Interés General

No sos innovador, naciste después de Bowie

La moda registra tendencias, paradigmas y épocas desde los inicios de la sociedad moderna, pero en el siglo XX nació David Bowie, y las cosas cambiaron para siempre. No te pierdas este registro del duque y su marca de agua en la moda del pasado, presente y futuro.

Exclusivo web
No sos innovador, naciste después de Bowie - Radio Cantilo

miércoles 08 Ene, 2020

Aunque la historia diga que fue en un accidente escolar, nos gusta imaginar que con el ojo de un color, David Bowie veía lo ordinario y regular del mundo tal como lo vemos todos, y con el otro vio los colores, formas, corrientes y tendencias que llegaron siempre después de él. A menudo escuchamos definiciones gastadas y exageradas para etiquetar artistas, con motes como “leyenda” o “icono”, pero nada de lo que se haya escrito o recuperado sobre Bowie terminará de ajusticiar su transversal aporte al arte, la moda, la cosmovisión de género y sexualidad que dejó como legado. En esta nota recuperaremos al hombre que se apropió del concepto de moda, generando épocas y estilos desde y a partir de él.

El primer gran avance estético de Bowie llegó con The Rise and Fall of Ziggy Stardust y The Spiders From Mars de 1972, un álbum que fomentó su imagen de estrella del rock, Dios y alienígena que visita la tierra. Bowie se asemejaba a los extraterrestres sobre los que tanto escribía, con botas de plataforma, bodys completos o botones que nunca fueron abotonados. Con su alter ego Ziggy Stardust, su aspecto andrógino se convirtió en una imagen definitoria de los años setenta. La era Ziggy Stardust de Bowie es una de las primeras imágenes que se nos viene a la mente si pensamos en él, con el outfit de lamé a rayas de Kansai Yamamoto en donde el artista representa a ese alienígena que tocaba la guitarra en el tema que le daba nombre al disco de 1972. Con sus hombreras acampanadas y botas de plataforma color cereza, el look estuvo inspirado en parte por la estética de A Clockwork Orange.

Con el maquillaje y accesorios recargados de Ziggy Stardust o el pelo largo y la indumentaria con toques delicados de su etapa Hunky Dory, Bowie demostró que el estilo va mucho más allá de usar prendas que nos identifiquen automáticamente como “Hombre” o “Mujer”, jugando con la androginia en muchos de sus más recordados looks.

 

Ashes to Ashes, Fun to Funky

El traje diseñado por Natasha Korniloff se componía de una serie de paneles metálicos de pétalos con brillantes medias azules, un sombrero blanco y un maquillaje pálido aplicado para que Bowie pareciera una versión un poco más surrealista de Pierrot, que en otra variación era la figura protagonista del disco Scary Monsters (and Super Creeps), así como del cover del Ashes to Ashes, y del video musical.

 

Striped Fantasy

Para su gira Aladdin Sane, Bowie llevó puesta una serie de trajes diseñados exclusivamente para él por el japonés Kansai Yamamoto, que causaban sensación en cada show: muchos recordarán el outfit tejido o el revelador look dorado con manos extra en el pecho y secciones doradas, pero el más recordado fue este body suit a rayas. La silueta del traje negro, salvajemente exagerada, se extendía en las piernas, formando curvas que se acentuaban aún más con las rayas del estampado pinstripe.

 

Baby’s On Fire

Este fue otro de los impactantes trajes diseñados por Yamamoto para el tour Aladdin Sane de 1973: con spandex brillantes, mangas inspiradas en los kimonos japoneses, pulseras a juego y la desafiante inclusión de un diseño asimétrico que dejan un brazo y una pierna al descubierto, esta fue una de las siluetas que definió el estilo genderqueer del artista en esa década.

 

The Man Who Sold The World (in a Dress)

Quienes están familiarizados con la iconografía de los álbumes de Bowie, saben que uno de sus looks más polémicos fue el del disco The Man Who Sold The World de 1971, en donde luce un vestido diseñado por Michael Fish, mientras se recuesta en un sofá como La Maja Vestida. El vestido era una pieza de su floreciente exploración de la androginia y la ambigüedad sexual, y lo llevó puesto a muchos compromisos con la prensa mientras promocionaba el nuevo álbum.

