×

Interés General

El día después de la polémica: la maquinita de la estafa piramidal y la responsabilidad de los famosos

Qué es y cómo funciona el sistema de venta piramidal. De qué se trata el producto de la maquinita que despertó la polémica y cuál es el rol de los personajes públicos en esto.

El día después de la polémica: la maquinita de la estafa piramidal y la responsabilidad de los famosos - Radio Cantilo

miércoles 20 May, 2020

¿Quién no quiere hacerse unos pesos en tiempos de economía dificil, que para este país es siempre? Si te ofrecen una estructura de negocios en la que podés ser tu propio jefe, administrar tus tiempos, ser libre y hacerlo desde la comodidad de tu casa con ganancias maravillosas, ¿cómo rechazar esa tentadora propuesta? La clave está en que hagas una inversión y vendas un producto, pero no sólo eso, sino que sumes a más personas a esta estructura, quienes a su vez deben sumar más personal que venda y a quienes vender, porque ahí es cuando empiezan a aparecer tus ganancias. Y ahí caes, inocentemente y por necesidad en una estafa piramidal.

Las empresas multinivel (donde hay revedendedores, se asciende de categoría por puntos, etc) son muchas y muy conocidas pero la legitimidad del proceso se torna gris cuando tus ganancias dependen de traer gente a este círculo y ya no de vender un producto. Las personas que quedan más abajo en la pirámide no tienen las ganancias prometidas, y hasta llegan a endeudarse para cubrir el gasto inicial como mínimo.

Esta semana se destapó una olla que venía haciendo presión hace un tiempo entre personas que promueven un tratamiento responsable en el cuidado de la piel y vienen advirtiendo. La promoción de una máquina para limpieza del rostro y otra para suavizar la celulitis está en cada inicio de redes sociales. Las influencers (famosas de todas las áreas con muchos seguidores en redes sociales) son las caras visibles de todo esto. Son quienes, con su imagen, su credibilidad, el poder de convencimiento, arrastran a personas a este entramado, que si fuera simplemente la compra de un producto con un increible sobreprecio, vaya y pase, pero en estos casos suman la necesidad a quien compra de revender, de hacer una inversión de dinero que, probablemente no tenga, para poder encarar el negocio. Estas estructuras piramidales aparecen como una oportunidad para crecer económicamente en especial en un contexto de crisis económica y quienes pierden son los que más necesitan justamente de esas oportunidades.

Podemos pensar en cómo la importancia de cómo las personas poderosas en redes sociales manejan su comunicación. Con una gran cantidad de seguidores, viene una gran responsabilidad. 

 

Espejito, espejito…

Cuando un producto para la belleza promete cambios corporales para llegar a un ideal, el costo nunca es mínimo. Polvos para eliminar carbohidratos, píldoras para adelgazar, batidos, un cepillo con pilas que te hace más joven son de la misma familia y tienen objetivos similares: la venta de esa imagen de mujer hegemónica a que nunca vamos a alcanzar, y la frustración que nos lleve al consumo de más productos mágicos del estilo. Nos exigen a las mujeres responder a standares imposibles de belleza cueste-lo-que-cueste. Y en la desesperación muchas caen y el riesgo puede implicar graves problemas de salud.

El rol del personaje público

Aunque muchas famosas no lean la problemática desde este lugar, es interesante analizar el rol de los personajes públicos que recomiendan, venden y apoyan un producto que no tiene aval de la comunidad médica. “Yo solo lo recomiendo porque a mi me funcionó, pero no soy médica, no me hagan cargo”, gritó Yanina Latorre en su programa, desligándose de toda influencia en los consumos, de responsabilidad ética en incluso formar parte de una red de negocio que necesita de muchas mujeres comprando para hacer crecer sus ganancias. Hay un doble interés poco claro, y una absoluta falta de sentido de la responsabilidad como figura pública que por estos días solo generó decepción.

Ante todo es interesante evidenciar estas estructuras de mercado, de negocios y de falsas promesas para recordad algo aplicable a futuros casos: cuando la promesa es demasiado atractiva y todo parece demasiado bueno para ser verdad…desconfiá, porque es muy probable que no lo sea.

Dale Play al análisis completo en Total Normalidad.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...