×

Interés General

Teatro vivo y on line: se estrenó el unipersonal La Tortuga

El sábado último La Tortuga tuvo su estreno on line en una plataforma especialmente creada para contenidos y realizaciones artísticas on line. Como contó su director Marcelo Allasino a Ciudad Despierta, fue la primera experiencia escénica con la artista en vivo, y transmitida en vivo y en directo por Internet.

Teatro vivo y on line: se estrenó el unipersonal La Tortuga - Radio Cantilo

jueves 28 May, 2020

Estaba a punto de estrenarse en El Camarín de las Musas y llegó la cuarentena. La tortuga había hecho su primer estreno en la ciudad de Rafaela, Santa Fe, y se preparaba para los espectadores porteños. Lejos de desanimarse, su autor Marcelo Allasino y su actriz protagónica Matilde Campilongo se mantuvieron en contacto, resguardados cada uno en su casa.

Por entonces, Matilde no imaginaba que ese mismo refugio serviría de escenario teatral dos meses después. Pero era absolutamente posible. La obra trata de una mujer que se reencuentra a través de una llamada por Skype después de 30 años con su mejor amiga de la adolescencia, y mantienen una conversación en la que se destapan distintas emociones, estados de ánimo y problemáticas. El pasado de la protagonista se vuelve presente. Surgen planteos sobre la soledad, la maternidad no deseada, sus relaciones afectivas, el deseo, la muerte.

“Lo cierto es que teníamos una gran ventaja y una gran sincronicidad con el universo, porque la obra ya tenía incorporada la videollamada en su esencia”, relata Allasino, autor y director del unipersonal y director del Instituto Nacional del Teatro hasta el año pasado.

Era un desafío: Matilde debía reacondicionar una habitación de su casa, ocuparse de la luz, de la cámara, el montaje… y de su papel. Y lo hace brillantemente. El sábado último La Tortuga tuvo su estreno on line en Teatro Uaifai, la plataforma especialmente creada para contenidos y realizaciones artísticas on line. Fue la primera experiencia escénica con la artista en vivo, y transmitida en vivo y en directo por Internet.

Precisamente, eso distingue a La Tortuga de otras realizaciones: no es el registro de una obra en teatro que se transmite por Internet. Es teatro vivo on line. Acaso la primera experiencia que contagiará a otros artistas y directores para materializar sus proyectos mientras dure el aislamiento.

“Nos sentimos súper afortunados de tener esta joya en nuestras manos, como nos dijo nuestra agente de prensa: esto es algo que no se está haciendo y va a contagiar a otros dramaturgos a pensar en obras que vayan por este lado. Así que le dimos forma virtual a una obra escénica”, cuenta su creador. “Teníamos la posibilidad de ensayar por videoconferencia tal cual le pasa al personaje de la obra. Y nos empezaron a pasar cosas que antes nunca habíamos explorado”.

Claramente, las posibilidades que brindaba La Tortuga fueron un gran estímulo, que generaron también en su creador cierta fascinación con el punto de vista extremadamente íntimo que proporcionaba la cámara y su cercanía con el personaje. “Ver a la actriz en un primerísimo primer plano, empezar a evaluar qué mostrar y qué no mostrar, ensayar por videollamada, que la función sea desde su casa, todo era súper innovador. Y el trabajo de Matilde es muy conmovedor, es un carrusel de emociones, en una obra que tiene un tinte dramático pero también momentos de mucho humor”, cuenta a su vez.

La obra, que inició el sábado su temporada, tendrá este jueves su segunda función en vivo y su director no descansa. El 31 de mayo estará estrenándose una segunda obra (Aspiro a Hitchcock, de Agustina Prato) en la misma plataforma, teatrouafai.com, además de hacer ya oficial una convocatoria para los directores y colegas que deseen presentar su proyecto para concretarse on line, con uso de ese espacio.

“Queremos que la gente se entusiasme y se abra a otros autores. Estamos inventando nuevas formas, como integrantes de esa comunidad global nos estamos repensando en este momento, obligados por la pandemia, como nunca nos había pasado, intentando que esto tan oscuro y lleno de tristeza tenga un intersticio de luz para poder transformar esta oscuridad en algo bueno”, reflexiona Allasino.

¿Es posible pensar que se avecinan nuevas formas de expresión artística, nuevos formatos con sustento en la tecnología? El dramaturgo tiene una posición clara al respecto: “Cuando desarrollamos el proyecto reflexioné mucho acerca de cómo la tecnología a lo largo de la historia de la humanidad ha influenciado a las artes escénicas. Siempre frente a la aparición de nuevas tecnologías el teatro se ha visto movilizado y puesto en cuestionamiento acerca de su efectividad, su verdadera razón de ser, su concepto más profundo. Pero siempre sobrevive. Afortunadamente, desde hace 2500 años es y seguirá siendo lo mismo: un hecho vivo que acontece de manera única e irrepetible entre artistas vivos en escena y espectadores vivos del otro lado”.

Para Marcelo, “la tecnología lo que ha hecho con su aparición es sumarle posibilidades y ampliar la experiencia, que el teatro se vuelva más popular y pueda llegar a más gente”.

De algún modo, con su reflexión invita a tomar las circunstancias que se viven en el mundo entero a raíz de la pandemia y en este sentido convoca a “seguir pensándonos”.

“Esto tiene que ayudarnos a aprovechar lo que la tecnología nos brinda para abrirnos a nuevas formas de expresión. Veinte años atrás nunca hubiéramos pensando que a través de Internet y las redes sociales nos íbamos a comunicar como nos comunicamos hoy. Entonces, así como el chico que me vende las verduras orgánicas que cultiva en su huerta piensa cómo le puedo pagar con un link y él enviármelas a domicilio, nosotros en lo nuestro tenemos que repensar también”, grafica.

La tortuga tendrá dos funciones más esta semana: el jueves 28 y el sábado 30 de mayo, a las 22 hs. El público podrá reservar o adquirir su entrada a 350 pesos sólo con ingresar a la plataforma de Teatro Uaifai, y hasta tendrá la posibilidad, una vez finalizada la obra, de interactuar a través de alguna aplicación con el equipo de realización de la obra tal como ocurre en la “no virtualidad”.

“Lo más difícil será que después del estreno no vamos a poder abrazarnos con la actriz”, admite Allasino.

Abrazo que, sin embargo, no se anula sino que se posterga y que, posiblemente, después del recorrido de la obra, alcance más fuerza.

 

 

Quizás te interese

El infierno de Conneticut

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...