Interés General

Terapias alteradas: Arturo Pérez-Reverte

Reviví en esta nota el repaso por una de las historias más reconocidas del español.

Terapias alteradas: Arturo Pérez-Reverte - Radio Cantilo

lunes 14 Oct, 2019

El club Dumas es una historia particular que escapa de lo que escribe Arturo Pérez-Reverte, un autor español poco asociado a las historias de horror. Esta novela, publicada en 1993, trata de una historia contemporánea cuyo eje central son los libros como objetos preciados. Varo Borja, el protagonista, es un hombre millonario que contrató a Corso, un detective de libros, para buscar una serie de impresiones perdidas por el territorio europeo. El relato, entonces, navega por el viaje de Corso y su intensa investigación. Los libros en cuestión están escritos en latín y poseen entre sus páginas distintos esquemas cuyos detalles llevan a un ritual para invocar al demonio mediante los escritos:

“—Negra es la escuela de la noche —oyó decir a Varo Borja. Seguía arrodillado en el centro de su círculo y le daba la espalda, abandonándolo a su suerte. Corso se inclinó hacia una de las bujías para aplicar la llama al extremo de la hoja con el grabado I y las nueve palabras invertidas escritas en su reverso. Después dejó arder entre sus dedos las torres del castillo, la montura, el rostro del caballero que, vuelto hacia el espectador, aconsejaba silencio. Por fin dejó caer el último fragmento, convertido en cenizas un segundo más tarde, viéndolo alejarse y ascender en el aire caliente de las velas encendidas por la habitación. Entonces penetró en el círculo, acercándose a Varo Borja.

—Quiero mi dinero. Ahora.

El otro lo ignoraba, perdido en las sombras que parecían poseerlo cada vez más. De repente, inquieto, preocupado por algo, cual si la disposición de objetos en el suelo no fuese la esperada, se inclinó para rectificar la posición de algunos de ellos. Luego, tras breve duda, empezó a encadenar palabras en siniestra plegaria:

—Admai, Aday, Eloy, Agla…

Lo agarró Corso del hombro, zarandeándolo con violencia; pero Varo Borja no mostró emoción, ni temor. Tampoco intentaba defenderse. Seguía moviendo los labios al modo de un sonámbulo, o un mártir que orase, ajeno al rugir de los leones o al hierro del verdugo.

 —Por última vez. Mi dinero.

Era inútil. Sólo encontró ante sí unos ojos vacíos, pozos de oscuridad que traspasaban su imagen sin verla; inexpresivos y fijos en las simas del reino de las sombras.

—Zatel, Gebel, Elimi…

Invocaba a los diablos, comprendió Corso, estupefacto. Plantado en mitad de su círculo, ajeno a todo, a su presencia allí e incluso a sus amenazas, aquel individuo estaba invocando a los diablos por su nombre de pila, como si tal cosa”.

Pérez-Reverte refleja en esta obra, al igual que en otras de su repertorio, su fascinación por Los tres mosqueteros y por Alejandro Dumas, su escritor. En El Club Dumas, precisamente, ahonda más en la vida de este autor. Conocé más de las historias de este español que relataron en la última edición de Una Clínica de Todo. ¡Dale play!

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...