Interés General

Tres años de Radio Cantilo y de Rock con el Ruso Verea

En el mes aniversario dialogamos con los conductores y compañeros que dibujan la identidad del medio. Compartimos la mirada de un animal de radio y referente indiscutido.

Exclusivo web
Tres años de Radio Cantilo y de Rock con el Ruso Verea - Radio Cantilo

martes 16 Jul, 2019

Radio Ruido es un viaje entre el más rancio blues y el Heavy Metal. Y es mi viaje. Tengo 62 y soy un neurótico. O te lo bancas o cambias. Pero no de macho, de noche. Es ruido antes de acostarte”. Verea mira a los ojos y sin pestañar. El cartel que nombra al estudio en donde hará su programa en unos minutos lleva su nombre. Pareciera ni siquiera tener que pensar frente a ciertos interrogantes, como si las respuestas hubiesen aparecido y quedado guardadas en las mangas de la campera de cuero. Una vida de música y casi tres décadas de radio le dieron el aval que no muchos en los medios se ganan del entorno. Lleva tres años exactos en un medio de comunicación nuevo que se organiza bajo su ala y carisma, con una idea como norte. “Empezar por una radio con rock, y hacerla de rock”.

“Ahondamos en el avance y en las reuniones con el primer director. Se venía muy serio, primero quería a BB Sanzo temprano y a mi más tarde. Y si pienso en qué cambiamos, es en que mejoramos. Pusieron a trabajar conmigo a Laura, que tiene muchísima experiencia, y a Vanesa, y me dijeron que cuando la conozca iba a entender por qué tenía que trabajar conmigo”, dice el Ruso sobre esos primeros días. Si viaja en el tiempo, encuentra una basta lista de grandes mujeres de la radio que lo acompañaron en distintos momentos y proyectos: “Siempre laburé con mujeres. Alicia y Gaby. Después con Claudia y Miriam, y después con Laura. Hoy con Vanesa (su productora) tengo una relación que va mucho más allá de la producción. Tiene que ver con algo personal y eso le agrega bastante al estar acá”.

La experiencia y la edad para el Ruso son algunas de las llaves que hacen de su vivencia en Radio Cantilo un camino distinto: “Esto es un clima diferente en un tono diferente. No es el avasallamiento y la locura de Rock & Pop. El Heavy Rock & Pop termina en su punto más alto. (Algo difícil de explicar, pero muy fácil de entender). Hoy uno lo hace más amable, por una cuestión de edad”. Sin embargo, hace tres años o hace cuarenta, siempre lo entendió como una aventura: “Yo era el tipo que vendía discos, futbolista, pintaba casas y veía como se movía la vida ante la alternativa de una familia que me miraba como ‘el sin futuro’. Sí, nunca se llevó una materia, tiene una comunicación bárbara, pero ‘qué carajo hace este pibe’, y el día que cambie el dólar ¿cómo vive? Bueno, al día de hoy con mi mujer somos sostenedores de un montón de quilombos, y no tengo respuestas desde un lugar cruel del tipo que le dice a la familia acusadora ‘acá me tienen’. Y siempre fue así. Una madrugada llegué después de vender discos y de que Quique Prosen me proponga hacer radio y mi mujer me dijo: ‘la verdad, nunca te vi hacer algo que no tengas ganas’ y le dije que me iba a animar, porque si jugué al fútbol por qué no iba a hacer radio”.

No solo se animó, sino que dejó de vender discos para la radio que luego lo vio liderar la madrugada. “Las primeras veces que aparecí como invitado de Bangkok, y más allá de los miedos lógicos, lo que recuerdo es la aventura. Las aventuras son lindas por eso, porque te acordás la aventura, y si precisa detalles, ya no es lo mismo. En mi recuerdo fue una aventura el comienzo. El problema es cuando te dicen que estás primero. Me pasó lo mismo con el fútbol. ¿Y ahora qué? Ahora sé vos. El punto es qué es lo que les pasa a los demás. Yo había dejado de ser el que vendía discos, y tenés que ver si tu caparazón te ayuda o te esconde”.

Si bien los medios invitan a la competencia descarnada, para el Ruso puede ser diferente: “No tuve muchas escenas de ego. Tuve otras cuando me convertí en Ruso Vera de Heavy Rock & Pop, pero el fútbol me ayudó mucho con eso. Cuando dejás de ser el arquero que tiene chances y pasás a ser el arquero, los otros dicen ‘¿y este?’ En la radio pasa más o menos lo mismo. Con la diferencia que vos competís, pero no hay roces, no hay enfrentamiento ni partido, no hay tabla de posiciones. Todo lo que puedas lo ponés en competencia, pero yo no podría aferrarme a eso. Pero hay un punto que termina siendo determinante, y es cómo te volvés a tu casa. Ahí viene un problema muy grande. Hay muchísima gente que por estar en los medios se vuelve a su casa como el culo. Que se lo planteen”.

Tanto la música y la radio como el periodismo deportivo, hicieron a Verea trabajar para la gran mayoría de los grandes medios de comunicación, por lo que su funcionamiento, hilos y manejos, no le resultan ajenos o desconocidos: Los medios muy importantes son parte del poder, fueron comprados por el poder, y necesitan funcionales. Y después está la devastación de lo relacionado con un buen aire. Si hay algo que nos han hecho es acostumbrarnos a vivir como el orto. La isla de la fantasía no existe, y nosotros no esperamos el avión, pero sí sabemos que estamos en la isla”.

Para el Ruso la resistencia es rockera y directa: Hay un tema de Manal que se llama “Oxidarse o resistir”, y nosotros estamos tratando de resistir para no oxidarnos, para que el derrumbe no nos ataque, y agrega: “Yo siempre uso la frase de que la resistencia es la música. Y la lucha no tiene que ver solo con la lucha. Hay que volver a casa fuerte. Eso es lo que te deja mañana seguir pensando en cómo resistir. Resistir no es entregarse”.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...