Interés General

Steve Albini: el productor musical que pateó las reglas de juego

Hoy le tocó al "anti productor". El padre del noise, líder de "Shellac" y autodefinido como "ingeniero de sonido", apareció en en la Clinica del Doctor B. ¡Mirá!

Steve Albini: el productor musical que pateó las reglas de juego - Radio Cantilo

viernes 05 Jul, 2019

Steve Albini (nacido Steven Frank Albini, el 22 de julio de 1962, en Pasadena, California, Estados Unidos) es un ingeniero de sonido, cantante, compositor, guitarrista, productor, buceador y periodista musical. Ha sido miembro de Big Black, Rapeman y Flour, y actualmente es miembro de Shellac. Es el fundador, propietario e ingeniero jefe de Electrical Audio, un estudio de grabación ubicado en Chicago. Como ingeniero de sonido, ha trabajado con muchos artistas importantes de la escena alternativa, como Nirvana, Pixies, entre otros. Se casó el 5 de septiembre del 2009 en Ka’a’awa, Hawaii.

En su juventud, la familia Albini se cambiaba de hogar a menudo, antes de asentarse en Missoula, Montana en 1974. Las pocas opciones de entretenimiento en Missoula influyeron en las futuras letras de canciones de Albini. En 1979, mientras se recuperaba de una lesión en la pierna, Albini aprendió a tocar el bajo. Sus primeras influencias musicales vinieron del punk rock gracias a un compañero de clase, convirtiéndose en fan de bandas como The Stooges, Ramones, Television, Suicide, Wire, The Fall, The Velvet Underground, The Birthday Party, Public Image Ltd. y Killing Joke. Recibió clases de bajo en el instituto durante una semana y empezó a tocar en grupos. Tocó con el batería Joey Cregg, hijo del por entonces alcalde Bill Cregg, en la banda de punk Just Ducky, que rápidamente se disolvió. Al terminar el instituto, Albini se mudó a Evanston, Illinois, donde estudió periodismo en la Northwestern University. En la zona de Chicago, Albini fue un activo escritor en revistas como Matter (y después en Forced Exposure de Boston), cubriendo la por entonces naciente escena punk rock, ganando una sólida reputación por su iconoclastia y la franqueza en su hablar que continúa hasta hoy. Durante esta época empezó a grabar a grupos, comenzando sus andanzas como ingeniero de sonido.

En 1982, Albini funda Big Black, y roba por sí mismo el EP Lungs, manejando las labores de bajo, guitarra y canto, junto a Roland, una caja de ritmos. Jeff Pezzati y Santiago Durango entran en el grupo poco después, y el trío – junto a Roland – graban dos EP más: Bulldozer (1983) y Racer-X (1984). Pezzati es poco después reemplazado por Dave Riley, con quien graban dos álbumes: Atomizer (1986) y Songs about Fucking (1987), además del EP Headache (1987) y dos sencillos siete pulgadas: Heartbeat y He’s a Whore/The Model. Big Black se gana la reputación de banda abrasiva, con altas dosis de sarcasmo e incorreción política en sus letras. Sin embargo, en medio de la cima de la popularidad de la banda, Big Black se separa, en 1987, antes de lanzar su álbum final, Songs about Fucking.

A día de hoy, la principal ocupación de Albini es como productor de discos. Sin embargo, a él no le gusta este término y prefiere no aparecer nombrado en los créditos del álbum, o, si es que la compañía insiste en acreditarlo, prefiere ser referido como “ingeniero de sonido“.

Una influencia clave en Albini fue el productor John Loder, que se hizo conocido en los setenta por grabar discos rápidamente y con bajo presupuesto, con una calidad y sensibilidad respetuosa con el sonido de la banda y su estética.

Como excepción en el gremio de los productores o ingenieros de su nivel, Albini no recibe ningún tipo de royalties por nada que haya grabado o mezclado, cobrando una especie de “tarifa plana” cuando graba en sus estudios. Gracias a esto, Electrical Audio es descrito por Michael Azerrad como “el estudio de primera clase más accesible que existe”. De hecho, es conocido que Albini cobra exclusivamente por su tiempo, dejando libre y gratuito uso de las instalaciones de Electrical Audio a amigos o músicos que respete y que quieran dirigir su propia sesión de grabación.

Sin embargo, los discos producidos por Albini presentan una distintiva marca. En Our Band Could Be Your Life, Michael Azerrad describe el trabajo de Albini en el Surfer Rosa de los Pixies, pero la descripción sirve para cualquier disco producido por Albini: “Las grabaciones fueron muy básicas pero exactas: Albini usó pocos efectos especiales… Tiene un sonido de guitarra agresivo y a veces violento, y Albini se hizo cargo de que la sección rítmica golpeara como una sola”. Otra tendencia de Albini es mantener la voz a bajo volumen, en contraste a la música rock típica.

En In Utero, de Nirvana, se puede encontrar un típico álbum producido por Albini. Una práctica común en la música popular es grabar cada instrumento por separado, y luego mezclarlos. Sin embargo, Albini prefirió grabar “en vivo” lo más posible: la banda toca la canción al mismo tiempo, en la misma habitación. Albini consideró importante la selección y el posicionamiento de los micrófonos para alcanzar un tipo de sonido deseado, incluyendo el posicionamiento de diferentes micrófonos a lo largo de la habitación para conseguir un sonido más natural de la banda.

Albini es conocido en el mundo de la indie como un erudito que opina sobre la industria de la música o sobre las corrientes actualmente de moda. Empezó con sus primeros escritos en revistas como Matter y Forced Exposure, donde ya teorizaba sobre la pobre ética de las grandes discográficas, y de como sus prácticas se filtran hasta los sellos independientes. Ha sido un fuerte defensor de los sellos que han intentado romper con este molde, especialmente con Touch and Go Records; la mayoría de los lanzamientos de las bandas de Albini se lanzaron en esta discográfica. También opina que la grabación analóga es mejor que la digital, como se evidencia en la contraportada del CD de Big BlackSongs about Fucking, que reza: “El futuro pertenece a los leales a lo analógo. Que le jodan al digital”. Un CD que compilaba el LP Atomizer y el EP Headache fue lanzado con el título de The Rich Man’s Eight Track Tape (en inglés, “La cinta de ocho pistas del hombre rico”), haciendo abundantemente clara su opinión.

Además, Albini es un dévoto fan del formato vinilo. Este aspecto como ferviente defensor de causas perdidas se ve reflejado también en su equipo como guitarrista, ya que exclusivamente utiliza una guitarra, una Travis Bean TB500, una guitarra peculiar por tener un puente de aluminio, que otorga un sonido metálico. Del modelo que usa Albini solo se fabricaron 351 guitarras. El uso por parte de estas guitarras y la creciente popularidad de Shellac también ha provocado que se hayan revalorizado con el tiempo la figura del músico, escritor e “ingeniero de sonido”.

Dale Play ahora a toda la música e historias que José Bianco trajo a Una Clínica de Todo.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...