y una increíble astucia. En palabras de Winograd, “la combinación de un atraco y una obra de arte”.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...