Interés General

Locura post-electoral: qué pasó en nuestro país luego de las PASO

En Bien Warrior hicieron un repaso por lo acontecido en los días posteriores a las elecciones primarias en la Argentina.

Locura post-electoral: qué pasó en nuestro país luego de las PASO - Radio Cantilo

miércoles 21 Ago, 2019

Los días posteriores a las PASO, la Argentina se vio envuelta en un centenar de especulaciones, fuegos cruzados, culpas no asumidas y declaraciones por de más polémicas. Pero vamos por partes: el lunes, con el triunfo del Frente de Todos latente, precio del dólar ascendió a $58,58. Doce pesos más que el viernes previo a los comicios. Desde el gobierno, lejos de asumir la disparada de la moneda estadounidense, afirmaron que los mercados se habían alarmado por el resultado de las elecciones.

¿A qué se refieren cuando hablan de mercado? Julia Estrada, doctora en Desarrollo Económico y magister en Economía Política explicó que se trata de “un puñado de actores que influyen en el precio del dólar. Solamente para tener una idea, un millón de actores son los que compran dólares en cada publicación de la formación de activos externos. Y además lo que vemos son jornadas, la del lunes y el martes, de una cantidad de dólares movidos en torno a los 600 millones. Es decir, no fueron jornadas de una gran participación masiva de sectores populares o de la clase media comprando dólares sino tan solo un puñado que logró determinar una suba y que ante la ausencia del Banco Central el lunes, que intervino tarde, y el martes, ese fue el resultado. Las intervenciones generaron una caída de las reservas de mil millones de dólares y esta caída convalidó un precio más elevado”.

Ese mismo día, el presidente Mauricio Macri dio una conferencia de prensa en la que responsabilizó a la población de la crisis por haber votado al Frente de Todos. Pero, ¿fue realmente eso lo que motivó la suba desmedida del dólar? Estrada, en ese sentido, afirmó que en realidad eso “tiene que ver con la insustentabilidad argentina del modelo económico basado en la desregulación, el endeudamiento y la fuga. Llega un momento en el que no se sostiene, llega un momento en que Argentina necesita obtener recursos genuinos para poder pagar la deuda. En verdad el endeudamiento en sí mismo fue criticado por el Centro de Economía Política de Argentina y lo que vemos ahora es que Argentina no tiene los recursos genuinos para pagar esa deuda. Es lo mismo que ven los acreedores y lo que hacen es salir de la Argentina luego de haber tenido años de enorme ganancia”. Todo esto, por supuesto, tuvo una serie de daños colaterales que, según ella mismo explicó, fue alarmante: “Para las finanzas nacionales lo que pasó el lunes y el martes fue grave. Pero lo más grave tiene que ver con el debilitamiento y la deslegitimación de la autoridad de política económica, de la autoridad de política monetaria y te diría de la propia autoridad presidencial. La verdad que lo que pierde es la política. Poder fijar el dólar a esta altura es un acto de reforzamiento de la institucionalidad”.

El miércoles, agobiado por la presión de los sectores opositores y de los grandes medios de información, Mauricio Macri volvió a brindar una conferencia de prensa en la que pidió perdón por la actitud que había tenido en las horas posteriores a las elecciones, hizo una autocrítica y anunció un paquete de medidas para paliar la crisis. Entre ellas se encontraban un aumento de la Asignación Universal por Hijo y de las Becas Progresar, subir el piso del impuesto a las ganancias, subir el mínimo no imponible, un pago excepcional a los empleados de la administración nacional y el congelamiento del precio de la nafta, medida que fue desestimada horas después. Sobre esto, Estrada señaló que “lo que hacen es intentar aliviar pero siempre parcialmente la reacción negativa que esto va a tener sobre la población en materia de ingresos reales. Lo que hacen es intentar compensar una parte de lo que todavía no vimos, que es el traslado de precios masivos. Se están viendo algunas cosas en góndolas pero todavía lo peor no se está viendo porque va a haber una actualización de todo tipo de precios. Esta compensación va a quedar desactualizada con el paso de las semanas”.

Ese mismo día, Macri se reunió con Alberto Fernández para hablar de la situación y horas después, el jueves, el dólar bajó $2,56. También el presidente anunció la eliminación del impuesto agregado al IVA en gran parte de los alimentos de la canasta básica y, además, suspender el aumento por inflación de los créditos UVA. Durante la tarde, Lavagna dio a conocer que suspendería su campaña para aliviar la crisis e instó al resto de los candidatos a hacer lo mismo. Y a la noche de aquel jueves el gabinete presidencial se reunió en el CCK en un encuentro que terminó convirtiéndose en una arenga interna.

El viernes, por último, Martín Redrado, ex presidente del Banco Central, declaró en Radio Mitre que tenía la certeza de que la disparada del dólar estuvo abalada por el presidente y que había dicho que “el dólar se vaya a donde se tenga que ir, de manera tal que los argentinos aprendan a quién votaron”.

 

El escenario regional

De acuerdo a lo que explicó Ayelén Oliva, Alberto Fernández es considerado un interlocutor válido por los jefes de Estado que empiezan a hablar de él de igual a igual. Si bien hubo declaraciones de varios presidentes de la región, las que más repercusiones tuvieron fueron las de los gobiernos de Brasil y Venezuela. Bolsonaro, el día del lunes, arrancó una cruzada contra Fernández: “si esta izquierda vuelve a Argentina, tendremos en Río Grande del Sur un nuevo éxodo de migrantes como en el estado de Roraima”, había expresado. El estado Roraima comparte frontera con Venezuela y es donde ingresan más venezolanos. “No queremos hermanos argentinos huyendo para acá con miras a lo malo que parece que se concretará allá”, añadió el presidente brasileño.

La primera respuesta de Alberto Fernández, por su parte, fue: “Con Brasil nos vamos a llevar espléndido. Brasil va a ser siempre nuestro principal socio. Bolsonaro es una coyuntura en la vida de Brasil como Macri es una coyuntura en la vida de Argentina. Yo respetaré la institucionalidad brasilera. En términos políticos yo no tengo nada que ver con Bolsonaro, yo celebro enormemente que hable mal de mí un racista, un misógino, un violento, un tipo que celebra la tortura sobre Dilma Rousseff. Lo celebro. Y la verdad es que lo que le pediría al presidente Bolsonaro es que lo deje a Lula libre”.

Dale play y enterate de todos los detalles del nuevo panorama nacional y continental luego de las PASO de la mano de Bien Warrior por Radio Cantilo.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...