×

Interés General

Nacidos para perder: Britney Spears

¿Qué? Sí, escuchá la compleja historia que el Gallo Bluguermann tiene para contarte y vas a entender.

Nacidos para perder: Britney Spears - Radio Cantilo

jueves 16 Jul, 2020

Para finales de los 90 el mundo del pop se revolucionó al ritmo de “…Baby One More Time”. Y Britney Spears se transformó, de la noche a la mañana, en una estrella de alcance global. Era apenas una adolescente cuando sus canciones invadieron las radios y su cara comenzó a estar en todos lados.

Sin embargo, la llegada a la fama no fue precisamente un camino sencillo. La presión familiar por convertirla en una estrella que los hiciera millonarios, una agenda que no le permitía tener tiempo libre, una compañía discográfica que había encontrado en ella una maquinaria de hacer dinero y que había ocupado cada espacio de su intimidad fueron algunas de las cosas que comenzaron a provocarle angustia, ataques de pánico y que finalmente explotaron en el año 2007, con una serie de sucesos que dinamitaron su imagen pública.

En los primeros días del 2008, se la sometió a un tratamiento psiquiátrico. Y posteriormente su padre pidió la custodia temporal de su hija, algo que el juzgado aprobó. El asunto es que su preocupación no estaba en cuidar la salud de Britney sino en poder tener acceso y total control sobre los bienes de la cantante. Pero no termina allí: él y su abogado podían decidir quiénes la visitaban, si estaba habilitada para votar, si podía volver a tener hijos, cuándo sacaría un nuevo álbum, en qué momento se presentaría en vivo. No había aspecto de la vida de Britney que no estuviera bajo su estricta dominación.

A doce años de que ella perdiera el control de su vida, los fanáticos comenzaron a exigir que su situación se revisara y, a través del hashtag #FreeBritney, expusieron el infierno al que la cantante está sometida. ¿Cuál es la actualidad del caso? ¿Qué otros detalles se esconden detrás de esta historia? Escuchá la nueva entrega de Nacidos Para Perder y conocé más sobre la triste y oscura realidad de Britney.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...