 

Life On Mars?

De los muchos trajes y trajes diseñados para la carrera inicial de Bowie por Freddie Burretti, el traje azul pálido que se usó durante el video de Life on Mars? causó el mayor impacto visual. El color contrastaba dramáticamente con el pelo rojo brillante del cantante y el fondo blanco, pero combinaba con su sombra de ojos.

Lady Gaga lo homenajeó en la presentación de los premios Grammy en 2013.

 

The Goblin King 

El rol de Bowie como Jareth, el rey de los duendes ladrones de bebés en la película Labrynth de Jim Henson, fue la introducción de muchas generaciones más jóvenes al músico. Vestido con una camisa con volantes en el frente, una chaqueta con lentejuelas y leggings grises ajustados a la piel, y con un mullet rubio y puntiagudo que fue la definición de los años 80, el artista transportó el glamour de esa década a la grandeza de los cuentos de hadas.

 

 Space Pirate

En el año 1974, Bowie se presentó en el programa holandés de televisión TopPop para interpretar su éxito Rebel Rebel, y conquistar al público con ese riff inolvidable de guitarra mientras llevaba este look de pirada espacial: pantalones cortos con tirantes color rojo, botas de plataforma, camisa estampada, una pequeña bufanda de seda, y claro está, un parche de pirata. Según cuenta la leyenda, Bowie no usó el parche de forma intencional, sino que tenía una pequeña crisis de conjuntivitis en el ojo derecho, que se le había puesto rojo. Así nació este outfit inolvidable.

 

McQueen’s Union Jack

Este legendario abrigo formado por una bandera británica gigante fue creado por Alexander McQueen cuando el diseñador de moda era relativamente desconocido, pero se convirtió en uno de los iconos de Bowie en la década de 1990. El músico llevó el abrigo para los VH1 Fashion Awards, así como en la portada de su álbum Earthling de 1997 y durante su posterior gira. 

 

 

No todos los looks de Bowie fueron un escándalo, también es necesario sumar el look de uno de sus alter egos más sobrios: The Thin White Duke, el personaje que el artista creó para su disco de 1976, Station to Station. Durante esa gira, lució sencillamente una camisa blanca, pantalones negros ajustados en la cintura y acampanados en las piernas, y un chaleco. Según Bowie, el Duke cantaba sobre intensos romances, mientras en el fondo no sentía nada. El personaje (apodado por el músico como un “ogro desagradable”), fue concebido cuando el músico sufría adicción a las drogas.

 

Bowie como estampita para las grandes marcas

Las colecciones que se inspiraron en él son innumerables. Jean Paul Gaultier recuperó su estética para su colección primavera-verano 2013, Dries Van Noten se inspiró en el duque para muchas de sus piezas y Gucci lo toma como una referencia una basta parte de sus creaciones.

Su revolución estética se materializó en piezas de museo cuando el Victoria & Albert Museum estrenó la exposición ‘David Bowie is’ con trajes y objetos del músico británico. Incluso, cadenas como ZaraPrimark Mango estamparon su rostro en algunos de sus productos. Su estela parece no apagarse nunca. En 2013, Louis Vuitton recuperó a Bowie para una de sus campañas.

 

 

La supermodelo que fue su superamor

Iman, la supermodelo somalí con la que se casó en 1992 y que le ha acompañado hasta los últimos momentos de su vida, hizo que la moda vuelva a cruzarse entonces de manera caprichosa en su destino. Iman no circunscribió su carrera en la pasarela, sino que luchó activamente contra la discriminación de las mujeres negras en la elitista industria de la moda, abriendo la puerta a divas como Naomi Campbell o la joven Joan Smalls.

La moda está en la cabeza

La ilustradora Helen Green condensó 50 años de cortes de pelo de Bowie en un solo gif.

Como la nota lo exige, compartimos algunas imágenes más de lo que el duque nos dejó.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...