×

Interés General

Pandemia y huerta en casa: cómo sumarte si vivís en un departamento

Nacieron en los 90 frente a la necesidad económica pero muchos argentinos lo adoptaron como filosofía de vida. En esta nota todo lo que necesitás saber para dar los primeros pasos en el mundo de la producción natural de alimentos.

Pandemia y huerta en casa: cómo sumarte si vivís en un departamento - Radio Cantilo

miércoles 06 May, 2020

El secreto está en empezar por lo simple para llegar a lo complejo: “si tenés espacio reducido pero que le de el sol por dos o tres horas, con la posibilidad de acceder a agua para regar y aire, todo es posible”, afirma Matías Caporale, integrante del proyecto ecológico “Cultivarte”. Con cada fenómeno climático o social, llegan cientos de curiosos a consultar por las técnicas para lograr tu propia huerta en casa: “el año pasado con el incendio en Amazonas y este con la pandemia, vimos crecer exponencialmente la cantidad de gente que comienza a cultivar. Aparece la necesidad de volver a conectarse con el mundo desde otro lugar”.

ph: proyecto Cultivarte

 

Entre líneas de subte, casas y fábricas con humo, lentamente, de puerta en puerta, vimos crecer huertas domésticas en las grandes ciudades. El programa “Pro huerta” del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) lleva 25 años trabajando sobre esta tendencia que nació en los 90 como necesidad y en la última década se volvió parte de una filosofía de vida para ciudadanos de clase media. Según estimaciones del organismo, se registran 2000 nuevas huertas comunitarias al año en el área metropolitana de Buenos Aires.

En contra del imaginario colectivo, no se necesitan kilómetros de tierra para sumarte a esta tendencia ecológica: “Mucha gente nos consulta desde la resignación, creyendo que al no tener patio o jardín no pueden cultivar, y se encuentran con un mundo de posibilidades que pueden darse en un balcón o con un mínimo espacio abierto. Si además, nos empezamos a hacer cargo de todo eso a lo que llamamos basura para poder separar y visualizar nuestros consumos, nos daríamos cuenta que quedaría un 10% de nuestros residuos contaminantes, además del benificio del abono para nuestras plantas que es espectacular”, explica Matías, que trabaja en barrios de la ciudad de Buenos Aires.

La motivación en el aprendizaje puede aparecer por fines educativos, ecológicos, recreativos o de lucro, y sea cual sea la motivación, la llamada de la ecología en tiempos de aislamiento viene sonando más fuerte que nunca.

Matías nos recomendó un video tutorial para empezar por armar una buena compostera:

Dale Play a la charla completa con Matías Caporale en Total Normalidad:

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...