Interés General

Madre noche: de nazismo y otras yerbas

Julieta Habif analizó la novela de Kurt Vonnegut.

Madre noche: de nazismo y otras yerbas - Radio Cantilo

martes 03 Sep, 2019

Habían pasado 15 años desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial cuando Kurt Vonnegut publicó Madre noche. Él había estado involucrado en el conflicto, primero como soldado estadounidense y luego como prisionero del ejército alemán. Y esta experiencia, por supuesto, se vio reflejada posteriormente en su obra literaria.

El protagonista de Madre noche se llama Howard Campbell, es escritor y se encuentra encerrado en una cárcel de Israel esperando el juicio de la sentencia de su muerte. ¿Por qué está ahí? Él era un joven norteamericano, como cualquier otro, y unos años antes de que estallara el conflicto bélico sus padres decidieron mudarse a Alemania, donde él armó su vida. Un día, un hombre cercano al poder hitleriano le pidió que hiciera una tarea específica para el gobierno: involucrarse en la comunicación de mensajes cifrados a través de una radio entre los nazis que estaban en diferentes puntos del mundo. Él en ese momento dijo que no porque no era nazi y porque entendía que no tenía nada que ver con la guerra. Sin embargo, el tiempo tiró abajo esa concepción que tenía de sí mismo y de lo que lo rodeaba.

Campbell comenzó a meterse cada vez más de lleno en las tareas que el nazismo le encomendaba. Como Howard era estadounidense manejaba con fluidez ambos idiomas: el inglés y el alemán. Finalmente, empezó a traducir las informaciones en códigos y se hizo responsable de transmitir propaganda nazi desde el lugar en el que estaba hacia otras partes del mundo. “Lo más interesante del libro es cómo él jamás da cuenta de que está tomando una decisión que favorece al mal. No hay bien o mal en su cabeza. Tenía que sobrevivir”, explicó Julieta.

Sin embargo, con el paso de los acontecimientos y el transcurrir de la novela, Campbell eventualmente comenzó a notarlo. “En su momento había un puñado de nazis probablemente orgullosos de ser nazis y estar colaborando con el futuro de su país. En el nazismo sucedió mucho que los jóvenes tenían como actividad sumarse a las juventudes hitlerianas, pero eran recreativas, no era adoctrinamiento explícito. Era muy difícil a comienzos de la guerra dilucidar que el nazismo iba a hacer algo malo. Esta novela lo trata muy bien. El personaje de Howard Campbell es una persona muy honesta en intentar traducir a quienes leen cómo fue ese darse cuenta en el plano simbólico de lo emocional”, finalizó Juli.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...